Medicina cubana: Paradigma mundial

Lea más de: , ,

Por Miguel Fernández Martínez

medicoscubanos

Este 3 de diciembre festejamos todos el Día de la Medicina Latinoamericana, en homenaje al insigne médico cubano Carlos J. Finlay, a quien debemos el descubrimiento de la transmisión de enfermedades por medio de vectores biológicos. 

 Nacido el 3 de diciembre de 1833 en la ciudad cubana de Camagüey, el sabio médico Carlos Juan Finlay Barrés, realizó el mayor descubrimiento científico de la medicina tropical: la transmisión de enfermedades por medio de un vector biológico (el mosquito), con lo que salvó a la humanidad del azote de la fiebre amarilla.

 A pesar del criminal bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos impone a Cuba en más de medio siglo, la isla ha obtenido mejores logros sanitarios que la mayor parte de los países latinoamericanos, comparables a los de la mayoría de los países desarrollados.

Cuba tiene la esperanza media de vida más alta (78,6 años) y la mayor densidad de médicos per cápita (59 médicos por 10 mil habitantes), así como las tasas más bajas de mortalidad en menores de un año (5,0/1000 niños nacidos vivos) y de mortalidad infantil (7,0/mil niños nacidos vivos) entre los 33 países latinoamericanos y del Caribe.

Al triunfo de la Revolución cubana en 1959, había seis mil médicos y de ellos, tres mil decidieron emigrar hacia los Estados Unidos. Con los tres mil que quedaron y con los que se fueron formando paulatinamente se han logrado grandes resultados que no solo han beneficiado al pueblo cubano, sino también a otros muchos necesitados del mundo.

 El gobierno cubano destina una media de 355 dólares per cápita a la salud, es decir, el 7,1% del producto nacional bruto. El costo sanitario anual destinado a un ciudadano de USA fue ese mismo año de seis mil 714 dólares, es decir, el 15,3% de su producto nacional bruto.

Cuba también destinó menos fondos a la salud que la mayoría de los países europeos. Pero los bajos costos en cuidados sanitarios no explican los éxitos de Cuba, que podrían atribuirse al mayor hincapié en la prevención de la enfermedad y en los cuidados sanitarios primarios que la isla a estado cultivando durante todos estos años.

 Nuestro país posee uno de los sistemas de cuidados sanitarios primarios preventivos más avanzados del mundo. Mediante la educación de su población en la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud, los cubanos dependen menos de los productos médicos para mantener sana su población.

La Isla cuenta con las tasas más altas del mundo de vacunación y de partos atendidos por expertos trabajadores sanitarios. Los cuidados asistenciales dispensados en los consultorios, las policlínicas y los mayores hospitales regionales y nacionales son gratuitos para los pacientes, excepto en el caso de algunas medicaciones subvencionadas.

Puede que sea este énfasis en la medicina primaria, en la cultura sanitaria comunitaria, en la cobertura universal y en la accesibilidad a los servicios sanitarios lo que hace que Cuba alcance resultados dignos del primer mundo con un presupuesto del mundo en vías desarrollo.

Cuba ha creado asimismo una infraestructura de cuidados sanitarios en apoyo de la medicina primaria. En 1965, se creó un sistema de policlínicas comunitarias, cada una de las cuales ofrece cuidados primarios, servicios especializados y pruebas diagnósticas y de laboratorio a una zona de captación de entre 25 mil y 30 mil habitantes.

 Cada una de las 498 policlínicas del país adapta sus servicios médicos y educativos al perfil epidemiológico de su población local. Cuba añadió otro nivel de cuidados primarios en 1984 al establecer clínicas barriales de medicina familiar, los denominados consultorios. Una policlínica funciona como centro organizativo de entre 20 y 40 consultorios. Cada cubano visita, o recibe la visita, de un médico del consultorio al menos una vez al año.

También Cuba ha sido un país solidario, brindando su ayuda médica muchos países del mundo en estos 54 años de Revolución, con la obra más noble concretada en la Escuela Latinoamericana de Medicina, inaugurada el 15 de noviembre de 1999 y, hasta 2013, ha graduado más de 20 000 médicos de más de 70 países, incluidos Estados Unidos.

Cuba, la Isla infinita

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.