LA CRISIS HUMANITARIA SIN PRECEDENTES QUE DEJA LA GUERRA EN YEMEN

Lea más de:

Desde hace el 26 de marzo de 2015, hace cuatro años ya, los gobiernos de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Sudán y Bahréin -bajo el auspicio y apoyo directo de los EEUU- están llevando a cabo una masiva campaña de bombardeos en Yemen, destruyendo así de manera deliberada infraestructuras esenciales para la supervivencia de 28 millones de yemeníes, lo que constituye a todas luces un crimen de guerra.

El grupo de investigación Yemen Data Project contabiliza y analiza el número de bombardeos que, desde 2015, la coalición emiro-saudí ha desplegado contra la población y el territorio yemeníes: al 28 de febrero de 2019, un total de 19 mil 278 bombardeos han dado lugar, mientras que el 30% de ellos han apuntado a objetivos civiles como granjas, mercados, barcos de pesca, etc.

Los objetivos de los bombardeos se han centrado en tres áreas esenciales de la vida de cualquier país, pero que la coalición saudí-emiratí decidió erradicar a la fuerza:

  • Militares: 4 mil 250
  • Sector alimenticio: 1 mil 140
  • Zonas residenciales: 1 mil 883

Las consecuencias de estos bombardeos masivos son notables, aunque no para los medios corporativos y políticos de Occidente: el poder fuego emiro-saudí ha provocado que Yemen experimente la crisis humanitaria más grave del mundo, y quizás de la historia moderna. Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el 80% de la población yemení necesita ayuda humanitaria urgente y sus funcionarios han sido enfáticos en que “no hay justificación para la carnicería que se vive en Yemen“.

¿SE VIVE EN YEMEN?

Es una estrategia de exterminio el que lleva a cabo la coalición apoyada por Occidente, cuyas principales armas son el hambre y el fuego, puesta en marcha gracias a las armas y vehículos militares vendidos por los Estados Unidos y Francia, principalmente (aviones, bombas de guiado láser, navíos). Asimismo, el apoyo diplomático que aquéllos países dan a los gobiernos monárquicos de Arabia Saudí es vital.

Al comienzo de la campaña militar, 10 eran los países que formaron la coalición como presión militar contra los hutíes, facción política y armada que dio un golpe de Estado al gobierno que las petromonarquías del Golfo apoyaban. Desde entonces, el apoyo ha sido más diplomático y logístico que militar del resto de gobiernos.

  • Los bombardeos han destruido 659 granjas desde 2015, todas en el noroeste de Yemen en control total de los hutíes, en el marco de la estrategia de hambre.
  • Según la FAO, la tierra cultivable cubre solo el 3% del territorio. Solo el 1% de estas tierras son cultivadas permanentemente.
  • La mayoría de la población yemení vive en zonas rurales y montañosas. El 70% de ellos dependen de los mercados locales para sus necesidades alimenticias. La coalición ha bombardeado 218 mercados alimenticios desde 2015.
  • 1.8 millones de niños sufren desnutrición aguda y cada día unos 400 mil se enfrentan a la desnutrición aguda grave (noviembre 2018).
  • Cada año mueren 30 mil niños por malnutrición y cada 10 minutos por enfermedades que se pueden prevenir fácilmente (noviembre 2018).
  • El 79% de la población es pobre en comparación con el 49% de 2017, es decir, 30% entró en ese estrato social.
  • El PIB per cápita ha disminuido un 61% en los últimos tres años.
  • El 60% de la población, unas 18 millones de personas, no tienen garantizada su alimentación de forma regular.
  • Cerca de 8.4 millones de personas no saben cómo conseguir su próxima comida.
  • Menos del 50% de los servicios sanitarios funcionan.
  • El 18% de los distritos no cuentan con médicos.
  • El 56% de la población, alrededor de 16 millones de personas, no disponen regularmente de atención sanitaria básica.
  • El 55% de la población no tiene habitualmente acceso a agua salubre e higiene básica.
  • El 73% de la población no cuenta con acceso a agua corriente potable.
  • El 25% de la población, 7.5 millones de personas, necesitan apoyo nutricional y el 50% de los niños sufren atrofia.
  • Alrededor de 2.9 millones de niños y mujeres padecen malnutrición aguda; el número de niños que la sufren ha aumentado hasta el 90% en los últimos tres años.
  • El 48% de las mujeres son analfabetas.
  • El 25% de los niños no están escolarizados.
  • El 11% de las escuelas han sido destruidas o se utilizan para otros fines.
  • El 44% de los matrimonios en los distritos más afectados implican a niñas menores de 15 años.
  • Menos del 50% de los partos son atendidos por personal sanitario cualificado.
  • Han sido desplazados 2 millones de personas, el 76% de las cuales son mujeres y niños.
  • Un (1) millón de personas ha regresado a sus zonas de origen.
  • Cerca de 1.25 millones de funcionarios no perciben salario.
  • Los precios de los alimentos básicos han aumentado hasta el 98% y el carburante hasta el 110% en los últimos tres años.
  • En las zonas más afectadas, la tasa de desempleo ha alcanzado el 50%.

Los datos son de la ONU y Yemen Data Project, que este último también afirma que las bajas civiles alcanzan la cifra de más de 17 mil 900 por los bombardeos, más de 8 mil 300 de muertos entre ellos y más de 9 mil 500 heridos. En un total de 19 mil 600 bombardeos desde 2015 hasta hoy.

Llama la atención los números de objetivos bombardeados: más de 6 mil 700 militares, más de 6 mil 200 no militares y más de 6 mil 600 objetivos desconocidos.

Todos los datos sólo son una traducción estadística de la crisis humanitaria yemení fabricada por la guerra que impusieron a una población con amplio apoyo del “mundo libre”. Los precedentes de las intervenciones militares contra la exterminada Yugoslavia, Iraq y Libia son muestra suficiente de que los crímenes de guerra producen consecuencias mortales.

Yemen es hoy la víctima más evidente y silenciada del mundo, en un rincón geográfico poco apreciado por los países del “primer mundo” de manera adrede. Pero en la mira se encuentran otras naciones como Venezuela, en donde también se ha intentado fabricar una crisis humanitaria a base de bloqueos, embargos y sabotajes a sus infraestructuras vitales.

Valga el ejemplo yemení como muestra de lo que son capaces aquellos que imponen guerras a la fuerza.

Misión Verdad

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.