La familia cubana de cara a la nueva Constitución

Lea más de:

Por  Vladia Rubio

0e52429da376718d73daaa4c09623e27_L

Visibilizar la paternidad, la diversidad de las familias y el matrimonio no solo entre heterosexuales se apuntan entre las novedades del proyecto de Constitución que comentan las doctoras Mayda Álvarez Suárez, Directora del Centro de estudios de la mujer, de la FMC, académica titular del Ministerio de ciencia, Tecnología y Medioambiente (Citma); y Yamila González Ferrer, vicepresidenta primera de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, también profesora de la facultad de Derecho de la Universidad de La Habana.

alt

Al opinar sobre estos y otros temas, ambas coincidieron en la importancia de valorar las familias sobre todo por cómo funcionan, por los afectos, amor y respeto que en ellas prevalezcan más que por quiénes la componen. Así se supo durante la octava emisión del interesante espacio televisivo Hacemos Cuba.

Sobre las novedades que distinguen a este trascendental documento en lo concerniente al tema familia cubana, destacaron la trascendencia de que se refiera las familias y no a la familia, porque, de hecho son variados los tipos de familia que hoy alientan en el panorama nacional.

De acuerdo a los resultados de los censos de población realizados en la isla, dentro del total de 3 millones 785 mil 196 hogares censados, es posible hablar de los siguientes tipos de familias, que son los fundamentales aunque no los únicos:

La Familia nuclear, que constituye el 52,2 % del total de los hogares cubanos y está formada por la pareja (no necesariamente un matrimonio formalizado) con o sin hijos. Dentro de este tipo se incluyen las conformadas por solo el padre o la madre con hijos (monoparental), así como la familia reconstituida con padrastro o madrastra.

La Familia Extendida se encuentra presente en el 26,5% de los hogares y la integran la pareja con o sin hijos y otros parientes.

Se añaden las llamadas Familias Compuestas, representadas por un 2,3% del total de familias, y en estas conviven además los no parientes.

Aunque no se consideran propiamente una familia, además existen los llamados hogares unipersonales, a tener muy en cuenta porque conforman el 18,7 % del total y fundamentalmente están integrados por personas mayores, esencialmente mujeres.

Con el artículo 67, al reconocer la diversidad de familias, se abren puertas para desarrollar luego el tema en un Código de Familia que apunte a las particularidades de esos hogares.

Entre las novedades del ámbito familiar contenidas en el proyecto de constitución que hoy debate todo el pueblo cubano, se anota la referencia a la paternidad, por primera vez explícita en la Ley de leyes.

La profesora Yamila precisa que “en la constitución de 1976, la que está hoy vigente, se habla solo de la maternidad. Existen muchos estereotipos sexistas como madre solo hay una y padre es cualquiera, y, en consecuencia, se ha trabajado mucho porque prevalezca una visión de corresponsabilidad, por visibilizar la paternidad”.

Recordó que aunque todavía abundan experiencias de irresponsabilidad paterna, también son considerables las experiencias positivas en ese sentido.

Lo más importante son los afectos

En cuanto a la eliminación de la heterosexualidad como requisito para el matrimonio, de acuerdo al artículo 68, se demuestra que las instituciones jurídicas como el matrimonio han ido adaptándose a los tipos de familia una relación dialéctica.

Al respecto la profesora González Ferrer subrayó que el derecho tiene que ir a la par de la sociedad, además de función educadora, transformadora y de anticiparse en algunos casos impulsando el desarrollo y los cambios sociales.

Recordó que la génesis del matrimonio estuvo vinculada a garantizar la heredad y a perpetuar las clases sociales. Legitimar la visión patriarcal apuntalaba el fuerte poderío del hombre y la supeditación de la mujer.

“Fue tan polémico el divorcio cuando se instauró, como lo puede ser ahora el tema del matrimonio entre homosexuales”, acotó la jurista. También ejemplificó que al ser autorizado el matrimonio entre blancos y negros en 1888 se armó igualmente un gran revuelo, recogido en la prensa de la época.

Por su parte, la doctora Mayda Álvarez comentó al respecto que, de hecho, existen familias homosexuales conviviendo en la cotidianidad del cubano. Son personas, dijo, que han decidido unir sus vidas porque es una opción que tienen, compartimos junto a ellas muy diversas tareas, y la constitución nuestra pretende parecerse cada vez más a la realidad.

Agregó que en el matrimonio, ya sea heterosexual u homosexual lo que no puede faltar es el amor, la comprensión, el respeto, la no violencia, la ayuda mutua, y son cuestiones que deben quedar explícitas en la formulación, opinó.

