El vuelo de Estados Unidos al cosmos: ¿pretexto para invadir a Cuba?

Lea más de: , , , , ,

Por Jorge Wejebe Cobo

portadaJohn h. Glenn, sería el primer astronauta norteamericano en salir al cosmos de acuerdo con el Proyecto Mercury, el 20 febrero de 1962. Si fracasaba en el intento y moría, Cuba sería acusada de obstaculizar las comunicaciones del cohete espacial por los máximos jefes militares estadounidenses, según un plan secreto. Para ello se planeaba la presentación de supuestos fragmentos de la nave, que probarían la interferencia electrónica de los cubanos.

Pero la misión fue un éxito. Glenn se convirtió en un héroe nacional y amigo del Presidente John F. Kennedy. Tras su muerte, en el atentado del 22 de noviembre de 1963, Gleen sorpresivamente abandonó su carrera.

La posible acción de acusar a Cuba se denominó Dirty Trick (truco sucio) y fue proyectada en el contexto de la Operación Northwood (Madera del Norte) dirigida a ofrecer pretextos al Presidente Kennedy para que invadiera a Cuba, adjudicándosele al gobierno de la isla actos terroristas contra Estados Unidos y sus aliados en la región, que en realidad serían realizados por las Fuerzas Armadas de Estados Unidos y la Agencia Central de Inteligencia, con la complicidad de mercenarios cubanos.

Según documentos hechos públicos en 1998 sobre la Operación Northwood, el General Lyman Louis Lemnitzer, Presidente de la Junta de Jefes de Estados Mayores y otros altos oficiales estadounidenses concibieron y organizaron la Operación Northwood, que fue presentada el 13 de marzo de 1962 al Secretario de Defensa Robert Mc Namara, como solución final para acabar con la Revolución cubana. La versión oficial del encuentro recoge que Mc Namara rechazó el plan en una tensa reunión que se extendió por más de tres horas, en la cual los militares presionaron por llevar adelante la propuesta. Aunque las acciones más alucinantes relativas a la utilización de aviones teledirigidos, hundimiento de barcos y derribo de aviones, no se efectuaron, quizás por sus complejidades técnicas, la mayoría de sus directrices principales fueron intentadas, incluyendo los centenares de planes de atentados al Comandante Fidel Castro.

El único ejemplar que se conserva de la Operación Northwood ya desclasificada, se encontró en los archivos de la Secretaría de Defensa y los restantes habían sido destruidos por Lemnitzer.

La operación se inspiraba en la doctrina de la False Flag (Falsa Bandera) del manual FM 30-31 del ejército norteamericano, para la realización de acciones terroristas que eran atribuidas a los «estados o grupos hostiles a Estados Unidos», y se correspondía además con la Directiva del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, del 16 de junio de 1948, desclasificada en 1998, que autorizaba la ejecución de esas operaciones como práctica habitual de la CIA, pero de forma encubierta, de manera que ningún gobierno norteamericano apareciera implicado

De Gleiwitz a Guantánamo

Los planes contra la Isla eran semejantes a la Operación «Caso Blanco» de la Alemania fascista, que sirvió de pretexto para la invasión a Polonia en 1939. En aquella ocasión un comando de la inteligencia nazi, usando armas y uniformes del ejército polaco, atacó la emisora de radio de Glewitz, situada en territorio alemán, cerca de la frontera entre ambos países. Con ese fin asesinaron a 15 prisioneros y los hicieron aparecer en territorio alemán como presuntos muertos en combate.

Por crímenes como ese y su política traicionera en las relaciones internacionales el Tribunal de Nuremberg que presidió el destacado jurista norteamericano Robert H. Jackson en 1946, juzgó y condenó a la horca al Ministro de Relaciones Exteriores alemán Joachin Von Ribbentrop, junto a otros jefes militares responsables de crímenes contra la humanidad..

