“Por una Cuba libre e independiente: el 10 de octubre”

Lea más de: ,

Por Pablo Virgili

carlosMmanuelSon las 3 de la madrugada y en su escritorio del ingenio la Demajagua el abogado bayamés Carlos Manuel de Céspedes redacta un manifiesto en el cual se expresan los motivos por los cuales los cubanos deberían separarse de España, también en él plasma las causas del alzamiento independentista que preparaba.

Para entender el surgimiento del movimiento independentista cubano, es decir el inicio de las luchas por la independencia y el establecimiento de un Estado nacional hay que seguir muy de cerca los factores internos y externos que lo propiciaron.

El crecimiento de la explotación colonialista de España en Cuba, los excesivos impuestos que pagaban los cubanos a la Corona española, la imprescindible necesidad de abolir la esclavitud, el creciente desarrollo del sentimiento patriótico nacional que distanciaba cada vez más a la isla de su metrópoli y la madurez de los ideales alcanzados por un sector de terratenientes del centro-oriente de Cuba fueron determinantes a la hora de comenzar a preparar un alzamiento revolucionario.

Por otra parte en el mundo también sucedían hechos que “precipitaban” las ansias libertarias en la Mayor de las Antillas, entre ellos se destacan la existencia en España desde el mes de septiembre de 1868 de una revolución que expulsó del poder  a la decadente monarquía de la reina Isabel II lo cual provocó un clima de inestabilidad política en la península ibérica, las declaraciones de Ulises Grant futuro presidente de Estados Unidos poco favorables a España, la proliferación por todo el continente de un sentimiento antiespañol reflejado en las guerras que sostenían Chile y Perú contra la “corona” hicieron pensar a los independentistas cubanos en que había llegado la hora de conquistar la libertad de su tierra.

A finales del año 1867 en el centro oriente cubano específicamente en las jurisdicciones de Bayamo, Manzanillo y Camagüey comienza a fraguarse un movimiento conspirativo liderado por terratenientes masónicos: Carlos Manuel de Céspedes, Francisco Vicente Aguilera, Salvador Cisneros Betancourt, Miguel Jerónimo Gutiérrez, Pedro “Perucho” Figueredo entre otros dotados de una alta radicalidad ideológica e independentista que ven en un alzamiento la única manera posible de iniciar la Revolución. Entre el grupo de independentistas existen divergencias en fijar la fecha de “tomar las armas”; algunos plantean que a finales de año (1868) sería la fecha adecuada, otros alegan que cuando termine la zafra azucarera; pero Carlos Manuel de Céspedes decide por su cuenta adelantar el alzamiento para el 10 de octubre de 1868, convirtiéndose así en el jefe máximo de la Revolución naciente y posteriormente en el Primer Presidente de la República en Armas; _pero ese ya es tema para otro artículo_.

Al mediodía del 10 de octubre de 1868 en su ingenio la Demajagua Céspedes lanza el grito de independencia leyendo el manifiesto del Diez de Octubre (así se conoce en la historiografía) donde se explicaban los motivos de aquel acto, al mismo tiempo realiza una acción de vital importancia: libera a la totalidad de sus esclavos y los invita a luchar a su lado por la independencia de Cuba; este acto da a Céspedes un respeto profundo entre las filas revolucionarias que ven en él al Padre de la Patria.

Avanza a pasos agigantados la Revolución independentista por la región oriental de la isla incorporándose a ella miles de blancos, negros y mulatos libres entre los que se encuentran los hermanos Antonio y José Maceo que junto a Guillermón Moncada y Flor Crombet llegarían a ser Mayores Generales del Ejército Libertador. Las noveles tropas cubanas se percatan de la importancia del machete como arma de guerra y en un “abrir y cerrar de ojos” se destaca una figura de vital trascendencia en la historia nacional: el “Generalísimo” Máximo Gómez patriota dominicano al servicio de la independencia de Cuba quién dirige y vence el combate de Tienda del Pino (cerca del poblado de Baire) el 4 de noviembre de 1868, hecho que se conoce en la historia de Cuba como la primera carga al machete. Cabe destacar que Máximo Gómez alcanzaría rápidamente el grado de Mayor General llegando a ocupar el cargo de General en Jefe del Ejército Libertador cubano.

