Es un honor trabajar en esta casa

Lea más de: , ,

Por Cinthya García Casañas, estudiante de Periodismo

Cada 28 de enero la casa que antiguamente fuera el número 41 de la calle Paula, hoy Leonor Pérez número 314 se viste de gala para conmemorar el natalicio de José Martí. Con motivo del 163 aniversario de este hecho intercambiamos con sus trabajadores, algunos de los cuales le han dedicado más de tres décadas a esta institución.

foto 1

Casa Natal de José Martí, en restauración desde el pasado septiembre, abrirá sus puertas al público este 28 de enero para conmemorar el 163 aniversario del natalicio del Apóstol.

Estela Bueno Alberni, quien lleva cerca de 31 años trabajando como bibliotecaria, colabora además con los proyectos culturales que se llevan a cabo en la Casa Natal.

De las labores que ha estado desempeñando desde el año 1985 en que se incorporó al centro rememora:

“He colaborado en las visitas dirigidas e imparto el Taller de vida y obra de José Martí. Este proyecto empezó como un círculo de la biblioteca, pero después se fue ampliando porque los niños querían detalles de la vida y obra del maestro. A esta actividad se vinculan niños desde cuarto a sexto grado de diferentes escuelas, aunque ahora, principalmente, trabajamos con la escuela Mariano Martí –acotó Bueno Alberni.

De su experiencia de intercambio con el público relató:

“Las personas que vienen aquí quieren saberlo todo de Martí. Mi trabajo es bastante amplio, incluye la búsqueda de información, tanto automatizada como consulta de referencias, así como los préstamos externos e internos de los fondos de la biblioteca que cuenta con más de mil 500 ejemplares”.

Ya tenía Estela una larga práctica en relación con su profesión, “antes de trabajar aquí yo era directora de la Biblioteca Municipal José Maceo, en Songo La Maya; luego al venir a vivir para La Habana me consiguieron un trabajo aquí y es un honor trabajar en esta casa, por todo lo que significa Martí para nosotros”.

“Desde el inicio de mi trabajo como bibliotecaria en la Casa Natal me sentí muy motivada, pues el mismo público con las preguntas que hacen, con las cosas que quieren saber sobre Martí, te obligan a investigar y profundizar, cada día más, a consultar más fuentes bibliográficas para poder dar un servicio eficaz a los usuarios”, alega Bueno Alberni.

foto 2

La bibliotecaria Estela Bueno Alberni porta con orgullo la réplica del anillo que la madre de Martí le mandó a hacer de un eslabón de la cadena. Esta es otorgada por parte de la Asociación Cultural José Martí.

Sobre el contacto con el público y la vinculación con los mismos expresó además:

“Aquí las vivencias son muy grandes porque los niños vienen buscando a Martí. Los niños quieren ver a Martí cuando vienen al museo y eso nos enorgullece, porque ellos piensan que Martí está vivo, y lo está para nosotros con sus ideas”.

En la Casa Natal de José Martí también dedican tiempo a la preparación de sus futuros relevos.

Según Estela Bueno, los niños se motivan mucho con esos encuentros e incluso algunos se atreven a dar las explicaciones de todas las salas del museo en su preparación como guías.

Para Margarita Premier Núñez, veladora del centro, la labor de la bibliotecaria es excelente.

“Ella es la encargada de orientar los trabajos prácticos y con su exquisita preparación atiende las necesidades de cualquier persona que venga buscando información. Desde la Casa Museo nosotros, guías y veladores, le enviamos a los muchachos para acá para que los ayude; porque así funcionamos aquí”.

“Un aspecto muy característico de este lugar –señaló – es que todos trabajamos unidos. Los especialistas, las bibliotecarias, los guías y veladores nos unimos en un esfuerzo mancomunado para llevar a cabo la noble tarea”.

