Obama segundo acto

Lea más de: , , , ,

Por Hugo Huguet Blanco

Hoy, toda la maquinaria mediática mundial tendrá sus miras en Cuba. Cualquier suceso tendrá una repercusión inimaginable. La visita del Presidente de EE.UU Barack Obama se califica como un hecho de proporciones históricas impresionante y, ha desatado pasiones muy encontradas, críticas, cualificaciones de todo tipo y mucha tela por donde cortar.

Vimos con asombro y agrado la conversación telefónica con Pánfilo, ese personaje humorístico interpretado por el actor Luis Silva que lo ha catapultado a los primeros planos de los medios de comunicación y, estoy seguro, le traerá grandes beneficios en el futuro. “Dio el palo” como se dice en buen cubano.

Este hecho nos da una lectura interesante, el Presidente de los EE.UU es muy versátil e inteligente y sobre todo muy bien informado.

¿Habrá un segundo acto humorístico?

Indudablemente sí, la tan deseada y presionada entrevista de Obama con un sector de la sociedad civil y, en especial, con la disidencia cubana, hace que se convierta en una obra de teatro. Este ha sido muy criticado por la visita a Cuba y realmente sería un sacrilegio no hacerlo, por lo que sugiere que en este contexto es políticamente correcto.

El 20 de Diciembre de 2010 BBC Mundo, en un artículo de su corresponsal en la Habana, Fernando Rasvberg, hacía alusión a un cable revelado por WikiLeaks , donde Jonathan Ferrer, en ese entonces Jefe de la Oficina de Intereses en la Habana, informaba su valoración de la disidencia cubana, calificándolos de “personalistas, sin arraigo social y excesivamente preocupados por el dinero”.

Esta es la opinión que tiene actualmente la máxima dirigencia de los EE.UU, por lo que considero que será una continuación del segundo acto humorístico que realice el presidente en relación a su visita a Cuba.

Si hacemos una retrospectiva de la oposición en Cuba podremos apreciar que lo único que ha cambiado es el método y por supuesto los actores.

Independientemente de las lecturas que le puedan dar a la visita de Obama a Cuba, es innegable que es un reconocimiento a la revolución y su dirigencia, que ha resistido estoicamente casi 60 años de la guerra más feroz que la potencia más grande del mundo ha desplegado sobre un pequeño país del Caribe. Más de 600 atentados a su líder histórico, cientos de sabotajes, actos terroristas y guerras biológicas; siempre contando con el apoyo incondicional del “exilio” y la “oposición cubana”.

La “oposición” y el “exilio” necesitan de la revolución como el aire que respiran, es parte de la lucrativa Industria del Castrismo de la cual muchos se han enriquecido y han hecho sus carreras políticas, pero hoy ya está en franca decadencia y sobre todo a partir del 17 de Diciembre del 2014, cuando se anunció el inicio del restablecimiento de relaciones entre Cuba y EE.UU.

Ya suenan en los medios algunos nombres de los tristemente célebres opositores. Todos tienen un denominador común: su pasión por el dinero… y Obama lo sabe; pero es la parte del juego político que el presidente tiene que hacer para complacer a sus máximos detractores.

Realmente una mezcla de gracia con indignación te acoge cuando ves a algunos medios de “incomunicación” haciéndose eco de las farsas que montan estos sinvergüenzas para denigrar al país que los formó. Vimos con asombro como el paladín de la democracia, el tristemente célebre Marco Rubio, en el último debate presidencial hizo todo un papelazo al decir que como condición Cuba debía retirar de su territorio la Base Rusa “Lourdes”, mostrando un desconocimiento total de la realidad cubana, ya que esta base no existe en Cuba hace más de una década y en sus instalaciones funciona la Universidad de Ciencias Informáticas. Los resultados no se hicieron esperar, Marco Rubio sufrió una aplastante y bochornosa derrota que compromete su futuro político, nada más y nada menos que en la Florida. Solo un 25% de los electores republicanos votaron por él.

Así que le deseamos a Obama suerte en su segundo acto humorístico en Cuba cuando se reúna con los opositores. Será un trago amargo para él, pues es inconcebible que el presidente del país más poderoso del mundo tenga frente a él a lo más selecto de la mediocridad y bajeza de Cuba. Sin embargo, no importa la época y las circunstancias, son bienvenidos. Hagan juego señores, comienza el segundo acto.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.