Historias para un libro infinito

Lea más de: ,

Por Anabel Madiedo Oropeza*

El libro más gordo que se haya publicado, consta en los Records Guinness, es de 322 mm y contiene todas las historias que Agatha Christie escribió sobre Miss Marple, 12 novelas y 20 historias cortas. El volumena, además, cuenta con 4 032 páginas y pesa poco más de 8 kilos.1

Variados son los temas para escribir y variadas son las maneras, pero un libro infinito llegaría a manos de los lectores, si se contaran las historias vividas por cada uno de los colaboradores cubanos de la salud que en el mundo han dejado una huella imborrable de amor y humanismo.

El 23 de mayo de 1963 comenzó la larga historia de entrega solidaria de Cuba con otras regiones2. Hace ya más de 5 décadas, y si cada uno de los profesionales de la salud escribiera para un mismo libro, todas las experiencias acumuladas, no habría otro que lo superase en contenido, ni en número de páginas.

000055426

Consta en un artículo que Cuba tiene la mayor cifra del mundo de médicos por cada mil habitantes: 7,7. Serían 5,4 restando los 25.000 cooperantes, algo a tener en cuenta por quien teórica y valientemente se decidiera a escribir tal libro. De hecho, tendría que ser un gran escritor y saber recrear los hechos con una narrativa a la altura de los sentimientos humanos más sublimes.

Me atrevo a decir, sin tener el más mínimo conocimiento de cómo hacerlo y solo la motivación de las experiencias vividas por mis colegas y por mí, que este libro puede escribirse por capítulos, o por subtemas que podrían iniciar con los sentimientos que cada cual percibe ante la separación de sus seres queridos, tristeza, añoranza, dolor; o por esa sensación de estar como el pez fuera del agua al llegar a un lugar muy lejano y totalmente desconocido; o por conocer a nuevos colegas provenientes de otras provincias o ciudades de nuestra querida isla caribeña hasta llegar a establecer con ellos una relación afectiva familiar.

Un segundo capítulo que recogería el “choque” con una cultura diferente, las disímiles maneras de establecer el puente comunicacional con esos seres humanos que muchas veces nos ven como extraños o agresores de sus espacios y vidas, ya sea porque somos desconocidos y hablamos idiomas diferentes o porque los enemigos de la Revolución Cubana se encargan de desvirtuarnos cual vampiros que les chuparán la sangre o comunistas que les lavarán el cerebro.

El tercer capítulo y probablemente el más grande abarcaría las historias de vidas salvadas, de sonrisas ante la salud recuperada, los esfuerzos para trabajar en severas y riesgosas condiciones, ya sea por el clima extremo o por los riesgos de contagiarse con enfermedades muchas veces nunca antes vistas por los colaboradores.

Mucho tendría para contar: las largas caminatas por angostos y peligrosos trayectos de selvas y montañas en busca de personas que jamás han visto a un médico; darse cuenta de cómo nos esperan muchas personitas que parecen salidas de libros de aventuras o de historia continental, todos emocionados; ,los servicios de un estomatólogo con su sillón dental móvil; las vacunas administradas; los medicamentos gratuitamente entregados; el cacique; el jefe de la aldea; el plato de comida que te parece un remedio y después se convierte en la comida predilecta; el río que se ve desde lo alto mientras el equipo de profesionales sube o desciende del lugar recóndito donde tantas personas comienzan a quererte.

También pudiera contarse sobre el parto de una mujer que esperó mucho tiempo o no tuvo acceso a un hospital para recibir a su hijo; el dinero que da el profesional a una madre para comprar una dipirona y bajar la fiebre de su hijo, porque en el centro de salud no hay y cruzando la calle, la farmacia privada solo se la entrega si lleva el dinero antes.

Podría convertirse en historia el almuerzo que deja el colaborador sin haber terminado o su merecido descanso porque lo llaman del hospital ante la llegada de un paciente herido de bala y solo el cirujano y el anestesista cubano están dispuestos a trabajar a cualquier hora y ante cualquier urgencia. Y eso sí, porque su compromiso es moral, de una concepción altruista, humanitaria, solidaria, como solo un país: Cuba.