Este articulo, amplió Álvarez, está siendo coherente con otras cuestiones que hemos debatido como el artículo 40 sobre la igualdad de derechos. “Igualdad no es semejanza, es no discriminación”, enfatizó.

La igualdad es un valor trascendental porque apunta al desarrollo de los seres humanos, de ahí que se constituya en un principio general del derecho, precisó la profesora universitaria y abogada Yamila González. “No solo se trata de una igualdad formal sino de la valoración de la diferencia. Va en contra de los principios que como proyecto social impulsamos hablar solo de matrimonio heterosexual”.

Las expertas refirieron que es responsabilidad estatal garantizar la igualdad y en dicho artículo se da un paso para garantizar los derechos de seres humanos que pueden sentir excluidos por su orientación sexual. No se trata de promover o de incitar a ese tipo de matrimonio, sino de garantizar un derecho, aseguraron.

“La orientación sexual apunta a la orientación del deseo erótico afectivo, no se contagia ni incita a otros a imitarla” dijo la catedrática Álvarez.

Argumentaron a propósito de que el matrimonio es una institución jurídica y también social, que brinda seguridad jurídica a las personas, genera por ejemplo derechos sucesorios, el contenido de los derechos y deberes, el ejercicio de la tutela

La doctora Álvarez enfatizó en el concepto de género y a propósito de la adopción precisó que esta hoy la puede solicitar una persona sola, hombre o mujer. La condición de heterosexual no garantiza el ser responsable con los hijos. De hecho, hay familias heterosexuales donde predomina la violencia doméstica.

Muchos retos, muchas familias

alt

La legalización del matrimonio entre personas homosexuales no es, ni mucho menos, el único reto acerca de las complejidades de los hogares cubanos. Corresponderá luego al Código de familia desarrollar esas particularidades.

Y entre los retos, la profesora Yamila mencionó el tema de la unión consensual, que hoy prevalece en un alto número de hogares, que igual requieren de protección jurídica.

Asimismo, el tema de la no violencia intrafamiliar, también explicitado en el proyecto de Constitución requerirá también de precisiones.

Ambas especialistas coincidieron en subrayar que en la familia, sea de cualquier tipo, lo importante es que existan afectos, valores. Las familias deben valorarse sobre todo no por cómo se componen sino por cómo funcionan.

Cuba Sí

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

15 Comentarios

CAVAFY dijo:

Gran contundencia científica y humana del artículo, le felicito

23 octubre 2018 | 06:45 am
chacal dijo:

no le den mas vuetlas al asunto la voz del pueblo como dice el eslogan de la constitución está diciendo “NO AL MATRIMONIO ENTRE DOS PERSONAS DEL MISMO SEXO” por favor respeten al pueblo.

23 octubre 2018 | 07:46 am
likos dijo:

Interesante articulo. Lo vi en TV aunq no me gusto mucho el dialogo sesgado y la falta de una contraparte a algunas cuestiones de este capitulo. Tampoco se abordaron variantes que menciono el Cro Homero Acosta en su ultimo articulo respecto a algunas propuestas q habilitarian tambien el matrimonio multiple q permitiria a multiples familias en ese estado, posee un estatus legal con los derechos, deberes y atribuciones q ello conlleva. Me gustaria se tocara este punto

23 octubre 2018 | 07:46 am
AD23L dijo:

Hola. Necesito saber si existe algún correo electrónico .cu donde pueda enviar mis propuestas de la Constitución en un documento, que incluye algunas reflexiones. Pues quisiera que ese documento llegará a manos de los compañeros que forman la Comisión encargada de redactar el documento final de la Constitución

Saludos

23 octubre 2018 | 09:57 am
plaff dijo:

¿Refleja el Proyecto de Constitución las realidades de las familias cubanas?
R/A mi entender no se ha reflejado verdaderamente la realidad de la familia Cubana, o bueno me refiero a la familia donde todos somos de la clase “Cubanos de a pie”. Primero debió de analizarse cuales son las causas que propician que esta clase social, que ocupa a más del 70% de la población Cubana exige en cada oportunidad que tiene que se mejoren los salarios, la vivienda, los derechos al descanso en lugares recreativos hasta etc????.. Las familias Cubanas no tenemos economía para sustentar a nuestros padres envejecidos, los que en un momento jugaron un papel importantísimo en la revolución y sin embargo hoy no tienen los alimentos requeridos para esa etapa de la vida y mucho menos una chequera digna de todos los años de trabajo devengados al Estado y al país, hablamos de aquellos que en el 60-70 tenían 20 años y toda su juventud la entregaron al sistema revolucionario desde la trinchera que le tocaba y h

