La eticidad en el centro de todo

Lea más de: , , , , ,

9158fb3c845f731edfc2e2cc2cb5f194

Por Harold Bertot Triana*

El ideario de José Martí no pocas veces ha sido encuadrado “a secas” como expresión de un “iusnaturalista” o de un “socialista”, o caracterizado sin más en ese infinito mundo de las definiciones políticas como un “demócrata revolucionario”. Ante esto parece lógico esgrimir una conclusión inicial: el ritmo con que latieron sus ideas no permiten ser moldeadas con absoluta uniformidad en ninguna de las corrientes de su época, so pena de perder importantes matices en la conformación de su ideario político y social.

Las razones de estas constantes aproximaciones o asimilaciones de su pensamiento a tendencias o credos filosóficos disímiles, tiene que ver con que todas ellas tienen el punto de conexión, el centro de gravedad, en la ética rectora de lo mejor del pensamiento cubano del siglo XIX incorporada en Martí, que hace traspasar, o sirve de gancho, en la integración de todas ellas a su pensamiento, y que posibilita a su vez que ese pensamiento pueda “amoldarse”, o que pueda ser asimilado por toda creencia o pensamiento que tenga en el centro de su reflexión al hombre y su emancipación. Ninguna de ellas aparece en la lógica de ideas colocadas una al lado de otras, como pueden estar libros sin orden, coherencia y sentido en largos estantes. Sólo así –entiendo-  debe comprenderse que en algún momento Cintio Vitier advirtiera que en Martí había ecos de estocismo, neoplatinismo, hinduismo, etc.

Este posicionamiento ético es la médula espinal de un método para elegir, entre todas las tendencias, credos y filosofías, las posiciones éticas y morales que podían integrarse o ser coincidentes en su perspectiva de liberación humana. Por ello no es una ética abstracta, nacida de un sujeto cabalgando sobre las palpitaciones de su tiempo. La construye, y fortalece, frente a las crudas realidades del colonialismo, la esclavitud, la explotación del obrero. Es hija y expresión de una condensación, que en un fecundo hemiciclo histórico, capta toda la perspectiva liberadora del siglo XIX, al compás en que sus profundas cavilaciones la toman a ella para develar en la diversidad de variantes políticas, filosóficas y sociales, los lados más oscuros que las secundaban, las lumbres que más resaltaban de sus entraña, y las más notorias peculiaridades que enriquecían la condición humana. Es en esta línea que hay que entender su valoración del pensamiento filosófico y político de hombres como Krause, Marx o Henry George.

Si bien su pensamiento político se fraguó en las ideas dominantes del liberalismo, que proclamó solemnemente los derechos del hombre, la igualdad y libertad, no lo fue ni un tanto de aquel liberalismo en la variante discriminatoria que representaban hombres como Benjamín Constant, Fustel de Coulanges, y otros, a mediados del siglo XIX. Desde entonces, hasta que aquella bala injusta, que al decir del gran Juan Ramón Jiménez, como toda bala injusta “venía de todas partes feas y de muchas siglos bajos”, diera con su muerte prematura el 19 de mayo de 1895, se debe entender todo su proyecto de liberación desde una eticidad que enfocó la cuestión social y la subversión de formas, en el camino de situar al hombre de una vez y para siempre en la senda de su redención, sin sombra de menoscabo a su dignidad. Es así que sólo se puede entender la eticidad en Martí, y como está en el centro de todo.

* Jurista. Miembro de la Junta Nacional de la Sociedad Cultural José Martí

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

2 Comentarios

@yenifo dijo:

Me encantó este artículo, muy cierto todo el tema. Más para conocer a nuestro Martí. Gracias Razones…

23 mayo 2016 | 04:10 pm
Rosa dijo:

Agradecidos por su comentario, siga siempre nuestro Sitio que lo actualizará sobre las verdaderas razones de nuestro país. Saludos

23 mayo 2016 | 05:31 pm