Mi hermano Fidel

Lea más de: , , ,

Por Daily Sánchez Lemus

fidel,playitas2

-Así que somos hermanos y usted no me conoce…

-¿Usted es Fidel?

-Sí, yo soy Fidel.

-¿Usted es Fidel?

-Sí.

Gracias a la sensibilidad sin límites de Santiago Álvarez nos quedó “Mi hermano Fidel”… esa conversación espectacular entre el hermoso discípulo de Martí y Salustiano Leyva,  el guantanamero que a sus 92 años recordaba por allá por los años setenta el encuentro con el Apóstol cuando el desembarco por Playitas…

El niño que en 1895 tenía 11 años y que con más de nueve décadas recuerda rostros, cuenta sus sueños al interlocutor que su vista empañada no le permite reconocer; habla sobre cómo la Revolución le hizo la casa, y que está dispuesto a lo que sea por ella… Salustiano ríe, conversa con Fidel y solo al final se da cuenta de que es el Comandante mismo a quien tiene enfrente…el mismo que le dice que acabe de hacerse esos espejuelos para que conozca a los amigos…

Y es que Playitas de Cajobabo es un sitio sagrado. Allá, en la provincia de Guantánamo, inicia el camino de Martí en la Guerra Necesaria en Cuba -aunque para él había comenzado mucho antes,  cuando con desvelo la gestaba-… Por allí, por Playitas, José Martí pisó tierra cubana y sintió alegría inmensa de poder estar en el combate, de regresar y sentir en su piel los rigores de la manigua, y empuñar toda su alma por la libertad.

Hoy veré, una vez más, la conversación entre ambos hermanos…porque como bien dijera Salustiano: “yo soy hermano de Fidel porque Fidel es hermano del General Martí y yo soy hermano del General Martí….porque Fidel hizo las veces de Martí, socialista, comunista… y yo muero por Fidel….”

El 11 de abril ese sitio, Playitas, se volvió sagrado para la Patria, sí.

Y allí hay que ir una y otra vez, siempre que sea preciso retomar la ruta del Apóstol por Cuba.  Allí regresó Fidel en 1995, cuando se cumplieron 100 años del desembarco. Y así contaba el entrañable Eusebio Leal de aquel día, en el acto por el aniversario 120 del reinicio de la Guerra de Independencia:

La fortaleza que nos ha permitido llegar hasta aquí fue aquella que vi esa otra noche de abril en Playitas de Cajobabo cuando, convocados por el líder de la Revolución, llegamos a aquella hora oscura de la noche a la orilla de la playa. Él llevaba la bandera cubana en el asta que le trajo uno de sus ayudantes, y entonces, entrando en el agua a la altura prácticamente del tobillo, se abrió de pronto en el cielo la luna blanca y movió la bandera de Cuba hacia el Sur, hacia el Norte, hacia el Este y hacia el Oeste, diciendo: ¡Aquí estamos!

La misma luna de la que habló Martí en su diario, un siglo atrás: Fijamos rumbo. Llevo el remo de proa. Salas rema seguido. Paquito Borrero y el General ayudan de popa. Nos ceñimos los revólveres. La luna asoma, roja, bajo una nube…

Será ese hilo que une a los héroes….y los hermana sin pensar en el tiempo…

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

3 Comentarios

Manuel dijo:

Fidel y Martí dos intelectuales luchando por la misma causa, dos grandes pensadores seran recordado eternamente por la historia de Cuba y America Latina

11 abril 2017 | 11:58 am
leonardo dijo:

Conmovedor encuentro, he visto por dos veces este documental y siempre me conmueve inmensamente.
!Que viva la patria y sus grandes hombres!

11 abril 2017 | 12:09 pm
Santiago dijo:

Exelente documental, lo he visto como 4 veces y siempre tengo deseos de verlo, quisiera tenerlo en mi computadora, pero no se como.

12 abril 2017 | 11:27 am