Noveno congreso de la FMC: Una organización ajustada a su tiempo

Lea más de: , ,

Cuba es un ejemplo de cuánto puede lograrse cuando las mujeres ocupan un rol protagónico y poseen derechos de plena igualdad y participación en los procesos sociales. El noveno Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) —que culmina hoy en la capital— ha servido para legitimar esta idea y proponer nuevos caminos en el propósito de perfeccionar el trabajo de la organización.

A la primera jornada del evento asistieron el segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, José Ramón Machado Ventura, así como otros dirigentes del Partido, el Gobierno y el Estado.

UNGIR LA OBRA DE LA MUJER

Liaena Hernández Martínez, una de las delegadas al Congreso, coincide en que “cuando las mujeres se empeñan en una misión está garantizado el éxito”. Desde la provincia de Guantánamo llegó esta joven que comentó a Granma la experiencia vivida por ella en su barrio: “La intervención de la Federación en las familias disfuncionales, por ejemplo, mediante las Casas de Atención a la Mujer y la Familia, ha demostrado que se puede revertir esta situación”.

Como ella, 139 mujeres participaron en la comisión “Los valores que defendemos”, en la cual se acordó dedicar el día 15 de mayo a la familia de Mariana Grajales, madre de los Maceo, en aras de potenciar los valores formados en el seno de su hogar.

Las problemáticas más discutidas fueron el reforzamiento de la ética y las conductas morales, la lucha contra la ilegalidad y la corrupción, el trabajo preventivo y el sentido de pertenencia en las nuevas generaciones.

Las delegadas coincidieron en que debe potenciarse el papel de la familia como formadora de las más elementales normas de convivencia, sobre todo en un escenario donde las mujeres prestan ayuda internacional y muchos hogares quedan sin su presencia. En ese sentido se impone guiar con más intención a los jóvenes.

“Nuestra juventud tiene que ser mejor -—dijo a Granma la Heroína de la República de Cuba, Delsa Esther Puebla (Teté)—, pero nosotros tenemos que enseñarle los valores que ha conquistado la Revolución. Si fuimos capaces de ayudar a liberar a un continente, cómo no vamos a poder ayudar a nuestros jóvenes”.

Lorena Mercedes González, representante camagüeyana de 15 años, llamó la atención sobre la importancia de conocer la historia de la organización y sus figuras representativas. Por su parte, Solange Saenz, de la delegación santiaguera, hizo hincapié en explotar las potencialidades de las universidades cubanas enclavadas en comunidades con problemáticas sociales en las que pueden incidir.

El Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT) y en especial el programa Cuando una mujer, con más de diez años al aire, recibieron una felicitación por parte del plenario. Danilo Sirio, presidente del ICRT, aprovechó la oportunidad para destacar la importancia de estos medios: “No puede haber un número cultural que atente contra la integridad de la mujer, sea cubana o no”.

“Ellos tienen ese mandato, porque además son referentes, legitiman, articulan… En nuestros medios conviven productos muy buenos con productos estereotipados. Una de las cosas buenas fue que este tema se llevó a los festivales de radio y televisión”, dijo en esa misma línea Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer.

Además se pronunció por la capacitación y la importancia de puntualizar más en el trabajo de formación de valores: “Se habla de ellos como algo abstracto, y los valores son práctica, sudor y lágrima, vida de las personas. Tenemos que trazarnos objetivos concretos”.

Asimismo, Héctor Hernández Pardo, subdirector general de la Oficina del Programa Martiano e invitado a este evento, señaló que aunque siempre ha estado presente el estudio del pensamiento del Héroe Nacional en los centros de enseñanza, urge profundizar ahora más que nunca en su cosmovisión, por la realidad social del país.

La combatiente y revolucionaria Asela de los Santos rememoró momentos históricos de la FMC como la creación de los círculos infantiles, proceso conducido por quien fuera su presidenta Vilma Espín.

IGUALDAD DE DERECHOS Y OPORTUNIDADES

No hay dudas: la mujer cubana continúa haciendo una revolución dentro de la Revolución. Solo por citar unos datos: más del 48 % de los miembros del Parlamento son mujeres; el 78,1 % de los fiscales y el 64 % de los graduados de nivel superior.

