Lo que el tornado no nos pudo quitar

Lea más de: , ,

Por Giusette León García

El tornado que azotó varios municipios de La Habana nos arrancó, de un tajo, algunas escuelas, pero jamás el derecho de nuestros niños a la educación.

Nos arrancó, de un tajo, una escuela, varias, entre ellas la Alfredo Miguel Aguayo del municipio Diez de Octubre. Daños inmensos en el techo y la estructura del sitio donde hasta hace poco crecían pañoletas rojas y azules se han cambiado por el silencio, aunque no por la inutilidad: en los patios donde ya no pueden corretear los pioneros se reparten materiales para los damnificados.El maldito tornado dejó a estos niños sin escuela, pero los encontré sentados este martes en nuevas aulas, improvisadas con tino y gracia en la Dirección Municipal de Educación de Diez de Octubre: «Nos encanta esta nueva escuela», coinciden varios. «Desde el lunes volvimos a clases», me informan otros. «Aquí hacemos todo, hasta la Educación Física, y nos traen el almuerzo todos los días», señala otro. «Ay, si tú ves, a mi casa se le cayó el techo», recuerda un niño de completo uniforme y sonrisa.

Llegamos por una iniciativa de la red de artistas de la Campaña Súmate por Una Vida sin Violencia, con todas las intenciones de entregar optimismo, y salimos nosotros premiados de futuro y paz, de confianza y alegría.

Pregunté, preguntona, mientras zafaba un cordón de emociones en mi garganta entre aquellas criaturas de luz y esperanza, tan parecidas a mis hijos, tan iguales en sus valores y sus energías. Suspiré tranquila porque la maestra de mis enanos seguramente haría lo mismo que la de aquella niña que me contó orgullosa: «ella fue a mi casa para saber de mí y dijo que ya iban a empezar las clases».

De boca en boca, rápido como un viento sin paciencia, se corrió la voz y los niños supieron que, a pesar de todo, había indicios de normalidad; que el tornado les quitó la escuela, pero nunca, jamás, su derecho a aprender, a educarse, a ser felices.

alt

alt

alt

Cuba Sí

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.