Núñez Jiménez; remembranza íntima de un infatigable sabio

Por Ulises Canales
antonio nuñezCapitán del Ejército Rebelde de Cuba, ministro, académico, ávido científico, diplomático, espeleólogo y hombre cosmopolita, fueron facetas bien conocidas de Antonio Núñez Jiménez, pero su lado más íntimo pocas veces trascendió su entorno familiar.
A Liliana Núñez Velis le cuesta exteriorizar la convivencia afectiva con su padre, sus cualidades humana y preceptora, sin embargo confesó que accedió a tan introspectivo relato por deferencia con este reportero, condiscípulo suyo en la carrera de Historia.

Por unos minutos la hoy presidenta de la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre (FANJ) dejó de hablar de ‘Núñez’ para desempolvar recuerdos de ‘mi papá’, justo cuando se cumplieron 30 años de la expedición ‘En Canoa del Amazonas al Caribe’.

El trigésimo aniversario de la empresa científica-cultural que comandó su progenitor se conmemoró con un debate de decenas de delegados de Latinoamérica, Estados Unidos, España y Australia convocados al seminario En Canoa, hacia una cultura de la Naturaleza.

‘Hablo de mi papá porque me lo pides, pero me resulta difícil, me entristece y me trae muchos recuerdos. Fue un padre cariñoso, extraordinario, muy cercano, nos educó con rectitud y a no tener prejuicios’, recordó.

Ejemplificó que ‘incluso si lo veíamos desnudo en el baño no hacía de eso un problema’, les enseñó a comprender como algo natural las diferencias de sexo, las singularidades humanas.

‘Solía acariciarnos en las mejillas, nos inculcó el espíritu de libertad, que pensáramos por nosotros mismos. Nos dio la libertad de que erráramos, pudo evitarnos muchos tropiezos, pero no lo hizo’, agregó mientras su mirada delataba inmensa gratitud.

Aseveró que la misma bondad y humanismo que expresaba en casa con los suyos le acompañaba en cada aventura científica, en cada encuentro con comunidades aborígenes y pobladores de los numerosos sitios que visitó en sus fructíferos años de investigador y expedicionario.

Y otra cosa que él siempre nos dijo -y era el único punto en el que era extremadamente firme- fue que ‘con ustedes yo acepto cualquier cosa, digan lo que quieran y hagan lo que quieran en la vida, menos estar en contra de la Revolución, porque ahí sí, dejan de ser mis hijas’, puntualizó Núñez Velis.

Remarcó que ‘eso se daba por sentado, era tajante, pero en todo lo demás era un hombre de una mente muy abierta’.

La impronta de su padre incidió en su formación como licenciada en Historia (1987), carrera que sin dudas facilitó el camino para que asumiera la presidencia de la FANJ tras el fallecimiento de sus progenitores.

Obviamente, oírlo hablar de historia, de geografía, todo eso, tiene que haber influido en mí. Pude haber escogido otras carreras, pero me gustaba mucho la Historia, sostuvo en referencia a una vocación que simultaneó con la de modelo en pasarelas de modas.

Yo leía mucho. Me gustaba leer y en la casa obviamente lo que veía era un hombre leyendo el día entero, hasta las tres de la mañana. En mi casa estaba rodeada de libros, había muchos libros de arte, y yo creí que lo que quería estudiar era Historia del Arte, añadió.

‘Afortunadamente -prosiguió- yo no era muy buena estudiante y no cogí la carrera de Historia del Arte, cogí la segunda opción que era Historia Universal, lo cual agradezco mucho porque creo que me dio un bagaje y una solidez para el trabajo ambiental que estoy llevando’.

Lilo, como la llaman amistades y familiares, admitió que en su quehacer tiene lagunas, ‘y esas lagunas me permiten hacer todas las preguntas que quiero. Creo que mi aporte a la fundación, y está feo que lo diga yo, es mantener ese equilibrio entre lo ambiental, lo geográfico, lo histórico, lo cultural’.

‘Estoy tratando de continuar esa obra. La fundación lamentablemente Núñez la presidió sólo cuatro años, llevamos 20 sin él, 10 sin Lupe (Velis, su esposa) y cada uno en su presidencia marcó un modo de dirigir, dejó su impronta y trato de recoger el legado de los dos’, señaló.

Preguntada acerca de la herencia científica y académica dejada por el insigne espeleólogo, enalteció su vasta obra bibliográfica e investigativa, aunque lamentó que aún sea deficiente su asimilación e implementación en algunos ámbitos de la sociedad cubana.

‘Oigo que la geografía en los currículos de primaria, secundaria y preuniversitario no está muy fuerte. Tengo un hijo de 16 años y uno de sus libros de texto habla de la expedición En canoa del Amazonas al Caribe, pero no ponen el nombre de Antonio Núñez Jiménez (1923-1998), o sea, pareciera que fue una hecha por cualquiera’, se quejó.

‘No critico a nadie porque eso es resultado de la deficiencia que tiene la fundación en su trabajo, que tenemos nosotros que brindar esas herramientas a quienes están liderando esos procesos, fortalecer esa visión’, acotó.

En su opinión, ‘es el papel nuestro hoy tratar de dar una visión de Núñez cotidiana, cercana, por ejemplo, si se quiere construir una hidroeléctrica, se debe tener en cuenta el criterio de varios especialistas de distintas formaciones académicas’.

‘Otro aspecto y una brecha que tenemos que llenar es que Núñez tenía una universalidad en su proyección. Obviamente, no somos Núñez Jiménez, pero queremos intentarlo, por lo menos enriquecer su obra’, indicó la titular de la FANJ.

Rememoró que ‘cuando él murió tenía planificada una expedición por el río Nilo (en África), ya tenía incluso el catamarán en el que lo iba a recorrer, y pienso que la fundación tiene que salir de los ámbitos de Cuba, América Latina, el Caribe, Norteamérica y extenderse a otros continentes’.

‘Eso es algo en lo que a mí me gustaría proyectarme en los años futuros’, vaticinó muy convencida de que más temprano que tarde hará la travesía soñada por el extinto naturalista, un añejo anhelo de su papá a quien Gabriel García Márquez llamó ‘sabio ambulante’.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.