En el propio mes de octubre los independentistas toman la ciudad de Bayamo lo que permite a la Revolución aplicar ciertas transformaciones como la reforma del cabildo local donde Céspedes introdujo por primera vez en él a un mulato y un obrero, dando paso así a una tradición democrática dentro del independentismo cubano que él mismo inició liberando a sus esclavos  el 10 de octubre. De igual manera la Revolución contó con un órgano de prensa El Cubano Libre de amplias líneas independentistas. Finalmente en diciembre de 1868 Céspedes da un paso más allá y promulga el “Decreto de Bayamo” que daba la libertad a los esclavos presentados por sus dueños para el combate independentista.

Paulatinamente fueron incorporándose a la lucha más zonas del país: el 4 de noviembre de 1868 los camagüeyanos se levantaron en armas en Las Clavellinas y los villareños lo hicieron el 6 de febrero de 1869 en Manicaragua. Solo faltaba Occidente en incorporarse a la Revolución, esta región centro del poder colonial español en la isla en donde se asentaba la mayor cantidad de soldados colonialistas no participaría en el movimiento independentista hasta la Invasión a Occidente en el año 1896, durante la Guerra del 95.

La importancia histórica del alzamiento del 10 de octubre de 1868 en la Demajagua radica en que fue el hecho que demostró la insatisfacción que sentía el pueblo cubano con el colonialismo español y su método de explotación, además de reflejar los sentimientos patrióticos e ideales independentistas de los cubanos que anhelaban establecer en su isla una República libre, independiente y soberana.

Cronología de los primeros meses de la Revolución de 1868:

Fecha

Hecho

10 de octubre de 1868

Alzamiento en la Demajagua y Manifiesto del Diez de octubre (inicio de las luchas por la independencia).

11 de octubre de 1868

Toma de Yara.

20 de octubre de 1868

Ataque y toma de Bayamo.

4 de noviembre de 1868

Combate de Tienda del Pino (primera carga al machete).

4 de noviembre de 1868

Levantamiento en las Clavellinas (Camagüey se incorpora a la lucha).

26 de noviembre de 1868

Reunión de Minas.

11 de enero de 1869

Incendio de Bayamo.

10 de abril de 1869

Asamblea de Guáimaro.

 

 

¡Diez de Octubre!

No es un sueño, es verdad: grito de guerra

Lana el cubano pueblo, enfurecido;

El pueblo que tres siglos ha sufrido

Cuanto de negro la opresión encierra.

 

Del ancho cauto a la Escambraica sierra,

Ruge el cañón, y al bélico estampido,

El bárbaro opresor, estremecido,

Gime, solloza y tímido se aterra.

 

De su fuerza y heroica valentía,

Tumbas los campos son, y su grandeza

Degrada y mancha horrible cobardía.

 

Gracias a Dios que ¡al fin con entereza

Rompe Cuba el dogal que la oprimía

Y altiva y libre yergue su cabeza!

 

José Martí Pérez, 1869.

(Historia de Cuba 1492-1898/página 239. La Habana, Cuba 2001.)

 

Referencias Bibliográficas utilizadas  en la redacción de este artículo:

_Torres-Cuevas Eduardo y Loyola Vega Oscar: Historia de Cuba 1492-1898, formación y liberación de la nación. Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 2001.

_Ramiro Guerra Sánchez: Guerra de los 10 años. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1972.

_EcuRed (Enciclopedia Colaborativa Cubana) Versión electrónica, artículo: Guerra de los Diez Años. https://www.ecured.cu/Guerra_de_los_Diez_A%C3%B1os#Cronolog.C3.ADa

Telesur

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.