Luchar como Marielle es no renunciar a la esperanza en Brasil

Lea más de: , ,

por Monica Benicio*

Marielle

Son 365 días sin Marielle. Trescientos sesenta y cinco días en que el dolor se convirtió en mi principal compañía, seguida de la insistencia en descubrir quién mandó a matar a mi esposa. Insisto, pues, garantizar la justicia en Brasil no es fácil. Nuestro país está tomado por el crimen organizado, por las milicias, por la corrupción, por el alto encarcelamiento de los jóvenes negros, por los asesinatos de los LGBTs, mujeres e indígenas. Un Brasil que esconde su memoria y tiene huellas de la esclavitud que hasta hoy marcan su trayectoria.

Hace dos días los ejecutores de Marielle y Anderson fueron arrestados. Tuvimos que esperar un año para que eso fuera posible. De cierta manera, ante el escenario pavoroso y de crímenes dicen que el proceso fue rápido. Rápido para aquellos que no perdieron la esposa y el esposo, la madre y el padre, una amiga y un amigo, una referencia en la política y una inspiración para las más de 46 mil personas que votaron por Marielle en el año 2016.

Anderson, su conductor, también fue asesinado. Fernanda Chaves, la asesora de Marielle que estaba en el coche, tuvo su vida interrumpida. Ella perdió su comadre, una amiga. Se fue del país con su familia. No vivimos el luto. Son 365 días que se alargaron sin Marielle.

Brasil tiene las manos sucias de sangre por la ejecución de Marielle, ya que ni el título de parlamentario consiguió evitar su asesinato, nítidamente con características misóginas y racistas. Necesito reafirmar qué cuerpo era el de mi esposa. Mujer negra, criada en la favela de la Maré, madre, socialista y lesbiana. Marielle y yo nos relacionamos durante 14 años de varias maneras y, sólo en los últimos años, pudimos vivir en la misma casa y constituir nuestra familia. Hemos sido atacadas por diversas formas de lesbofobias, y muchas de estas agresiones, hasta hoy, están presentes cuando niegan el lesbianismo de Marielle o no me reconocen como su esposa.

Si hoy sigo en la lucha por justicia para ella se debe a que intento preservar su memoria, por una forma de seguir juntas y para que ninguna otra familia sienta el dolor de la ausencia cotidiana que es no tener el amor de su vida a su lado.

Marielle nos fue arrebatada de la peor manera y por las banderas que ella representaba. Nosotros no nos callaremos hasta tener las respuestas de los reales motivos de su ejecución y quién mandó a matar a mi esposa. Nuestras banderas de lucha por la libertad no son nuestros verdugos. Es como si la culpasen por seguir esa línea investigativa. Esto no lo podemos permitir, pues Marielle amaba la vida y su trabajo en la política era una forma de contribuir a la justicia social.

Hoy, estoy en Princeton, en Estados Unidos, invitada por la activista Angela Davis. Escogí la compañía de una mujer que fue una de las principales inspiraciones en nuestras vidas. Hoy, para levantarme necesito el mismo coraje del 15 de marzo de 2018. El dolor no es explicable y el tiempo es interminable. Espero que las calles en Brasil estén tomadas con la misma garra y perseverancia que Marielle tenía para estar en la política. Luchar como Marielle es no renunciar a la esperanza. Tengo esperanza de que días mejores vendrán.

A.D.M.V es como firmábamos cuando teníamos que ocultar nuestro amor. El mundo sabe sobre nuestra historia, AMOR DE MI VIDA. Para siempre, nosotros. Para siempre contigo.


*Monica Benicio es arquitecta urbanista, militante feminista y defensora de los derechos humanos, máster en arquitectura y activista LGBT.

Dominio Cuba

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

1 Comentario

Flaviola Alfonso dijo:

Adelante!!! Continuidad a la lucha por Marielle es el mejor tributo. Mi sentido pésame!

15 marzo 2019 | 06:14 pm