#Elpueblodebate: Una consulta tan nuestra y decisoria

Lea más de: , , , ,

Por Yuniel Labacena Romero

“La patria es dicha de todos, y dolor de todos, y cielo para todos. Y no feudo ni capellanía de nadie y las cosas públicas en que un grupo o partido de cubanos ponga las manos con el mismo derecho indiscutible con que nosotros las ponemos, no son suyas sólo… sino tan nuestras como suyas”. Lo escribió nuestro José Martí hace 127 años, y ese pensamiento tiene plena vigencia cuando Cuba comenzó a vivir desde este martes otro proceso extraordinario, que define los destinos de su patria.

Y es que la consulta de la Conceptualización del Modelo Económico y Social cubano de Desarrollo Socialista y el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030: Propuesta de Visión de la Nación, Ejes y Sectores Estratégicos, esos dos proyectos que presentados, debatidos y aprobados en principio en el VII Congreso del Partido, donde se recomendó la más amplia y democrática consulta, demuestraque la nación es dueña de la Patria y no un grupo de ella, como muchos piensan.

En otro ejercicio consiente de participación soberana los cubanos vuelven a emitir sus criterios en la búsqueda de una sociedad próspera y sostenible. Este no es un proceso nuevo, pues el país ha vivido experiencias similares, por ejemplo, con el debate de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, que fueron aprobados en el 6to. Congreso de esa instancia, donde 8 millones 913 mil 838 cubanos, durante más de tres meses, lo debatieron profundamente.

No se trata de una consulta tan masiva como aquella, pero también es importante, e involucra a los militantes de la máxima instancia política nacional, la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), representantes de las organizaciones de masas y amplios sectores de la sociedad. Por ello es necesaria la participación protagónica del pueblo, quien ha de valorar como nunca antes estar ligado a un proceso de este tipo e interpretar con hondura tremenda cada una de las propuestas que afilian los documentos.

Vale apuntar que la Conceptualización… refleja los principios de nuestro socialismo, la continuidad de los conceptos básicos y características fundamentales del ideal de sociedad socialista forjado por la Revolución. Igualmente, refleja el ser humano como centro de todo, la existencia de un Partido único de la nación, así como aquellos cambios que se refieren a la consolidación de la existencia de la propiedad social sobre los medios fundamentales de producción, junto al reconocimiento y diversificación de diferentes formas de propiedad y de gestión, entre otros aspectos.

Por su parte, el Plan… establece la Visión de la Nación, entendida como el estado que se desea alcanzar y definida como Soberana, Independiente, Socialista, Democrática, Próspera y Sostenible, sintetizados en el contenido de la Conceptualización, así como también se definen los ejes y sectores estratégicos como pilares y fuerzas motrices que permitirán estructurar y concretar el Plan y, en consecuencia, alcanzar la Visión de la Nación. Todo ello será capaz, como se apunta en el prólogo del documento, de impactar y arrastrar al resto de la economía.

Esta proyección, que no será estática ni rígida, sino que conllevará un proceso de actualización periódica, como han reiterado varios funcionarios, nos permitirá dejar atrás las soluciones coyunturales y diseñar un proyecto de país a largo plazo, pues no puede haber espacio para la improvisación cuando se decide el futuro de la nación. Y sobre todo, hay que hacer cumplir cada uno de los aspectos que se acuerden como resultado de la consulta.

Al hojear los textos, no hay dudas de que muchas de las cosas propuestas despiertan interrogantes en buena parte del pueblo, y es lógico, pues en ese diseño de futuro de nación que queremos se busca satisfacer las necesidades de cada cubano, que las empresas tengan alta productividad, que el trabajo sea una fuente de bienestar y prosperidad, que Internet y las nuevas tecnologías estén más al alcance de todos, que no exista la concentración de la riqueza y la propiedad, que hayan amplias políticas sociales que ayuden a mejor nuestra situación demográfica…

Es mucho lo que conciben en esos textos, los cuales tenemos la oportunidad de enriquecer y perfeccionar. Ya lo decía recientemente el miembro del Buró Político del Partido y vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo Jorge, esta consulta es una demostración práctica de planificación participativa. Se trata de un proceso que no todo el mundo hace en este planeta, y que está llamado a ser inclusivo y de participación ciudadana.

Se trata, en definitiva, de proponer ideas que aporten a todo lo pensado en materia de estrategia de desarrollo, pues como se ha reiterado, los proyectos tienen una marcada importancia y relación entre sí, la Conceptualización porque expresa, con una visión de futuro, el modelo económico y social que resultará del proceso de actualización y el proyecto de Plan, porque expone sus bases, cuyo cumplimiento contribuirá a alcanzar, en el largo plazo, dicho modelo.

Solo tres meses tenemos para el debate de estos escritos, cuya elaboración transcurrió por diferentes versiones y recogió valiosas opiniones de personas con gran experiencia y preparación. Ello llama a que el mismo no sea formal, esquemático, a corre, corre; sino a que se haga a profundidad, con esencias, a que exista preparación previa, a que cada cubano interiorice sus ideas y vea el proceso como determinante en el fortalecimiento de la nación.

Ello lo comprobamos en días recientes durante el III Pleno del Comité Nacional de la UJC, cuando dicha estructura se convirtió en la primera de todas las organizaciones cubanas en someter a discusión, entre sus dirigentes al más alto nivel, la Conceptualización… y el Plan… Y lo hizo desde una visión colectiva, inclusiva y participativa, como la que necesitamos. Solo así, cuando el Pleno del Comité Central del Partido apruebe definitivamente ambos textos, tal como facultaron los delegados en el VII Congreso, podremos asegurar que marchamos en un camino seguro.

Así que no demos tregua a nadie. La Revolución nos ha educado en el derecho a opinar sobre las políticas fundamentales del país. Lleguemos a cada uno de los encuentros —sin intromisiones de nadie—, con nuestras propuestas de modificación, adición, supresión y duda en cuanto a los documentos, pues como apuntó el General de Ejército Raúl Castro Ruz en la clausura del 7mo. Congreso, en un “asunto de esta naturaleza es esencial lograr el apoyo consciente de la gran mayoría”, y para ello “es imprescindible escuchar, razonar y tener en cuenta la opinión de la militancia y del pueblo en general”.

Cubahora

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.