Obama califica de excelente su reunión con Trump

Lea más de: , , ,

Cw7P6ubXEAAG1D2El presidente de EE. UU., Barack Obama, se mostró alentado por su primera conversación con su sucesor, el republicano Donald Trump, la que se desarrolló durante hora y media junto a la chimenea del Despacho Oval de la Casa Blanca, y cuya conclusión fue registrada por las cámaras de televisión: el presidente electo dijo del actual mandatario: «Es un buen hombre».

«Quiero enfatizar, señor presidente electo, que ahora vamos a hacer todo lo que podamos para ayudarle a tener éxito, porque si usted tiene éxito, el país tendrá éxito», afirmó Obama al concluir su excelente reunión sobre «temas organizativos de la Casa Blanca», sobre «política exterior y sobre política nacional».

«Creo que es importante que todos, independientemente de nuestro partido y preferencias políticas, nos unamos ahora y trabajemos juntos para lidiar con los muchos retos que afrontamos», añadió Obama.

A su vez, el presidente electo dijo que para él «fue muy importante haberle podido explicar al Presidente algunas dificultades y algunos problemas que veo en este país», declaración que hizo a los periodistas tras salir de la Oficina Oval de la Casa Blanca al finalizar el encuentro.

Ninguno aceptó preguntas de los reporteros, señaló ANSA.

USA Today reportó que Trump tuvo otro encuentro con un protagonista clave en su emergente presidencia, el speaker de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, quien tuvo fuertes diferencias con él durante la campaña electoral. En esta reunión estuvo presente el vicepresidente electo, Mike Pence.

Mientras, el equipo de Trump se dedica a examinar los posibles integrantes del Gabinete y del personal de la Casa Blanca.

Como presidente electo también tuvo otras actividades este jueves, entre ellas la conversación telefónica con la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, en la que el estadounidense aseguró que la relación entre ambos países es «muy, muy especial», y la invitó a visitar Washington el próximo año. Tanto May como Trump destacaron la importancia de la relación que será prioridad para ambos.

«El presidente electo manifestó su conexión personal y cercana y su calidez hacia el Reino Unido. Señaló que tiene confianza en que la relación especial irá de fortaleza en fortaleza», informó Downing Street. El presidente electo, cuya madre era escocesa y tiene un lujoso club de golf en Escocia, resaltó la relación personal que tiene con Reino Unido.

May destacó su deseo de fortalecer el comercio bilateral y la inversión con EE. UU. cuando abandone la Unión Europea y añadió que «nuestra relación es mucho más que eso. Nuestras dos naciones siempre se han mantenido juntas como aliados cercanos cuando más lo necesitamos».

Sin embargo, los medios británicos especularon sobre la falta de comunicación entre los dos políticos inmediatamente después de la elección del martes, cuando Trump había hablado al menos con una decena de mandatarios incluidos el de México, Egipto y Turquía.

Por su parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, anunció que su Gobierno está preparado para renegociar partes del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, por sus siglas en inglés), apuntó el diario USA Today.

¿Se rompen mitos de la votación?

USA Today ha publicado un par de análisis de quiénes y cómo votaron en estas elecciones del 8 de noviembre, y lo interesante es que ha roto algunos mitos, entre ellos asegura que el voto latino fue efectivamente mayor y más influyente en este 2016 «pero también dio una sorpresa: más apoyo para el presidente electo Donald Trump del que se esperaba».

Los latinos favorecieron a Hillary en un 65 por ciento frente a un 29 por ciento a favor de Trump, pero comparativamente, según la encuesta de Edison Research, fue un índice menor para la demócrata que el de Obama en 2012, cuando alcanzó un 71 por ciento frente a un 27 por ciento. Como se ve dos puntos porcentuales mayor para el electo.

La explicación de algunos de los sondeados por USA Today es que pusieron más atención a sus políticas económicas que a lo que llamaron retórica de «lavado de cerebro» de los demócratas sugiriendo que si no votaban por ellos traicionaban sus raíces. ¿Qué pasó con mi casa? En los últimos ocho años yo pasé de la clase media al fondo de la clase media y necesito pagar las cuentas, decía una dominicana en la Florida.

