Elian González: Yo me siento su hijo

Lea más de: , , , , ,

elian-gonzalezPor José Miguel Solís

Le conocí hace años, cuando se hizo tristemente famoso y su historia conmovió al mundo. Sólo bastó que me mostraran su escuálida figura de chiquillo, entre las fotos que atesoraban su padre y sus abuelos, allá en una humilde casa en la ciudad matancera de Cárdenas, para descubrir que sería una de las causas más nobles a la que me pudiese sumar. Muchas, fueron las horas de trabajo, gratificadas con creces cuando venció para razón; y padre de hijo, volvieron a vivir juntos. Ahora Elián González Brotons es un joven ingeniero que no pierde el interés natural por escrutar el medio que le circunda, más hoy, le resulta imposible ocultar sus emociones. Encuentro a un joven que se debate ante el sufrimiento, un joven que; arropado en la penumbra de un set de TV Yumurí, es presa de decenas de recuerdos Me hace dudar por unos minutos la petición de alguien muy querido que en un susurro cómplice nos dijo: “Debemos dejarles tranquilos para que Elián rehaga su vida, termine su escuela”. ¿Pero cómo soslayar la posibilidad de que Elián hablase de su amigo más entrañable?

P: Elián, sólo te molesto ahora, porque prometí cumplir una petición que nos formularon a los periodistas cuando te graduaste de sexto grado. Pero tratándose de tu mejor amigo…

EGB: Para mí ese fue uno de los momentos más impactantes de mi vida: que en un acto público Fidel anunciara que era mi amigo. Imagínate que con la poca edad que tenía en aquel momento y que Fidel me incluyera en su círculo de amigos fue algo extraordinario, un peso muy grande para mí. Luego entendí que si bien era el amigo públicamente anunciado, todos los jóvenes, todos los niños, todos los desposeídos del mundo, eran amigos y Fidel estaba ahí para ellos. Otro momento muy importante fue la última ocasión en la que pudimos vernos, cuando casi terminaba el preuniversitario y no sabía qué estudiar. Me permitió hacerle varias preguntas y por su sonrisa comprendí que desde que nos conocimos me estuvo preparando para que escogiese lo que me gustase. Cuando Fidel tenía noticias de que me inclinaba por la pintura, se interesaba porque tuviese un profesor; si me gustaba el deporte; me incitaba. La enseñanza más grande fue esa: que buscase por mí mismo, que estuviese preparado para todo. Me recordó que no importaba lo que yo decidiese estudiar, que él estaría orgulloso, pero eso sí; que tendría que hacerlo bien y entregarme a mi profesión en cuerpo y alma.

P: El nombre Fidel, ¿qué sentimiento despierta?

EGB: El de un amigo, un padre, en un maestro. Pero Fidel ha sido así con los cubanos, con el mundo entero, preocupado por el más débil, por el desposeído y siempre se ha volcado a eso. Lo veo como el amigo que cuando mi familia lo necesitó, estuvo ahí; que en el momento en que lo necesité estuvo presente. Y es un maestro, su legado es también de maestro por todo lo que nos ha enseñado. Ese concepto de Revolución que hoy más que nunca tenemos que interiorizar y actuar en consecuencia. Y es que el legado de Fidel está en cada joven formado por la Revolución, en cada ser humano atendido por nuestros médicos internacionalistas, en cada vida salvada del Ébola, en los miles que han vuelto a ver la luz como parte de la operación milagro; ése es el legado de Fidel. En cada médico, en cada instructor de deportes, en cada informático, en cada programa creado por nuestra Revolución, está la impronta de Fidel. Enseñarnos el camino, darnos las vías, para que nosotros construyamos nuestro propio camino.

P: Sospecho que en algún momento te has preguntado: ¿Qué hubiese sido de Elián sin Fidel?

EGB: Elián sin Fidel hubiese sido un muñecón de los medios, seguiría en los Estados Unidos. Si no hubiese estado detrás de todo esto la figura clave de nuestro Comandante, la batalla no se hubiera ganado, mi familia estuviese desconsolada. P: ¿Cuánto de Fidel tiene Elián? EGB: Todo, yo me siento como su hijo, pero es que también Fidel ha sido mi hermano, mi amigo, me lo ha enseñado todo. Ha puesto a mi disposición los medios para estudiar y lo que he hecho ha sido nutrirme, aprender de él. De cada gesto, de cada palabra, uno aprende de Fidel. Y lo que haré será eso, seguir siempre sus ideas, sus enseñanzas. Y siempre estaré orgulloso, porque de Fidel no podemos hablar en pasado. Fidel es, Fidel será y Fidel estará. Fidel es omnipresente y hoy, lo es aún más.

Tomado TvYumurí

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

2 Comentarios

Petty65 dijo:

Hermosas palabras Elián, nos haces sentir a todos los cubanos orgullosos de tí, pues sabes que este pueblo también te considera como un hijo querido, pues acompañó al Comandante en Jefe en la lucha por tu regreso por todas las vías posibles, y por ello celebramos junto a todos la victoria en tu causa.
Qué hermoso es poder conocer tu sentir por nuestro Fidel y tu gratitud por su cariño y atención. Él sigue con nosotros siempre, y los agradecidos lo acompañaremos siempre, o el nos acompañará a nosotros, que es lo mismo y es igual, lo importante es seguir adelante y no traicionar jamás los principios y enseñanzas que nos legó ese Hombre Universal. Solamente el haber vivido en su tiempo nos ha permitido ser lo que somos. Gracias a nombre de todos los cubanos.

9 diciembre 2016 | 03:59 pm
Francisca dijo:

Sin Fidel Castro y nuestro pueblo en Revolución, Elián hoy no sería el joven integrado y revolucionario que es. Ha seguido el ejemplo de su padre, ha sido educado bajo los principios y valores de nuestro país, por todas las enseñanzas que junto a su familia y Fidel se le ha trasmitido.

9 diciembre 2016 | 06:44 pm