23 octubre 2018 | 12:25 pm
Carlos desde Holguin dijo:

Ante todo: soy jurista. Olvida comentar la doctora que el matrimonio, aunque persiguió en sus orígenes asegurar la herencia, ha ido evolucionando. Pero la familia tiene un concepto más amplio, uno que la define precisamente desde el punto de vista filosófico a que respondemos, el marxista. Recuérdese que el hombre es un ser social, y que la familia, esa familia de que hablamos, tiene un significado social específico. Si una familia no responde a los valores y estereotipos de la sociedad, DE LA MAYORIA DE LA SOCIEDAD, sencillamente carece de valor jurídico a proteger. Si esa familia CARECE DE LA POSIBILIDAD BIOLOGICA de garantizar el desarrollo y perpetuidad del ser social, del ser humano, no hay motivo alguno para defender los derechos de unos pocos, frente a los innegables derechos de la mayoría. No vale proteger la dignidad humana de unos pocos, haciendo superlativo el respeto a la individualidad de unos pocos. NO VA, sencillamente.

23 octubre 2018 | 04:16 pm
Luis H dijo:

La legalización del consumo de mariguana, del uso de armas de fuego, de la prostitución femenina o masculina, del matrimonio entre dos hombres o dos mujeres con permiso de adopción de niños, así como la enajenación de la sociedad, la insensibilidad humana como resultado de la informatización de la sociedad, la corrupción generalizada y otras manifestaciones que se ven en el llamado primer mundo ¿se pueden considerar como resultados del desarrollo? ¿Prejuicios?¿No sería mejor verlas como aberraciones de sociedades decadentes que son necesarias cambiar y que para ello hemos hecho nuestra revolución?
Todo ser humano tiene el derecho de manifestar sus sentimientos siempre y cuando no afecte el derecho de los demás. Nadie tiene derecho a engañar a nadie. Ningún ser humano tiene derecho a disfrazarse de médico, policía, militar, mujer u hombre, si no lo es y engañar a otras personas. Cualquiera puede vestirse como quiera pero no engañar ni mentir.
Las uniones conyugales entre seres de un mismo sexo son derechos humanos y por lo tanto deben ser permitidas. Dos hombres o dos mujeres que formen una unión conyugal son cónyuges pero nunca formarán un matrimonio ni serán marido y mujer aunque quieran o lo diga algún documento legal.
Por eso propongo dejar el párrafo de la familia como está y agregar un párrafo que diga:
“Se permite la unión conyugal entre dos personas del mismo sexo. Los derechos y deberes de los cónyuges serán regulados por las leyes correspondientes.”

24 octubre 2018 | 06:54 am
Alex dijo:

Yo me pregunto: ¿Qué haremos con las personas bisexuales que quizás quieran estar casadas con un hombre y una mujer a la misma vez?¿Tendremos que cambiar el concepto de pareja para respetarle sus derechos? ¿Y los hombres que consensuadamente puedan y quieran estar casados con más de una mujer o viceversa?¿Legalizaremos la poligamia?¿Qué tal si alguno (porque los hay) dice ser feliz con su perrita y que ésta lo es con él y desea casarse con ella?¿Aprobaremos el matrimonio interespecies? Una cosa es el respeto a la libertad individual de cada ser humano y sus derechos y otra muy distinta pretender adaptar la sociedad humana y sus leyes a cada rasgo de diversidad que en ella surjan. Creo que de alguna manera la sociedad debe buscar un modo de hacer extensivos los derechos civiles inherentes al matrimonio heterosexual para aquellas parejas homosexuales que decidan llevar una vida en común sin que ello implique un cambio en la categoría “matrimonio”.

24 octubre 2018 | 12:52 pm
LUIS LOPEZ SOL dijo:

CREO, SIN ANIMO DE OFENDER A LA DOCTORA Y LA MASTER QUE INTERVINIERON EN LA TELE CON RESPECTO AL ARTICULO 68, QUE NO TIENE POR QUE, AUNQUE SEAN LOS DEFENSORES DE LA OPINION OFICIAL, SER LOS QUE SIEMPRE TENGAN LA RAZON EN CADA TEMA A TRATAR. EN CUBA ESTAMOS ALFABETIZADOS HASTA DONDE SE; Y EN LA CALLE HAY MUCHA GENTE PREPARADA, MUCHOS MASTERS Y DOCTORES, Y CIENTIFICOS, CON CRITERIOS BIEN FUNDADOS.