Del funcionamiento del centro agregó:

“Las diferentes instalaciones forman parte del Complejo Cultural Casa Natal, donde está el museo, la biblioteca, el parque, en este último se realizan actividades políticas, ideológicas y culturales. Allí se hacen condecoraciones y los niños de la escuela Mariano Martí realizan los matutinos los días de efemérides señaladas. También hacen actividades de teatro con representaciones como Abdala, que lo han montado varias veces. Otra de las áreas que conforman este centro es la Sala de Exposiciones transitorias”.

Una de las actividades que, a decir de Margarita Premier Núñez, merecen la pena resaltar son las que se hacen con los abuelos. “En esta acción tan bonita nos vinculamos todos museólogos, veladores, guías, etc. Primero se le da un desayuno y luego pasamos al matutino. De ahí, realizamos un recorrido por el museo, donde se les explica las diferentes salas con las etapas de la vida del Apóstol, desde el nacimiento de Martí hasta su caída en combate. Ellos quedan muy admirados”.

foto 3

Varias obras de artistas cubanos de la plástica, que reflejan su visión del Apóstol, descansan en las paredes de la Biblioteca Fermín Valdés Domínguez.

Varias obras de artistas cubanos de la plástica, que reflejan su visión del Apóstol, descansan en las paredes de la Biblioteca Fermín Valdés Domínguez.

 

Un proyecto de la Oficina del Historiador de La Habana, aunque no exclusivo de la Casa Natal se realiza allí:

“Desde el año 1994, que formamos parte de Patrimonio, hay en el centro un aula-museo, donde los niños dan clases con su maestra de la escuela y después nosotros, los especialistas, tres veces a la semana, le hablamos sobre la vida de Martí. Los alumnos a la vez que reciben clases de todas las asignaturas se documentan de la historia de nuestra nación”, agregó la veladora Margarita.

También vinculado con la Oficina del Historiador de la ciudad está la revista Programa Cultural. Publicación relacionada con la Casa Natal y que refleja las actividades de otros museos.

Para Margarita Premier Núñez, su trabajo le ha servido de mucho: “Yo he aprendido de Martí a llevar la vida, porque un hombre que vivió hace tantos años, que tenga esas ideas tan brillantes, esas ideas de futuro, un hombree ecuménico, es digno de admirar”.

El lugar es un destino histórico preferido por muchos. Según Premier Núñez vienen ómnibus de escuelas y centros de trabajo de todos los municipios y provincias. “Vienen visitas guiadas de compañeros de la Aduana, de niños de Círculos Infantiles, Secundarias Básicas, estudiantes de Medicina y de otras carreras de la Universidad de La Habana. Muchas personas vienen buscando información y se van de aquí satisfechas”.

Desde la opinión de Elva Martínez, guía y veladora, la figura de Martí ha sido muy importante. “Yo he leído mucho sobre él y me gusta brindar mis conocimientos a los visitantes. Aquí hay una gran afluencia de público, no solo niños sino también adultos”.

De su vida antes de empezar a trabajar aquí rememora:

“Yo vivo muy cerca y todos los días pasaba por la acera, pero nunca había llegado a entrar. Luego empecé a buscar trabajo y me llegué hasta acá, a averiguar si solicitaban trabajadores y así empecé a trabajar en 2003”.

De los primeros años de trabajo en la Casa relata

“Yo recuerdo que en ese tiempo por las visitas en la jornada martiana, desde el 5 de enero, las colas eran desde la entrada y daban la vuelta hasta el hotelito ferroviario. Desde que empecé aquí, el estudio de los libros sobre la vida del Apóstol ha sido constante. Me gusta el trabajo porque le transmito mis conocimientos a las personas que desean saber sobre la vida del Apóstol”.

Luego de algunos meses cerrado por restauración, este 28 de enero abrirá sus puertas el Complejo Cultural Casa Natal y pondrá a disposición del público exposiciones y obras imprescindibles como fuente de conocimientos y consulta para todas las generaciones.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.