La música y el combate

Lea más de: ,

11Por Daily Sánchez Lemus

Nadie la cantó como ella, que la fecundó… Le salía como si acabase de recibir la noticia de la victoria, como si cada vez que cantase fuera 19 de abril…

Sara González, una mujer llena de pasiones, tenía en “Girón: la Victoria” un motivo especial para dedicarle al pueblo y sus héroes un canto de combate. En menos de 72 horas los cubanos, que ya defendían su Revolución Socialista, asestaban al imperialismo una derrota que nunca olvidarían. Fidel estuvo al frente, como siempre, en los momentos más duros junto a todos. Sara tenía 10 años y formaba parte entonces de ese pueblo joven que crecía con la leyenda cotidiana del trabajo de quienes se empeñaban por un mundo mejor.

Como parte de un homenaje que 1973 se preparaba por el 4 de abril, nació una suerte de trilogía sobre Girón. Es así que Silvio tuvo su Preludio; Eduardo Ramos: La batalla; y Sara: La victoria.

Así lo recordaba Sara en 2011 al periodista José Luis Estrada Betancourt en Juventud Rebelde:

La interpretamos por primera vez en el Teatro de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), dentro de un espectáculo que narraba la historia de las luchas revolucionarias, por medio de la música, la danza, las artes escénicas… Canté Girón: la victoria junto al coro de la entonces Escuela Nacional de Arte y de la Escuela Nacional de Instructores de Arte, acompañados por un elenco destacadísimo de músicos. Todos fuimos dirigidos por el maestro Frank Fernández.

Después, muchos otros momentos la han encumbrado: en el II Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas de 1974, en el teatro Karl Marx, donde, ante las delegadas e invitados, se cantó con un coro gigante de miles. Allí estuvo Fidel. No sé en cuántas ocasiones la ha escuchado frente a mí, pero las veces que he sentido la fuerza de su mirada mientras la interpreto, esa energía sobre mí, es como si él la cantara en mi voz…

Y así era, sin dudas. Muchos sí vimos a Fidel contemplarla cantando, y palpitar con cada acorde grandioso… Y es que la fuerza de Sara multiplica la belleza del verso y la música, y nos hace revivir –siempre que la escuchamos- los momentos en los que el pueblo defendía y moría y vencía por defender su libertad. Todos formamos parte de esa victoria del 19 de abril, con Fidel al frente, y con la voz de Sara… Parece que estuvimos allí y que cantamos altísimo cuando el último disparo sentenció la victoria a nuestro favor.

Es por eso que a Sara González, hoy, el recuerdo y la presencia, porque en su voz siguen vibrando la luz y la poesía de nuestra primera victoria hace 56 años… y también, con ella, seguimos batiéndonos seguros en esta tierra insurrecta.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.