¿Qué comían nuestros mambises en la Guerra de los Diez Años?

Lea más de: , ,

Por Cubahora

mambises-asan-lechon

Todo el mundo conoce las dificultades materiales por las que atravesaron los mambises en nuestras guerras de independencia, tanto en armas como en alimentos y otros enseres.

Sin embargo, la inteligencia natural del cubano y la perspicacia de nuestros patriotas durante las guerras de independencia permitieron a nuestras tropas sobrevivir en la manigua y vencer al enemigo en numerosos combates.

La batalla por la supervivencia y el triunfo fue grande, pero aún peor si la contienda duró nada menos que diez años y las condiciones económicas no eran favorables a nuestros antepasados combatientes. Pero es conocida la frase, que no por antigua deja de ser cierta, de que no hay nada más duro que un cubano, y si algo no nos mata, nos fortalece cada vez más.

ESCASOS ABASTECIMIENTOS

Conseguir los abastecimientos adecuados era muy complicado y difícil, fundamentalmente por la carestía de carne vacuna en las zonas de combate. Por ello, nuestros soldados se veían obligados a comer almiquíes, majás o a sacrificar sus propios caballos.

Cocinar la comida también era un asunto complicado. En una ocasión los mambises de un campamento en Las Villas utilizaron cuatro campanas como ollas.

El pan, la galleta, el azúcar, el café y la sal se volvieron alimentos sumamente escasos. Cuando los panales escaseaban, obtenían la miel del fruto de la guásima, aunque lo obtenido no era lo que se puede decir abundante.

La escasez de alimentos en la manigua obligó a sustituir ingredientes y a crear recetas, aprovechando las riquezas naturales del monte y la experiencia de sus pobladores.

BUENOS SUSTITUTOS

A falta de sal emplearon ceniza de palma cana, mientras que para endulzar usaron la miel, y como café hirvieron platanillo, cáscara de boniato y hasta palmiche

Debido a la carencia de provisiones, las tropas consumían plantas silvestres. El palmito crudo era preparado en ensalada; hervido era muy gustado por todos y constituyó gran parte de su alimentación.

Hasta se llegaron a utilizar como espesantes de las sopas las semillas de mamoncillo y tamarindo; contra el agotamiento y el cansancio extremo tomaban agua caliente convertida en agua picante gracias el ají guaguao y después de beberla seguían adelante con marchas y combates.

El sabroso boniato fue una de nuestras viandas salvadoras, tal como sucedió con la papa en Europa para las tropas napoleónicas.

Se confeccionaban platos heredados de la cocina taína utilizando la yuca como componente básico; en el menú se encontraba el casabe, la naiboa, el yare y la catibía, este último amargo al paladar. De ahí surge la frase popular “deja de comer catibía” para abandonar lo malo o lo equivocado que se esté haciendo.

Los soldados cubanos fueron capaces de adaptarse a cualquier circunstancia porque “a buen hambre no hay pan duro”.

EN BAYAMO

Después de ser quemada Bayamo, en enero de 1869, fue convertida en cuna de la cocina criolla. Y ya forman parte de nuestra historia los versos de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, cuando declamó su famoso verso:

“Para el cubano es mancilla
y falta de inteligencia
brindar a la independencia con vino de manzanilla.

Manzanilla de Castilla,
Castilla tierra de España,
quien nos subyuga y se empeña
con complaciente maldad.

Yo brindo a la libertad con aguardiente de caña”.

Cubahora

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

8 Comentarios

@ReyalvarezB dijo:

Desde antaño, se ha puesto de manifiesto la extraordinaria creatividad de los cubanos ante las dificultades: luchar, aun en las más difíciles condiciones.

14 octubre 2018 | 05:35 am
Ricardo dijo:

Recuerdo en los finales de los 60 y parte de los 70 del siglo XX cuando empezo a escasear el cafe y la llibreta hacia sus primeras apariciones, a mi abuela que era de origen campesino de Oriente, salir a buscar por los placeres deshabitados, unas vainas que le llamaba platanillo o cafetillo que los tostaba a veces al sol o a veces en la olla de la cocina y despues lo colaba como si fuera cafe o lo lligaba cuando venia el de la libreta. Ella procedia de una familia que tenia vivencias de los mamabises por su padre.

Todavia hoy ligamos el cafe ligado de la bodega con chicharo con alguno que otro paqeutico del bueno.
Asi que sguimos en la Manigua

14 octubre 2018 | 05:45 am
@autodinamismo dijo:

En su extraordinaria narración se recoge con sus variaciones lo que es común a todos los pueblos que luchan y resisten la colonización y la intervención imperialista. Hoy en Venezuela vivimos un proceso similar al periodo especial que le correspondió soportar a Cuba después del desplome de la URSS y que nosotros pudimos valorar desde la distancia. Sin embargo hoy podemos comprender mucho mejor todos esos procesos de lucha, resistencia resiliencia recordando las dificultades y esfuerzos puestos en conseguir alimentos. Saludos fraterno y revolucionarios

15 octubre 2018 | 06:17 am
reidel Fdez dijo:

Lo importante es que comemos ahora, ese analisis bien hecho determina si es correcto lo que nos llevamos a la boca, si la falta de refrigeracion de “carnicerias” afecta al alimento, la forma en que se manipulan los alimentos deberia analizarse… guantes?…

15 octubre 2018 | 07:32 am
Michel dijo:

buen articulo,gracias
Saludos

15 octubre 2018 | 07:48 am
acorodovir dijo:

Resulta dificil por mucho que se quiera poder imaginar las duras condiciones en las que se desarrollo esta desigual contienda. Cuan duro debió haber sido luchar bajo estas condiciones con hambre, con sed, sin armas, sin ropa. No por gusto Martí en uno de sus discursos al referirse a estos actos de heroismos dijo: … los hombres con rama de árbol echaban atrás el fusil enemigo… solo una cosa podia mantener la firmesa ante tal situación, la motivación de lograr la independencia la desición de no ser ya más esclavos. Artículos como estas aumentan el valor de la frase “¡ Viva Cuba Libre !” por muy alto que la digamos hoy siempre estaremos por debajo de los que la gritaron en aquel momento. Y ojalá nunca más se repitan esas circunstancias.

15 octubre 2018 | 08:36 am
Freddy Lopez dijo:

Concentrarse en lo que es importante… por favor… que comian los mambises. es que no tiene limite buscar y rebuscar para hablar de lo mismo por todos los medios.. mabises, 26 de julio… martires, patriotas

si es una poblacion que envejece donde esta la fabrica de culeros, la de sillas de rueda, la cama fowler… que esperamos?

Que comen los mambises…?

Que comemos los cubanos hoy, porque las madres y hermanas se preguntan que hare manana y pasao.

Has visto el abastecimiento limitado de comida y los precios, por favor periodista hable de algo concreto que el pais esta en crisis alimentaria y no se resuelve aun…

15 octubre 2018 | 07:53 pm
tony dijo:

debemos publicar mucho más de nuestros mambises, que respeto siento por esos cubanos que dejaron todo por nuesta libertad, siempre que leo algo que se pública sobre estos héroes crece mi curiosidad, gracias a todos los buenos cubanos que siempren traen al presente nuestra historia

16 octubre 2018 | 09:48 am