Los #JovenClub festejan 39 octubres compartiendo el saber

Lea más de: , , ,

fidel_jovenclub-580x389Los Joven Club de Computación y Electrónica, que este jueves celebran sus 29 años de creados por iniciativa de Fidel, han favorecido a la familia en la apropiación y el aprendizaje de las nuevas tecnologías.

«Joven Club de fábrica, de instituciones y Joven Club popular, porque estos son los que están allí al lado de los vecinos, este es el médico de la familia, la computadora de la familia…». Estas palabras de nuestro Fidel, pronunciadas el 8 de septiembre de 1987, fecha que marcó el surgimiento de los Joven Club de Computación y Electrónica (JCCE), abrieron un nuevo camino hacia la alfabetización informática de nuestra sociedad.

En esos sitios fueron miles los cubanos que vieron, por vez primera, una computadora, y tuvieron la oportunidad de interactuar con ella, pues florecieron con el afán de dar salud al conocimiento de una tecnología que en esos años lograba niveles inesperados de popularización. Esas grandes casas azules, que poco a poco se esparcieron por toda la geografía nacional, han graduado hasta la fecha a 4 469 968 cubanos en diversos cursos.

Así, durante estos 29 años, y en medio de no pocos embates, los Joven Club se han acercado a la familia con un enfoque social, lo que ha favorecido la apropiación y aprendizaje de las nuevas tecnologías. Desde 2014, a tono con la actualización de nuestro modelo económico, dirigen sus pasos hacia una nueva forma de organización en busca de la sostenibilidad económica. Con este fin, se inició el cobro de los servicios, luego de haber rediseñado sus funciones y productos.

Esa medida ha aportado, hasta el cierre de julio del año en curso, 26 663 827,63 pesos al presupuesto del Estado, explicó a este diario Anamaris Solórzano Chacón, directora nacional de Comunicación Institucional de los JCCE. Destacó que el tiempo de máquina se mantiene como el servicio más demandado, y dentro de este los juegos.

5386-fotografia-gHaber compartido saberes con quienes viven en zonas de difícil acceso ha sido uno de los más valiosos aportes de los Joven Club. Desde cada una de las instalaciones, los profesores hacen posible también que la nuestra sea una sociedad informatizada, donde se le garantice cada vez más a nuestra población el acceso a las nuevas tecnologías, como expresó Fidel.

No menos importante, aseguró Solórzano Chacón, ha sido el trabajo con los niños, adolescentes y jóvenes, lo cual se fortalece  en el nuevo contexto que viven los Joven Club, pues el cobro de los servicios no significa perder la esencia con la cual fueron creados. «Para toda nuestra población se mantienen los cursos de forma gratuita. Además, realizamos círculos de interés con los niños y estimulamos su participación en eventos, por ejemplo, Informática para jóvenes.

«Para otros sectores, como las personas con discapacidad o los adultos mayores, hemos adecuado los programas de estudio a sus necesidades, con el objetivo de propiciar un espacio de reunión, intercambio, asociación y aporte. Es válido mencionar los Geroclub, proyecto que agrupa a las personas de la tercera edad en torno a los Joven Club y en el cual se desarrollan múltiples actividades que contribuyen al crecimiento de su salud espiritual y al desarrollo de una longevidad satisfactoria», expresó.

Sin embargo, los Joven Club —actualmente bajo la égida del Ministerio de Comunicaciones y camino a sus 30 años— tienen el reto de mejorar sus diversos medios electrónicos, sobre todo los equipos climatizadores y las máquinas, bastante obsoletos en muchos casos, y en otros tristemente desechables o ya inexistentes. Será esa una vía para seguir contribuyendo al proceso de informatización de la sociedad y materializar el empeño que tienen, al decir de Solórzano Chacón, de ser la entidad estatal en la cual la familia encuentra solución a muchas de sus necesidades informáticas.

Juventud Rebelde y Radio Ciudad

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.