Internacional de los Derechos Humanos: ¿Guerra Fría o guerra de cuarta generación?

Lea más de: , , , , , , , ,

Por M. H. Lagarde

Otra vez contrarrevolucionarios, financiados y orientados desde el exterior, tienen planes de realizar acciones provocadoras en lugares públicos con el propósito de establecer matrices de opinión y trasladar la imagen al mundo de que Cuba es un país que reprime el libre pensamiento y viola los derechos humanos.

Durante los últimos meses, reportes de prensa han informado sobre el ir y venir de conocidos “activistas” de los derechos humanos entre los que figuran el famoso huelguista Guillermo Fariñas, el dueño de la mansión en Miramar, Antonio Rodiles, y las multipremiadas Berta Soler y Yoani Sánchez.

No es casual que entre los destinos más recurrentes de estos personajes estén Europa y Estados Unidos donde han visitado instituciones que sirven como tapaderas de agencias del gobierno estadounidense como People in Need, en Chequia, la Fundación Lech Walesa, en Varsovia, la Fundación Nacional Cubano Americana, en Miami, entre otros.

En estos lugares los llamados opositores han sido entrenados en técnicas de luchas no violentas sacadas de los manuales de la CIA,  como las utilizadas recientemente en países del medio oriente donde, como se sabe, el desenlace de la puesta en  práctica de tales teorías no han tenido precisamente un final pacífico.

Informaciones filtradas apuntan que las acciones que para este 10 de diciembre, día de los derechos humanos, tienen programadas organizaciones como Las Damas de Blanco y UNPACU,  consisten  en  buscar un enfrentamiento directo con las autoridades, mediante la violencia para posteriormente posar como víctimas de la represión. De igual modo, los contrarrevolucionarios tienen planeado también difundir propaganda contra el gobierno y sus principales dirigentes.

El plan contempla además la utilización de las redes sociales para denunciar las supuestas violaciones de los derechos humanos y  alentar de ese modo nuevas campañas mediáticas contra Cuba.

Entre los motivos de la última escalada se encuentran el que facciones ultraderechistas como la FAES, fundación dirigida por el ex presidente José María Aznar, y congresistas de origen cubano en Estados Unidos, aprecien con preocupación los cambios que acontecen en la Isla, así como una posible suspensión, por parte de la Unión Europea, de su política común hacia Cuba.

Además de la Guerra Fría, que aún se mantiene de forma exclusiva contra Cuba, el gobierno de Estados Unidos pretende ahora provocar en la Isla un cambio de sistema a través de las estrategias de la llamada guerra de cuarta generación basada en campañas mediáticas, operaciones sicológicas, espionaje y el uso subversivo de las redes sociales.

Demás está decir que después de medio siglo de resistencia a agresiones de todo tipo, el pueblo de Cuba sabrá responder, con la fuerza moral que le infunde la verdad, a estos nuevos intentos de desestabilización, sean de la generación que sean, lo mismo en la web que en las calles.

Tomado del Blog Cambios en Cuba

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.