Sin embargo, como se refirió en la Comisión no. 2 del noveno Congreso, a pesar de los avances alcanzados en materia de igualdad de derechos y oportunidades de la mujer en la familia y en la sociedad, persisten algunas tradiciones y estereotipos que generan desigualdades en determinados ámbitos sociales y en una parte de las familias.

Según consta en el documento base para el trabajo de esta Comisión, “la socialización de géneros en que participan activamente las familias reproduce representaciones sobre la masculinidad y la feminidad tradicionales excluyentes”.

Al respecto, la camagüeyana Greter María Aguilera comentó que persisten estereotipos que vislumbran a la mujer como la obligada a la educación de los hijos, a la atención de la casa, al cuidado de los ancianos… , y para re-batir eso tenemos que prepararnos mejor, de lo contrario podríamos esgrimir argumentos de forma errónea.

En el mismo orden Nilda Hernández, secretaria general de la FMC en la provincia de Artemisa, señaló que se impone dar más seguimiento al Plan de Acción de Beijing, aprobado en la cuarta Conferencia Mundial de la Mujer, celebrada en esa ciudad china en 1995. Su puesta en práctica no debe dejarse solo a los ministerios o a los Consejos de Administración, sino también a las federadas. A veces lo dejamos a la espontaneidad, apuntó, y es una tarea nuestra motivar la participación femenina en esos cargos.

La mujer debe visibilizarse más en las tareas que realiza, expresó la directora del Centro Nacional de Educación Sexual, Mariela Castro Espín, y añadió que debe ser generosa, como tradicionalmente ha sido, pero no anularse. Se trata de buscar un lenguaje, no de enemistad, sino que siga la filosofía que ha distinguido a la FMC: transformar la sociedad junto con los hombres, sin re-producir desigualdades, acotó.

¿CÓMO INTERPRETAR LA REALIDAD PARA TRANSFORMARLA?

Cuestiones relacionadas con el funcionamiento integral de la organización, con la política de cuadros, la capacitación de las jóvenes federadas y el rol de la mujer en la defensa de la nación fueron los puntos principales en la tercera comisión del Congreso. Durante las sesiones las delegadas estuvieron de acuerdo en la necesidad de afianzar el trabajo en equipo para aplicar acciones concretas.

Sobre el tema la miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista, Olga Lidia Tapia, afirmó que los cuadros deben dirigir más sus esfuerzos hacia las comunidades.

La política de cuadros, comentaron las de-legadas, presenta problemas con la visualización de las féminas y sus posibilidades para asumir cargos de dirección. Lesdia Rodríguez Gardó, de la provincia de Sancti Spíritus, comentó que una de las causas por la cual las mujeres, en ocasiones, no quieren asumir cargos de dirección es debido a la calidad de vida del dirigente hoy en día.

“La FMC cuenta con pocas condiciones en sus estructuras de base —sostuvo—. Existen muchas carencias materiales que impiden realizar un buen trabajo, y muchas veces dependemos de la bondad de otras organizaciones”.

La poca duración de las funcionarias en los cargos estuvo varias veces sobre el tapete. Para Vanesa Ramírez, de Holguín, “no todas las dirigentes tienen dominio pleno de las orientaciones metodológicas”. Las delegadas también debatieron sobre la necesidad de que los cuadros emerjan desde la base, con el propósito de que tengan la sensibilidad suficiente para ayudar a sus subordinados y no abandonar sus responsabilidades.

Otras intervenciones se enfocaron en la capacitación de los jóvenes. Al respecto, la guantanamera Tania Sánchez Limonta destacó la necesidad de motivar a las muchachas para asistir al servicio militar voluntario desde una concientización, y no de manera condicionada.

“El servicio militar de las mujeres todavía es un tema tabú en la familia, pues piensan que las muchachas se atrasan un año sin necesidad alguna; sin embargo, una vez que ellas salen del servicio y se incorporan a sus tareas habituales, llegan más fortalecidas”, comentó.

Tomado del Sitio Periódico 26

http://www.periodico26.cu/index.php/principal-es/17633-noveno-congreso-de-la-fmc-una-organizacion-ajustada-a-su-tiempo

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.