La historia de Calixto contada por su casa

Lea más de: ,

Por Liudmila Peña Herrera

70149-fotografia-g

Seis salas expositivas posee el Museo Casa Natal Mayor General Calixto García Íñiguez. Foto: Liudmila Peña Herrera

HOLGUÍN.— Hoy no se escuchan los redobles de tambor y el ruido acompasado de las tropas españolas durante su marcha hacia la Iglesia de San Isidoro, que coincidieron con el nacimiento del patriota insigne de la ciudad e hicieron presagiar a Lucía Íñiguez el destino militar de su hijo. Este 4 de agosto, a 178 años del natalicio del Mayor General Calixto García Íñiguez, en la calle General Miró (antigua San Diego), justo en la casona que en la actualidad lleva el número 147, habita la historia.

Mas no solo guarda con celo el devenir de un hombre que marcó pautas en la historia de Cuba: la reapertura del Museo Casa Natal Mayor General Calixto García Íñiguez, después de más de un año de labores constructivas, es muestra de los esfuerzos holguineros por devolverle prestancia a la institución y seguridad a sus colecciones.

Las acciones de reparación y mantenimiento incluyeron el sistema hidrosanitario, la supresión de los daños de la cubierta de tejas criollas; se retiraron las mantas asfálticas en estado de desgaste y se trabajó en la restauración del piso, los muros interiores y exteriores.

Igualmente, se cambió la iluminación del inmueble, en función de que las lámparas estuviesen acordes con la época en que nació Calixto García.

Seis salas de exposición permanente cuentan desde el origen de sus abuelos y sus padres, pasando por el matrimonio con Isabel Vélez Cabrera y los hijos que resultaron de un amor en medio de la guerra, hasta las maquetas donde se muestran las batallas fundamentales que libró el también conocido como General de las Tres Guerras.

Entre los objetos que más llaman la atención se encuentran el levitón, el traje, la capa y el pantalón usados por él en su última misión revolucionaria en Washington, en 1898. Como dato curioso, se asegura que estas piezas fueron confeccionadas por el sastre Nicanor Mella, padre de Julio Antonio Mella. También se pueden apreciar las espuelas y el tintero utilizados por el patriota, su partida de bautismo, la bandera cubana izada por sus tropas al culminar la contienda de 1895, en Gibara, y una réplica del cañón que empleaba en los combates.

Su Centro de información (sometido ahora al proceso de reparación) reúne una colección de libros raros y documentos originales acerca de Calixto García.

Juventud Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.