25 octubre 2018 | 06:58 am
Yadiel dijo:

Alex sugiere usted que “de alguna manera la sociedad debe buscar un modo de hacer extensivos los derechos civiles inherentes al matrimonio heterosexual para aquellas parejas homosexuales que decidan llevar una vida en común sin que ello implique un cambio en la categoría ‘matrimonio’.”

Adoptar tal sugerencia, supone dar un trato de segunda categoría a las personas no heterosexuales, solo por prejuicios, mitos y estereotipos. Ningún estudio científico de rigor avala establecer tal división.

De ser tomada en cuenta su propuesta tendríamos dentro del ordenamiento jurídico del país dos instituciones con el mismo fin, solo que una (el matrimonio) aplicaría para los heterosexuales y otra aplicaría para las personas no heterosexuales. Si eso no es discriminación, ¿qué cosa es?

25 octubre 2018 | 01:15 pm
Yadiel dijo:

Alex la aprobación del artículo 68, implica extender el matrimonio a las parejas no heterosexuales. Sin que ello suponga restarle derechos a las parejas heterosexuales ni modificar los efectos que se desprenden de la formalización del matrimonio.

En el orden personal considero que el matrimonio implica mucho más que asumir responsabilidad es con el mantenimiento del hogar y la crianza de los hijos. Pero, salvo que ahora será entre dos personas, los párrafos siguientes se mantuvieron invariables.

Una vez aprobada la nueva Constitución, las personas bisexuales podrían casarse con hombres y mujeres indistintamente , solo que no podrían estar casadas con dos personas al mismo tiempo. Antes de contraer un nuevo matrimonio deberán divorciarse.

25 octubre 2018 | 01:17 pm
Yadiel dijo:

Alex en Cuba como en la mayoría de los países del hemisferio occidental, se penaliza a las personas que contraen matrimonio con más de una persona. O sea, se privilegia/legi tima un modelo de relaciones afectivo-sexual es que se basa en el ideal de exclusividad sexual o monogamia.

¿Si es correcto o no penalizar la bigamia? Es un debate que supera al matrimonio en sí mismo. Navegue un poco y verá que hubo periódos en la Antigua Roma en que no se penalizaba la bigamia. Se sorprenderá incluso con lo que encontrará en la Biblia, dado que Samuel el último profeta del pueblo de Israel, es hijo de Elcaná con Ana. Sin embargo Elcaná practicaba la poligamia y también mantenía relaciones con Penina. No en todos los periódos históricos ni en todas las regiones del mundo se ha penalizado la bigamia, aún cuando las personas se unen en matrimonio. Le propongo que revise las leyes de algunos países de África o Asia del Sur.

25 octubre 2018 | 01:18 pm
Yadiel dijo:

Alex la última de sus preguntas es poco seria, pero intentaré aclararla. Ninguna especie, salvo la homo sapiens está en capacidad de consentir. Requisito indispensable para contraer matrimonio.

25 octubre 2018 | 01:19 pm
Yadiel dijo:

Chacal el pueblo a expresado sus puntos de vista , a favor, en contra o con dudas. Llegado el momento la Asamblea Nacional decidirá sobre el artículo 68, con estricto apego a la ciencia y los instrumentos de derechos humanos firmados por el país.

Reconozco que a nivel social se debe continuar trabajando pues el proceso de consulta popular ha demostrado cuánto queda por hacer en Cuba para deconstruir mitos y prejuicios. Las opiniones vertidas por la población en muchos casos son el resultado del desconocimiento y no están amparadas en los resultados de investigaciones científicas.

25 octubre 2018 | 01:23 pm
Yadiel dijo:

Carlos dice usted ser jurista. Que pena. Considera, además, que la pareja del mismo sexo no tiene valor jurídico a proteger porque “CARECE DE LA POSIBILIDAD BIOLOGICA de garantizar el desarrollo y perpetuidad del ser social, del ser humano”. Se ha preguntado alguna vez:

¿Para qué se casan dos personas heterosexuales infértiles, si no procrean?

¿Para qué se casan dos personas heterosexuales de más de 45 años si ya pasó su edad fértil y no procrean?

¿Para qué se casan dos personas heterosexuales que no desean tener hijos?

¿Sugiere usted que a todas esas personas heterosexuales se les niegue el derecho al matrimonio?

Lamento contradecirlo, pero las mujeres lesbianas tienen plena capacidad reproductiva (vagina, útero, ovarios, trompas de falopio…) y deseos de tener descendencia. Del mismo modo en que la pareja heterosexual infértil accede a técnicas de reproducción asistida, ellas deberían acceder. Solo que personas con prejuicios como usted lo impiden.

25 octubre 2018 | 01:29 pm