#JoséMartí y Heredia, ramas de un mismo árbol

Lea más de: , ,

0e29a7d65e9e28abf7403e33a25115ec

1803-39 Jose Maria Heredia fAl poeta José María Heredia y al Héroe Nacional José Martí (1853-1895) los unen varios afectos, primero porque ambos nacieron en Cuba, y segundo, al arroparlos con su manto un México donde encontraron amor, amistad y sus talentos florecieron.

En sus creaciones artísticas le cantaron a la naturaleza y a sus ideales independentistas, donde predominó el fervor y en muchos momentos la nostalgia por la Patria lejana.

Los dos fueron políglotas: Heredia sobresalió por sus profundos conocimientos del latín, francés, italiano e inglés.

De este último tradujo las novelas “Waverly”, del escocés Walter Scott, y “The Epicurean”, del irlandés Thomas Moore.

La vida de Heredia fue corta, la tuberculosis la segó con tan solo 35 años, que se distribuyó en poco más de seis en Cuba, cinco y medio en Venezuela, dos en Santo Domingo, algo más de cuatro en la Florida y 16 en México.

Mientras, Martí solo alcanzó los 42 años, vida trunca en combate el 19 de mayo de 1895 en los campos de Cuba, aunque desde su salida de prisión en plena adolescencia comenzó a arrastrar diversos problemas de salud.

También es Heredia el poeta que canta al amor, a la familia, a la naturaleza, que reflexiona en poemas filosóficos o históricos y es el bardo del célebre “Niágara” y “En el Teocalli de Cholula”, este último un detalle del México en que vivió.

Escrito en 1820, describe la impresión recibida por Heredia al conocer la pirámide de Cholula, en el estado de Puebla.

Con apenas 20 años, José María participa en Cuba en la Conspiración de los Rayos y Soles de Bolívar. Descubierta esta, es condenado a muerte -pena que se conmuta por el destierro- y viaja a los Estados Unidos.

De sí mismo escribirá Heredia: “El torbellino revolucionario me ha hecho recorrer en poco tiempo una vasta carrera, y con más o menos fortuna, he sido abogado, soldado, viajero, profesor de lenguas, diplomático, periodista, magistrado, historiador y poeta a los 25 años”.

En 1836 logra regresar a Cuba pero su estancia durará unos tres meses. Desalentado vuelve a México donde muere, en mayo de 1839.

“Primer poeta de América” lo llamó Martí y aunque nacido en Cuba, pasa la mayor parte de su vida en México y allí realiza la mayor parte de su obra.

Fue un niño precoz: leía a los clásicos griegos y latinos desde muy temprana edad, tradujo al poeta Horacio a los ocho años, y compone su oda “En el Teocalli de Cholula” apenas a los 16 años.

Coincide que en uno de sus regresos a México volvía con 22 años, la misma edad de Martí cuando llegó por primera vez, el 8 de febrero de 1875, a Veracruz procedente de Europa después de haber sido desterrado en España.

Arriba Martí México a los pocos días de la muerte de su querida hermana Ana (5 de enero), discípula y al parecer novia del pintor michoacano Manuel Ocaranza y pretendida, sin éxito, por el entonces muy joven estudiante de medicina coahuilense Venustiano Carranza.

El 10 de febrero llega en tren a la Ciudad de México por la antigua Estación de Buenavista, donde le esperan sus familiares.

LEGADO LITERARIO

Heredia dejó una huella perdurable en la prensa del país, pues colaboró en importantes periódicos como El Águila mexicana y El Federalista, El Sol, la Gaceta de México y El Indicador de la Federación, entre muchos otros.

También dirigió alguno oficial como el Diario del Gobierno de la República Mexicana y fue editor de varios periódicos y revistas, tanto oficiales como privadas.

Utilizó varios seudónimos y fue considerado como el primer escritor romántico hispanoamericano por muchos críticos, y por algunos otros como el iniciador del romanticismo en la lengua española.

