En #Cuba todos son simplemente cubanos

Lea más de: , , ,

Por Arthur González

niños-cubanos-unicef

El tema de la racialidad es complejo, sensible, con aristas reales y otras manipuladas desde Estados Unidos para dividir la unidad del pueblo cubano, por ser la única fórmula para enfrentar victoriosamente todos sus planes y operaciones estructuradas por los ideólogos, especialmente de sus servicios especiales.

Decir cubano es hablar de un producto genéticamente nuevo, devenido de la mezcla de sangre de conquistadores españoles, de por sí ya combinada con la de los árabes que los dominaron durante 400 años, de la africana, la china, japonesa, nuevos árabes emigrados a principios del siglo XX y de otros europeos asentados en la Isla en busca de nuevas oportunidades, después de la 2da guerra mundial. Como resultado nació la identidad de Cuba.

La historia triste de la esclavitud africana y en menor medida china, marcó la diferencia social y económica de aquellos seres arrancados de sus tierras por los colonizadores, que aún tienen esa deuda pendiente.

Solo el proceso revolucionario de 1959 rescató ese desbalance, al decretar el 25 de marzo del mismo año, la eliminación de la discriminación racial, como una de las peores lacras de la sociedad cubana de todos los tiempos.

Desde ese instante las escuelas se abrieron para todos los cubanos, sin distinción del color de su piel, de ahí que Cuba cuente hoy con millones de graduados universitarios, técnicos y obreros calificados, sin que ninguno fuese excluido por su raza.

Cientos de miles fueron los becarios que pudieron superarse y dejar atrás los trabajos de menor remuneración económica y reconocimiento social. Negros y blancos de las clases más humildes del país, tuvieron las mismas oportunidades para acceder a puestos de trabajo prohibidos antes del triunfo de la Revolución.

Se terminó la prohibición de entrar en clubes para disfrutar de los baños de mar, en teatros, cines, centros nocturnos y practicar el deporte con los mismos derechos de los ricos y los blancos, quienes tenían el dominio casi absoluto del país.

Hoy Cuba posee un alto por ciento de maestros de raza negra o mestiza, producto de la combinación de negros, blancos y chinos que marcan sus rasgos exteriores. Otro tanto se palpa en el sistema de salud, con médicos, enfermeras y técnicos muy bien capacitados.

Los equipos deportivos cambiaron totalmente su imagen, ejemplo palpable es el de volibol que pasó ser las “Rubias de Caribe”, participantes en 1967 a los Juegos Panamericanos de San Juan, Puerto Rico, a las actuales “Morenas del Caribe”, campeonas mundiales y olímpicas.

En la cultura sucedió algo similar. Al crearse la Escuela Nacional de Arte y otras provinciales, ingresaron quienes demostraron su talento, sin importar procedencia social, económica, ni color de la piel. Músicos, pintores, escritores y bailarines son muestra de la composición étnica y cultural de los cubanos.

El famoso cabaret Tropicana, no tenía bailarinas negras, hoy exhibe la belleza escultural de sus morenas, formadas en instituciones educacionales donde reciben técnicas para desarrollar su nivel profesional.

A pesar de incuestionables avances, no todo está alcanzado. Aún persisten prejuicios en una sociedad de 500 años, pero disminuye sensiblemente y es usual ver parejas entre negros y blancos, sin sentir el rechazo de los pobladores como era medio siglo atrás.

No obstante, desde Estados Unidos, país donde el racismo es institucional, asesinan a diario a jóvenes negros con total impunidad, las oportunidades no son similares a la de los blancos, se fabrican campañas contra Cuba para dividir a los cubanos.

Han establecido el calificativo de afronorteamericano y de afrocubano, cambiando la raza por la procedencia, con el solapado interés de recordarle a los ciudadanos de raza negra que no son norteamericanos, sino africanos y por tanto Norteamérica no les pertenece. En 1825 el presidente Quince Adams, compró una porción de África, denominándola Liberia, y expulsó a miles de negros.

Sin embargo, nunca hablan de hispanos descendientes ni de chino descendientes, a esos no les interesa manipularlos.

Martin Luther King, jamás llamó afronorteamericanos a los negros y luchó por sus derechos hasta ser asesinado por los racistas.

En los años 80 del siglo XX, académicos norteamericanos y suizos comenzaron a estudiar el tema racial en Cuba, y la Fundación Smithsonian promovió investigaciones en la Universidad de La Habana y el Instituto de Antropología y Etnología de la Academia de Ciencias de Cuba.

En 1991, posterior al derrumbe del socialismo en Europa, la entonces Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana, inició actividades subversivas en torno al tema racial, a través del Secretario de cultura y prensa, David Evans, de raza negra, quien promovió contactos y facilitó becas a intelectuales y líderes de opinión del tema, insertándolos en los principales circuitos académicos negros y en instituciones especializadas de Norteamérica.

