¡La patria os contempla orgullosa!

Lea más de: , ,

123456

Foto: Jose M. Correa

Pocos minutos pasaron desde la salida del sol en la Bahía de Cabañas este domingo, cuan­do el enemigo inició una supuesta invasión aérea y naval contra nuestro país.

La calma del amanecer y la singularidad del paisaje típicos de esta parte de la costa norte occidental del país, pronto se tradujeron en rui­do y pólvora, deseo de victoria. Y eso significaba, también, un enorme orgullo para los en­cargados de defender ese pe­dazo de tierra tan suya.

Así lo demostró el joven de 19 años Orlando Luis Sánchez Díaz, jefe de escuadra de cohete antiaéreo portátil, cuando minutos antes de la maniobra llamó a su hazaña como una «experiencia única», y «un honor el hecho de poder demostrar desde una posición de fuego, cómo la defensa antiaérea reaccionaría ante un golpe del enemigo».

Y no se hicieron esperar esas acciones del contrincante para neutralizar nuestras defensas y lograr la ocupación de la bahía, que fueron resistidas por una maniobra táctica de agrupación de fuerzas de la Marina de Guerra Revolucionaria (MGR) del Ejército Occidental, en la jornada colofón de los días nacionales de la Defensa.

En la primera línea protagonizaron el combate cohetes antiaéreos portátiles, elementos del dispositivo defensivo territorial, pequeñas unidades de destino especial de la MGR, formaciones especiales navales que intentaron obstaculizar la entrada al puerto, instalaciones de lanzamiento coheteril y torpederos…, que evidenciaron el nivel de mo­dernización alcanzado por la téc­nica y los medios de combate.

A pesar de la victoria escalonada que propinaban las fuerzas de la MGR, el adversario creó las condiciones para desembarcar sus refuerzos y «capturar» la bahía. Sin embargo, acciones especiales de nuestra avanzada materializaron la neutralización total del enemigo.

La maniobra táctica fue entonces un éxito; precisamente la palabra que utilizó la teniente de navío Alina Bea Ledesma, jefe de compañía antiaérea, al ser interrogada. En la «co­hesión de las fuerzas y la preparación», resumió que consistía la victoria, y explicó que las acciones permitían la demostración de los conocimientos alcanzados después de un año de preparación combativa.

Para esta mujer con 22 años de experiencia en las Fuerzas Armadas Revolucionarias estar al frente de una compañía prácticamente integrada por hombres resulta «difícil, pero a la vez interesante. No solo es dirigir, sino lograr que te quieran y te respeten a la vez, que te defiendan, alcanzar la cohesión y la unidad entre las tropas, y que siempre el estado de ánimo sea positivo entre los jóvenes».

Permeada de ese espíritu se hallaba también la teniente de corbeta Milaidis Lobaina Hernández, joven de 25 años que es jefe de servicios médicos y pareciera que lleva tatuado en el alma el espíritu del Guerrillero Heroico. A un año y tres meses de graduada, admitió que este ejercicio constituye una forma de demostrar sus conocimientos en un escenario de guerra.

Mientras, el capitán de corbeta Raidel Padrón Martiato, jefe de comunicaciones de la Base Naval Occidental, comentó que la maniobra constituye un testimonio de la preparación al­canzada por los oficiales y los marineros, desde que comenzó el actual periodo de instrucción.

Vuelve a la calma este domingo la Bahía de Cabañas, el mismo sitio donde Fidel, dirigiéndose a los marinos en fecha tan temprana co­mo el año 1963, afirmara: ¡Que sea esta siempre una marina de Patria o Muerte!

Granma

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.