En tanto José Martí, en su temprana adolescencia dijo, “cuando tenía yo 13, revolvía con cierto desembarazo The American popular lessons, e intenté la traducción del Hamlet”.

“Como no pude pasar de la escena de los sepultureros, y creía yo entonces indigno de un gran genio que hablara de ratones, me contenté con el incestuoso A Mistery de Lord Byron”.

Nace Heredia en la oriental provincia de Santiago de Cuba el 31 de diciembre de 1803 y muere en Toluca, capital del Estado de México el 7 de mayo de 1839, aunque algunos textos señalan que falleció en la Ciudad de México.

Ve Martí las primeras luces en La Habana, Cuba, y es enterrado en la provincia natal de Heredia.

La vida de José María Heredia es uno de los temas principales de la obra del escritor cubano Leonardo Padura La novela de mi vida publicada en 2002.

Acá Martí encontraría el respaldo de Manuel Antonio Mercado, su amigo del alma hasta los últimos instantes de su vida.

Los primeros artículos periodísticos de Martí en México los publica en la Revista Universal, situada frente a la Plazuela de Guardiola, donde hoy se levanta la Torre Latinoamericana, con el seudónimo de Orestes.

En la misma revista publica un poema dedicado a la muerte de su hermana y una traducción de Víctor Hugo (Mis hijos). Inmerso por completo en la vida intelectual y artística mexicana, estrena con gran éxito en el Teatro Principal su obra “Amor con amor se paga”.

Conoce a la actriz Rosario de la Peña, de quien también estuvo enamorado el mexicano Manuel Acuña, y a quien cortejó, sin resultado. En ese momento, ella tenía 27 años y Martí 22.

En México conoce en 1876 a la camagüeyana Carmen Zayas Bazán, de la que se enamora y con quien se compromete en matrimonio, y después de un breve viaje a La Habana bajo otro nombre para eludir la vigilancia de las autoridades españolas que lo habían desterrado, va hacia Guatemala.

Finalmente regresa a México para casarse con Carmen en el Sagrario Metropolitano, el 20 de diciembre de 1877, donde medio siglo antes había contraído matrimonio el cubano José María Heredia con la mexicana Jacoba Yáñez.

En una velada de la Sociedad Literaria Hispano-Americana abril de 1891 pronuncia un encendido discurso en defensa de México. Vuelve por tercera y última vez a México en 1894, para promover apoyos a la causa de la independencia cubana.

El recuerdo de México y su gente lo acompaña hasta sus últimos momentos y cuando muere en combate en Dos Ríos, deja entre sus papeles la carta inconclusa que le enviaba a su gran amigo Manuel Antonio Mercado, la cual se considera como su testamento político.

El Autor del drama “Abdala”, de los “Versos sencillos”, de la novela “Amistad funesta” (escrita en 1885 bajo el seudónimo de Adelaida Ral) y del poemario “Ismaelillo”, se alza desde sus primeros textos como un excelso escritor.

Además de sus tres estancias de distinta duración, hay referencias Las ruinas indias, dos relatos incluidos en “La Edad de Oro”, publicada en Nueva York.

El legado de José Martí permanece en México, ya que son numerosas las bibliotecas que llevan su nombre y un importante centro cultural en la céntrica Alameda en la capital está dedicado a su memoria. Allí se alza una hermosa escultura de cuerpo entero y aparece también como figura central en el mural “Paseo en la Alameda”, de Diego Rivera.

Varias universidades mexicanas establecieron Cátedras Extraordinarias dedicadas a la memoria del prócer y escritor cubano.

Las vidas de José María Heredia y José Martí, donde incluso confluyen los nombres, tuvieron diversas similitudes, en particular sus vivencias personales en México y como lo que fueron, dos grandes exponentes de la literatura, son reconocidos en el país donde encontraron abrigo.

Portal José Martí

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.