Loba Feroz: esta vez te quedó grande la Caperucita Roja venezolana

Lea más de: , , , , , , , ,

Percy Francisco Alvarado Godoy

Allá se fue Ileana Ros-Lehtinen, la conocida Loba Feroz, hasta las calles de la Pequeña Habana, en Miami, a tratar de reverdecer su deteriorada figura política. Como es costumbre en ella, consumida por el odio irracional hacia Venezuela y Cuba, halló entre un pequeño grupo de viejos contrarrevolucionarios, el espacio oportuno para lanzar amenazas e incitar odios y bajas pasiones.

Centro de sus intolerantes palabras lo fue esta vez Venezuela, a la que amenazó con un fuerte bloqueo, similar al impuesto contra Cuba desde hace décadas. Pareció olvidarse que esa violencia es generada no por el gobierno y sus simpatizantes, sino por la derecha fascista a la que ella apoya a ultranza.

Como precedente a esa medida de embargo criminal, la Loba Feroz dejó abierta la posibilidad de congelar aún más las relaciones bilaterales entre EE. UU. y Venezuela, dirigiendo sus venenosos dardos contra los dirigentes bolivarianos, miembros de las FANB, de la Guardia Nacional, a los representantes de los cuerpos judiciales y legislativos con sanciones tales como la prohibición de otorgamiento de visas y congelas sus cuentas bancarias y otros bienes; eliminar negocios entre ambos gobiernos, reducir las compras de petróleo venezolano, restricción a la compra-venta de bienes inmuebles, así como lograr una reunión de la OEA para condenar a Venezuela y abrir las puertas a una invasión foránea.

Entre los histéricos aplausos de mafiosos y terroristas de origen cubano y venezolano, colocó a Obama en la picota pública, tildándolo de débil y exigiéndole acciones más duras contra el gobierno de Maduro.

No vaciló en impostar las tradicionales mentiras y manipulaciones usadas contra el gobierno chavista, al tildarlo de represor, a la par que beatificaba a fascistas como a Leopoldo López y los guarimberos que siembran caos y desestabilizan al país.

En solo una cosa se equivocó la Loba Feroz: esta “Caperucita Roja” no le teme en los más mínimo, pues ondea sus granas banderas como símbolo de soberanía y resistencia. No es una niña temerosa a la que una loba insidiosa puede atemorizarla. Ella es un pueblo entero –como el cubano-, dispuesto a continuar las batallas hermosas por la vida.

Tomado del Blog Descubriendo Verdades


Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.