Médicos cubanos por todo Brasil

Lea más de: , , ,

Hedelberto López Blanch

Por su parte, los médicos que forman parte del programa de colaboración con Brasil, proceden de toda Cuba y muchos de ellos han participado anteriormente en otras misiones en el exterior.

Recordemos que en mayo de 1963 viajó hacia Argelia la primera brigada médica cubana integrada por 54 miembros para ayudar a la recién liberada nación del colonialismo francés.

Después, y en forma gratuita, fueron a prestar servicio brigadas médicas cubanas en los más recónditos lugares. El continente africano ha sido uno de los más beneficiados en esas colaboraciones, al igual que en años más recientes, varios de América Latina y el Caribe.

Desde 1963 a la fecha, 131 933 profesionales de la salud han brindado su colaboración internacionalista en otras naciones.

Actualmente permanecen en esas labores más de 50 mil profesionales de la salud, entre médicos, enfermeros, técnicos y otras especialidades relacionadas.

En 2005 cuando la constitución del Contingente Internacional Henry Reeve que ha prestado asistencia en varios países afectados por desastres naturales como Pakistán e Indonesia, el jefe de la Revolución cubana, Fidel Castro expresó:

“Graduarse de médico es abrir las puertas de un largo camino que conduce a la más noble actividad que un ser humano puede hacer por los demás”. Y ese pensamiento lo ha estado cumpliendo el personal de la salud desde hace más de 50 años.

No es menos cierto que en estos últimos años en que el pueblo cubano ha tenido que enfrentar grandes dificultades tras la caída del campo socialista con el que mantenía el 85 por ciento de su comercio, junto al recrudecimiento del bloqueo económico que aún mantiene Estados Unidos contra la Isla, las cosas han variado en cierta forma.

Ahora también entre el personal de la salud existen motivaciones económicas, pero estas no están alejadas del espíritu solidario de los médicos ni de su vocación internacionalista que los lleva a prestar una atención esmerada, eficiente y humanitaria a todos los pacientes.

Con una gran visión política y social, la presidenta brasileña Dilma Rousseff presentó en julio de 2013 el programa “más hospitales y unidades de salud, más médicos y más formación” lo cual respondía a demandas de la población.

Dentro del programa se prioriza la contratación de galenos extranjeros para ampliar el servicio del Sistema Público Único de Salud, ya que muchos profesionales brasileños del ramo se oponen a laborar en áreas rurales.

El gigante sudamericano tiene un déficit de 54 000 médicos y en muchas zonas de su extensa geografía no se cuenta ni con un solo profesional para atender a los habitantes.

Los galenos cubanos ya están trabajando en la atención primaria de Salud en 4 070 municipios de los 26 estados, más el Distrito Federal de Brasilia y otros 32 distritos indígenas especiales.

Es decir, el principal principio de esa colaboración ha sido el de no prestar servicio en las grandes ciudades sino en las periferias, en lugares apartados y de difícil acceso.

Pese a que numerosos profesionales de la salud prestan servicio en el exterior, la tasa de médicos por habitante en Cuba es de 4,1, o sea, la de un país del primer mundo.

Como Cuba ha debido enfrentar pedidos y compromisos internacionales, el Ministerio de Salud Pública ha adecuado el sistema en general para mantener una total cobertura a su población.

A Brasil ha llegado una gran fuerza profesional cubana altamente calificada que en varias oportunidades ha sido elogiada por los funcionarios de la salud de esa nación y por la presidenta Dilma Rousseff. Y es que tiempos de integración y de colaboración solidaria recorren hoy a toda América Latina.

*Hedelberto López Blanch, periodista, escritor e investigador cubano. Enviado por el autor a: Martianos-Hermes-Cubainformación

tomado del Sitio Tercera Información

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.