Otro tanto se analiza respecto a las predicciones del voto negro, de las mujeres y de los llamados Millennials (el segmento poblacional de este siglo). La candidata demócrata obtuvo el 54 por ciento del voto femenino y Trump el 42 por ciento, no muy diferente al de 2012 cuando Obama recibió el 55 por ciento frente al 44 por ciento del rival republicano. Además, el electorado femenino este martes 8 (52 por ciento) disminuyó un punto respecto al de 2012 a pesar de que era la primera vez en la historia que una mujer estaba nominada por uno de los dos grandes partidos.

Trump perdió votos femeninos cuando se reveló la grabación de 2005 en que hacía comentarios vulgares sobre las mujeres y las alegaciones de conducta inapropiada con una decena de féminas, recuerda USA Today.

En cuanto a los Millennials, los votantes entre los 18 y 29 años, Clinton sobrepasó a Trump 55-37, pero la candidata también se quedó corta respecto a Obama quien en 2012 derrotó a Romney, en este segmento hetáreo 60 por ciento a 37 por ciento.

En cuanto al voto negro, Hillary Clinton también tuvo una ganancia menor que la de Obama en 2012 con por cientos de 88 para ella y 93 por ciento para el actual mandatario. Trump ganó solo el ocho por ciento del voto negro, dos puntos por arriba de Romney, quien logró solo el seis por ciento.

Aunque Hillary Clinton obtuvo en general más votos populares, el complejo entramado de las elecciones estadounidenses le dio la victoria a Donald Trump por el voto del Colegio Electoral que es el determinante, y también fue menor el apoyo que recibió de los sindicalizados.

El triunfo de Trump le llegó a través de una fuerte presentación en los estados tradicionalmente industriales como Michigan, Wisconsin, Ohio y Pennsylvania.

Por su parte, AFP también reflejó el estudio de USA Today y consideró que el electorado de Trump fue más diverso de lo que se había pensado e incluye no solo a hombres blancos sin educación como se estableció como mito.

Perfiló que la mitad de los estadounidenses de clase media, que ganan 100 000 dólares o más al año, votaron por el magnate de 70 años, y un 43 por ciento de votantes con títulos universitarios apoyaron al republicano, aunque aquellos con estudios de posgrado votaron abrumadoramente por Clinton (58%).

Definitivamente, el triunfo de Trump tiene raíces en el profundo descontento con el status quo que se siente en zonas rurales y pequeñas ciudades, lejos de la prosperidad de las grandes urbes de la costa este y de California, que votaron en su gran mayoría por Clinton.

La participación de los votantes blancos fue mayor de lo esperado y Donald Trump obtuvo del sector republicano tradicional una votación superior a la conseguida por Mitt Romney en 2012.

De lo ocurrido en Estados Unidos este noviembre tienen mucho para estudiar los analistas políticos y sociólogos, y también de quienes están en el otro lado de la polarizada sociedad estadounidense, donde hay igual descontento con un stablishment que hace mucho le volvió la espalda al ciudadano común y mantiene un sistema bipartidista que no le garantiza la democracia a la que aspiraron los llamados padres fundadores de la poderosa nación.

Este jueves, la cadena de televisión CNN le preguntó al senador liberal Bernie Sanders, adversario de la ex Secretaria de Estado en las primarias demócratas y acérrimo crítico de Trump, si él podría haberlo vencido de haber sido el nominado y respondió que le hubiera agradado desafiarlo.

«Las elecciones terminaron y di lo mejor de mí a Hillary Clinton», dijo Sanders, quien hizo llamados constantes a sus seguidores a votar por la demócrata. Ahora envió un mensaje a aquellos que se manifestaron contra Trump tras su elección, invitándolos a «no desesperarse» y, por el contrario, estar más comprometidos y activos en política.

Este jueves, tal y como sucedió la víspera en una decena de ciudades, manifestantes tomaron las calles de San Francisco y se reunieron en el parque Union Square de Nueva York para expresar su rechazo entre gritos de «No es mi presidente», mientras en las redes sociales que fueron impulsoras de la campaña electoral de Trump, sus seguidores calificaron las protestas de hipócritas por no aceptar la derrota «en un proceso democrático».

Juventud Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.