Desde 1993 intelectuales negros norteamericanos como Miriam de Costa Willis, funcionaria de alto rango en la comunidad de inteligencia y asesora del presidente William Clinton para la política hacia el sector negro, influenció sobre reconocidos intelectuales cubanos, resaltándoles la necesidad de trabajar en función del reconocimiento y protagonismo de los negros en Cuba, poniendo al descubierto la estrategia contra Cuba.

Entre 1993 y 1994 otorgaron becas David Rockefeller, a varios cubanos, auspiciadas por la Fundación Ford, mediante un financiamiento de 25 mil dólares. Esas becas eran por 6 meses para estudiar en el Centro de Estudios Cubanos de la Universidad Internacional de la Florida.

En febrero del 2005 la Sección de Intereses yanqui distribuyó en Cuba la revista “Islas”, editada en Weston, Florida, de corte racial con el soporte de la ONG Afro-Cuba Alliance. Dicha ONG es receptora de fondos provenientes de la NED y canalizados a través de la USAID.

En septiembre 2006, el “Consorcio de Mississippi para el Desarrollo Internacional”, que agrupa las cuatro universidades negras más importantes de Estados Unidos, anunció la fundación del “Centro para la Comprensión de los Afro-Descendientes Cubanos” (CUCAD), financiada por la USAID y el Departamento de Estado, bajo la dirección del contrarrevolucionario Ramón Humberto Colás Castillo, radicado en Estados Unidos.

Entre el 2009 y 2013, la Sección de Intereses en La Habana promovió debates y estudios de la situación racial en Cuba, ofreció tele conferencias y cine-debates con la intención de potenciar la división de la sociedad cubana, construyeron y financiaron varios grupos como “Proyecto Mediático Consenso”, “Corriente Socialista Democrática”, “Comité Ciudadano por la Integración Racial, “Movimiento por la Integración Racial” y “Proyecto Alianza Unidad Racial.

En el evento académico LASA 2013, celebrado en Washington a finales mayo, fueron invitados elementos “disidentes”, con el propósito de denigrar a la Revolución.

El 14 y 15 de abril 2018, el Instituto de Investigaciones Afrolatinas del Centro Hutchins de la Universidad de Harvard, celebró un evento para abordar el racismo en Cuba, al que fueron invitados con los gastos pagados, una treintena de activistas, intelectuales, emprendedores y músicos de la Isla.

Alejandro de la Fuente, director del Instituto de Investigaciones Afrolatinas y uno de los organizadores de la conferencia, expresó al Nuevo Herald que “quienes han seguido como estrategia mantener una interlocución con el Estado, consideran que las soluciones a temas como la “discriminación racial y la racialización de la desigualdad” en Cuba, pasan por la formulación de políticas públicas”.

Participantes en dicha conferencia expusieron que “un movimiento cívico que busca combatir el racismo en Cuba, no puede avanzar más allá de los límites que impone el gobierno”.

¿Qué se pretende con esas conferencias impartidas en el país que apoyó el Apartheid y asesina a sus jóvenes negros? Sin dudas fabricar grupos que se opongan al único gobierno que se ocupa por darle a todos sus ciudadanos educación, salud y cultura, sin mirar el color de la piel.

Para lograrlo, intentan atraer a reconocidos intelectuales y artistas que han obtenido conocimientos y prestigio gracias al socialismo, pues en una sociedad capitalista nunca hubiesen tenido la posibilidad de estudiar y formarse profesionalmente de manera gratuita.

Al repasar algunos programas actuales de la NED y la USAID para Cuba, se observan los objetivos que persiguen para desmontar el socialismo desde adentro.

Entre esos están:

Promover ideas democráticas y participación ciudadana, con 67, 980 y 5,055 usd, para organizar debates y eventos para exigir respeto por los “derechos humanos y las libertades”.

Promover el pensamiento independiente en Cuba, con 20,272 usd, con el fin de estimular “mayor libertad de expresión y escritura independiente” entre los intelectuales cubanos, más 61,517 usd para compilar libros y revistas producidos por escritores cubanos en el exterior y distribuirlos en la Isla.

Incitar un Nuevo Liderazgo Democrático, con 43,000 usd, donde pretenden “fortalecer el liderazgo y las habilidades organizativas de los grupos políticamente marginados” en Cuba, a través de cursos de capacitación a líderes emergentes.

Promover Tolerancia y Pluralismo en Cuba, con 21,678 usd, en busca de fomentar “ideas y valores democráticos”. La pretensión es alcanzar tolerancia entre los cubanos, sobre las voces críticas e independientes.

