La gran marca que deja el bloqueo

Lea más de: , , , ,

Por Margarita Barrios

Cada año Cuba prepara, con esmero y dedicación, el curso escolar. La alegría de la familia, que recibe de manera gratuita los servicios educacionales, no se empaña por la incidencia de las carencias materiales, muchas de ellas marcadas por el bloqueo de Estados Unidos contra nuestro país, las cuales afectan sobre todo la calidad.

En conferencia de prensa el Doctor Paul Torres Fernández, vocero oficial del Ministerio de Educación, argumentó que de abril de 2015 a marzo de 2016 ese sector sufrió pérdidas valoradas en 1 245 000 dólares.

«El bloqueo afecta diversas áreas, como son ingresos dejados de recibir por exportaciones de bienes y servicios, pérdidas por reubicación geográfica del comercio, así como afectaciones a la producción y los servicios, monetario-financieras y por bloqueo tecnológico, entre otras», puntualizó.

Al referirse específicamente a las carencias que limitan el proceso docente-educativo y afectan su calidad, Torres destacó la carencia de laboratorios y equipamiento audiovisual avanzado para el desarrollo de habilidades auditivas y comunicativas para la enseñanza de idiomas.

«La Educación Especial, sumamente costosa, sigue careciendo de múltiples recursos educativos que requiere para un servicio óptimo, así como se han tenido que reducir los planes editoriales para las bibliotecas escolares y los centros de información educacional», subrayó.

El vocero significó que, si bien los créditos financieros y las importaciones son relativamente ventajosos desde la República Popular China, país donde se compran los insumos necesarios para el proceso docente-educativo, la distancia ocasiona pagos de tarifas abultadas por concepto de flete.

Precisó que los contenedores de 20 pies se cotizan desde China a 3 200 dólares como promedio. Si las compras se hicieran en un mercado cercano, como Estados Unidos, el costo sería de solo 1 300 dólares.

Por otra parte, argumentó Torres, está la imposibilidad de utilizar dólares estadounidenses en el comercio exterior cubano, lo cual afecta los servicios profesionales del Ministerio de Educación. «El enrutamiento del dinero se realiza por vías alternativas y no por mecanismos financieros seguros. En los convenios y contratos que se firman para la colaboración internacional hay que solicitar los pagos en euros o dólares canadienses, con las correspondientes pérdidas por conversión», destacó.

Torres citó como ejemplo que no se han podido cobrar 94 898 dólares de pago de servicios prestados a Ecuador, mientras continúan retenidos desde el año pasado en un banco de Etiopía los 26 686 dólares de pago por servicios educacionales desarrollados en ese país.

Juventud Rebelde

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.