Un cuarto capítulo que pudiera ser dedicado al momento de la despedida de ese suelo y de ese pueblo que los recibió con muchos temores y después no los olvida, el sentimiento encontrado que emana de la alegría de saber que se regresa a la patria, a la familia, al barrio, a los amigos y colegas de trabajo, con ese otro sentimiento de que deja atrás una parte de su vida, muchos nuevos amigos y familias y una segunda o tercera patria.

El capítulo final recogería cada reconocimiento recibido por estos colaboradores, ya no en el plano personal sino en el de la colectividad, los índices de salud mejorados, las muertes maternas o infantiles evitadas, la visión recuperada como un verdadero “milagro”, la epidemia controlada, los premios alcanzados por nuestro país, esa pequeña isla de hombres y mujeres de bien que aprendieron a ser solidarios y más humanos gracias a un hombre llamado Fidel, que cumplió con su compromiso de educar, instruir, dar equidad y que lo logró, que nos hizo ricos al poder ofrecer al mundo esos conocimientos sustentados en la conciencia revolucionaria, a través de cada una de las misiones internacionalistas de la salud cubana.

Definitivamente estimados lectores, sin saber cómo se escribe un libro puedo acreditar que estas serían historias para un libro infinito.

*Médico internacionalista cubana

Referencias Bibliográficas

  1. https://libros.cienradios.com/5-record-guinness-sobre-libros/
  2. http://www.juventudrebelde.cu/internacionales/2015-06-17/primera-mision-medica-internacionalista-de-cuba/
  3. http://cubainformacion.tv/index.php/sociedad/64400-cuba-tiene-la-mayor-cifra-del-mundo-de-medicos-por-cada-mil-habitantes-77-54-restando-los-25000-cooperantes43
  4. http://www.granma.cu/cuba/2014-03-25/cuba-tiene-medicos-por-todo-el-mundo

 

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

5 Comentarios

eduardo dijo:

Felicidades a todos los médicos por la labor que hacen día a día lejos de su familia y seres queridos

26 febrero 2018 | 01:42 pm
jorge dijo:

Felicidades a todos los medicos, que cada día hacen realidad lo soñado por Fidel, en cualquier parte del mundo, cuba seguira siendo solidaria con el mundo. para todos ustedes hermanos y hermanas de la medicina cubana, gracias por hacer del mundo, un mejor lugar, esten dentro o fuera de la isla bella, ustedes serán la razón de la existencia humana. abrazo.

26 febrero 2018 | 03:07 pm
Bárbara Hernández dijo:

Excelente artículo de la Dra. Anabel. Si se contaran las experiencias vividas por nuestros médicos cubanos en cada rincón del planeta donde ha sido necesaria su presencia no tendría final el libro. Su esencia sería el amor y la necesidad de lograr el alivio humano y devolver sonrisas. Con orgullo infinito podemos decir que sería una historia de amor y entrega sin fin.

26 febrero 2018 | 03:17 pm
LuisG dijo:

Anabel Madiedo Oropeza segundo artículo de tuyo que leo. Me felicito porque al elegir leerlos he disfrutado mucho y he aprendido un poco más sobre los muchos aportes de tu país al mundo.

Sin duda sería un libro como lo describes pero, ante la imposibilidad o enorme esfuerzo que requeriría, propongo que se escriba uno donde se narren vivencias que representen a ese ejército de la salud que recorre los lugares más recónditos para socorrer a los desamparados.

El año pasado un grupo de ustedes estuvo en el estado de Oaxaca, Mx socorriendo a mis compatriotas que resultaron afectados por los terremotos ocurridos en varios lugares del estado. Grande fue el reconocimiento a la labor desempeñada, pero por grande que fuera no alcanza para demostrar lo mucho que apreciamos tan loable esfuerzo; los habitantes, algunos medios de comunicación y en las redes sociales manifestamos nuestro agradecimiento y admiración. Gracias personal médico, gracias Cuba.

27 febrero 2018 | 11:49 pm
Ernesto Cubano dijo:

Anabel, tu escrito es finalmente hermoso, lleno del humanismo que encarna la solidaridad y la hermandad entre los pueblos, muchas gracias por tu labor en favor de los humildes de la tierra.

1 marzo 2018 | 09:41 pm