Fortalecer el diálogo democrático sobre las propuestas de políticas dirigidas por los cubanos, con 193,603 usd, para “fortalecer la capacidad de los tanques pensantes independientes, a favor de la democracia en Cuba para desarrollar análisis económicos y propuestas políticas independientes”.

Fortalecer la capacidad de los centros cívicos independientes, con 98,000 usd. El objetivo, elevar la capacidad organizativa de los grupos cívicos para llevar a cabo actividades de forma efectiva.

En tiempos como los que vive hoy el mundo no se puede ser ingenio, especialmente con un enemigo poderoso que no escatima dinero, ni esfuerzos por destruir a la Revolución.  Allá aquellos que le hagan el juego.

Sabio fue José Martí cuando afirmó:

“Cubano es más que blanco, más que mulato, más que negro”.

El Heraldo Cubano

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

10 Comentarios

Tamara Dovale Moisés dijo:

Muy buen artículo, una vez más el Imperio busca la forma de intentar destruir nuestra Revolución y digo intentar porque no lo va a lograr.
Cuando EEUU tenga moral para defender alguna causa, podrá tal vez hacer algo con éxito.
Por desgracia hay muchos que coquetean con el imperio, ya sea para recibir migajas, ya sea porque no valoran todo lo que la Revolución les garantiza.
En mis 52 años nunca he visto ninguna manifestación de odio, ni de rechazo a ningún negro, aquí todos somos iguales.
Creo que solo existe un pequeño sentimiento de rechazo de algunas personas o familias a las mezclas, pero eso es tanto de los negros hacia los blancos, como viceversa. A veces algunos negros se discriminan a sí mismos, pero eso no es más que vestigios de tantos siglos de discriminación.
En lo personal pienso como Martí, los hombres se dividen en buenos y malos. El color de la piel no importa, lo importante son los valores humanos que tenga.

22 mayo 2018 | 07:34 am
Roberto Ramos dijo:

Primeramente hay que tener en cuenta que el racismo no es un fenomeno exclusivo de la sociedad cubana, es un fenomeno global,por lo cual es una causa que requiere un esfuerzo global. El triunfo de 1959 significo no solo para los negros pobres, campesinos, blancos pobres, mujeres, una oportunidad emanipatoria que se venia batallando desde mucho antes pero que se materializo posterior ha 1959, las estructuras socioeconomicos que alimentaban el racismo fueron destruidas, pero esta no significo el fin de la discriminacion racial,pues es un prejuicio arraigado en la mentalidad de los cubanos producto de un pais con una herencia colonial esclavista.Ahora ,hay que reconocer que independientemente de ese empujon emancipatorio que significo para los afrocubanos la revolucion cubana ,el racismo y sus nuevas formas alimentados ahora por nuevas estructuras,existe, el tema requiere de una gran seriedad mas alla de sobredimensionar el tema y ponerlo dentro de la confrontacion ideologica Cuba vs USA.

22 mayo 2018 | 08:32 am
Pedro González Munné dijo:

Lo dicho.

22 mayo 2018 | 04:36 pm
Sandra Ramírez Rodríguez dijo:

Muy buen artículo sobre todo en estos momentos que tanto nos atacan con este tema. Lo importante es saber que el racismo es un problema a nivel global. La Revolución significó un cambio significativo en la vida de muchos cubanos, entre ellos los negros. Pero no debemos sentirnos avergonzados al reconocer que aún permanece en nuestra sociedad, en la mente y subjetividad de muchas personas. Debemos educar más a nuestros niños y jóvenes en relación a este tema y generar debates sin prejuicios y con sinceridad. Sin embargo, me niego a que nos exporten como un producto prefabricado el sufrimiento y rencor de los negros estadounidenses. Las realidades son diferentes, y debemos ser nosotros quienes le demos solución a signos de discriminación racial en Cuba.

23 mayo 2018 | 08:28 am
LUIS JULIO OSUNA ALPIRE dijo:

En América Latina, la situación es la misma.
En el caso de mi patria Bolivia, la situación ha mejorado por el cambio de la orientación política del nuevo gobierno nacional, su partido MAS (Movimiento al Socialismo), que tiene como a su presidente un ciudadano de extracción indígena aimara el señor Evo Morales Aima.
El Estado Nacional reconoce a 36 nacionalidades del país y tembién en su cultura es multilingue (castellano,aimara,quechua,guaraní,chiquitano,mojeño y otras lenguas nativas)
En todo el sistema de educación fiscal se enseña la lengua de cada región, también en la educación técnica y universitaria se forman profesionales que se expresan en sus lenguas de origen.
Como experiencia de vida, en mi juventud como proletario, mis mejores compañeros eran de extracción quechua y aimara. En mi formación universitaria, mi mejores compañeros fueron de la misma extracción.
En fin son ciudadano del mundo.

23 mayo 2018 | 01:43 pm
Cuqui Martínez dijo:

Importante artículo para ilustrar a todo muestro pueblo sobre las acciones que pretenden y pretenderán dividirnos a cualquier costo y usando cualquier tema. El problema de la discriminacion, por el color de la piel (no raza), las capacidades motrices o intelectuales, la oreintación sexual o, incluso, el lugar de nacimiento, en tanto social, tenderá a reproducirse siempre que se creen las condiciones. Nadie podrá negar jamás la voluntad política de nuestro gobierno para enfrentarlos y superarlos. Los revolucionarios siempre tendremos que enfretar los problemas sociales, es un reto permanente y dependerá de nuestra capacidad como cubanos revolucionarios garantizar, mediante medidas efectivas que todos estemos incluidos y gocemos de las oportunidades que solo un Estado como el nuestro puede ofrecer.

23 mayo 2018 | 04:01 pm
Yurena dijo:

Le aconsejo Arthur González, que antes de emitir criterios como este, primero se informe cuáles son los proyectos socioculturales, objetivos y finalidades, ya que no sé los otros proyectos que isted menciona, pero la Aliaza Unidad Racial de la que conozco, NO RECIBE FINANCIAMIENTO NI DE ESTADOS UNIDOS, NI DE NADIE, por tanto para que usted no peque de difamación (lo cual es un delito sancionable) y no caiga en una falta de respeto, le consejo que se informe primero de que qué hace un proyecto altruista. La gestora de este proyecto es una mujer digna, integrada y que actúa acorde con los principios de la sociedad. Además siendo hija de combatientes y madre de una estudiante de la FEU, su pensamiento y actuar, así como el de las personas que la secundados, ha sido al favor del proceso revolucionario cubano al que nos debemos. ASÍ HA SIDO Y SEGUIRÁ SIENDO

24 mayo 2018 | 09:22 am
visorcubano dijo:

Me parece que este artículo necesita traducir al cubano los objetivos de los programas y yo le ayudo:
Promover ideas de la democracia capitalista:
Traducción al español: “Todo para mí y nada para el resto”, Precio de la mercancía: 67,980 y 5,055 usd,
Promover el pensamiento independiente:
Traducción al español: Pensamiento independiente a la Revolución cubana, pero aliada a la CIA y sus agencias camufladas (USAID, NED, otras). Precio de mercado: 20,272 usd,
Mayor libertad de expresión y escritura independiente:
Traducción al español: Libertad de expresión para los mercenarios agrupados en partidos mediáticos al servicio de una potencia extranjera con el objetivo de derribar la revolución. Precio de mercado: 61,517 usd .
Incitar un Nuevo Liderazgo Democrático:
Traducción al español: Un liderazgo contrarrevolucionario que responda a la democracia burguesa.
Todo ahora está clarito.

24 mayo 2018 | 03:12 pm
Ofunshi Oba Koso dijo:

Mis respetos para usted para Arthur, el trabajo del periodismo es divulgar la verdad, donde emitir una referencia o fuente errónea, sin una buena basé de datos pueden poner en juego la credibilidad del que escribe como a las personas o organizaciones que ponen en alto la dignidad de Cuba sin aceptar un centavo o venderse al imperio al precio de una Macdona, Arthur su artículo es bueno pero cometió un error grave desde mi punto de vista que merece como buen periodista rectificar también públicamente. Usted menciona en su artículo que la Organización Cubana “ Alianza Unidad Racial “ fue financiada por el gobierno de US, esa información es totalmente falsa puesto que fue Minnesota Yoruba Cuba Assosiation, con apoyo de universidades quiénes apoyamos a la Organización Alianza Unidad Racial por sus valores y transparencia convicción. Espero respuesta de usted. Con gratitud.

28 mayo 2018 | 04:02 pm
heraldocubano@* dijo:

Yurena gracias por leerme. Tu comentario lo senti agresivo y amenazador. Mi articulo solo va dirigido a denunciar el accionar subversivo que pretenden hacer los yanquis, de lo cual no hablas, pero no va dirigido contra nadie, ni tiene el proposito de denigrar a ninguna persona en particular, ni a la AUR. Si la menciono es porque el Nuevo Herald publico la noticia de que se efectuo una reunion en la Universidad de Harvard donde dicen que estaban representantes varias organizaciones del tema racial cubanas, entre ellas la AUR , reunion que financiaron desde los EU. Tambien es cierto que la SINA impartio conferencias sobre el tema con las intenciones de crear problemas en Cuba. Te sugiero que leas nuevamente el articulo para que puedas tener mas elementos de como se articula la actividad anticubana, manipulando el tema racial y a esos que se prestan para seguir sus planes, le debes advertir tambien, que violan la ley y pueden ser procesados, aunque no sea el caso de la AUR.

30 mayo 2018 | 09:17 am