En el plan de la Operación Northwood se expresa: «Podríamos hundir una embarcación cargada de cubanos que se dirijan a la Florida, ya sea real o simulada (…) fomentar atentados contra refugiados en Estados Unidos incluso al extremo de herir a algunos, para que sea ampliamente divulgado por la prensa. La explosión de bombas plásticas en lugares cuidadosamente seleccionados, el arresto de agentes cubanos y la publicación de documentos falsos pudiera igualmente ser de utilidad para dar la imagen de un gobierno irresponsable».

También incluía el uso de cazas norteamericanos tipos F-86, muy similares a los Mig 15 soviéticos de las Fuerza Aérea de Cuba, con las insignias cubanas, que derribasen falsos aviones de pasajeros teledirigidos, o simular el derribo de aviones de guerra norteamericanos y atacar embarcaciones. Igual engaño se utilizaría para bombardear a países latinoamericanos aliados a Estados Unidos.

Según archivos de la contrainteligencia cubana, el mismo día en que se discutía en Washington la operación Northwood, los cancilleres de Nicaragua, Guatemala, Venezuela y Colombia comenzaban dos días de negociaciones con el Secretario de Estado norteamericano Dean Rusk, para organizar una falsa invasión (presumiblemente a Nicaragua) de supuestas fuerzas de Fidel Castro, con la participación de mercenarios cubanos entrenados en Estados Unidos. Igualmente serían organizados «algunos incidentes bien coordinados que tendrían lugar dentro y en las inmediaciones de Guantánamo. Esto sería concebido de manera que parecieran haber sido llevados a cabo por fuerzas cubanas hostiles».

Entre las acciones se encontraba «hacer cruzar la cerca de la base a cubanos (amigos uniformados) para simular un ataque. Además se proponían provocar explosiones en la base, destruir aviones y presentar a supuestos atacantes vestidos con el uniforme cubano como prueba de la agresión»1

El ataque se intentó en la práctica durante los festejos del 26 de julio de 1961 en las ciudades de La Habana y Santiago de Cuba por un grupo de la CIA y organizaciones contrarrevolucionarias, dirigidos por la inteligencia naval de la base que los proveyó de abundante armamento, incluyendo morteros de 82 milímetros, con los que atacarían la base y, de forma paralela, instalaciones militares cubanas, con objeto de generalizar el conflicto.

También pensaban bombardear con un armamento similar la Tribuna de la Plaza de la Revolución donde hablaría el Comandante Fidel Castro y realizar un atentado al Ministro de las FAR Raúl Castro, quien se encontraba en Santiago de Cuba para presidir el acto en esa provincia. La operación fue impedida por la acción coordinada de los órganos de la Seguridad Cubana y las FAR2.

Además, bajo el título de «Recuerden al Maine» concibieron explotar un barco norteamericano en el enclave estadounidense o en aguas cubanas utilizando una embarcación teledirigida e incluso realizar honras fúnebres a las supuestas víctimas, para justificar una amplia campaña mediática.

Todas las acciones serían acompañadas por el incremento de actos terroristas de todo tipo, asesinatos de revolucionarios, alzamientos y atentados a los principales dirigentes de la Revolución, de acuerdo a un verdadero plan maestro del terrorismo de estado llamado Operación Mangosta, puesto en marcha después de la derrota de la invasión de Playa Girón, y que se desarrolló durante todo 1962 como preludio de una nueva invasión a la Isla, lo que influiría en la adopción del acuerdo Soviético-Cubano para la introducción en el país con fines defensivos de armas nucleares, utilizado después como pretexto por Estados Unidos para iniciar la Crisis de Octubre.

Los Herederos

En 1942 Lemnitzer era uno de los más jóvenes generales de las Fuerzas Armadas norteamericanas y junto a Allen Dulles, jefe de la inteligencia norteamericana en Europa y futuro jefe de la CIA, participó en el desarrollo de la Operación Paper Clip para el reclutamiento de criminales nazis oficiales de los servicios secretos, los que fueron utilizados contra la URSS y sus aliados durante la guerra fría y que aportaron los principios de las doctrinas sobre las operaciones encubiertas que sirven de base a la actuación de los servicios secretos norteamericanos y su gobierno hasta nuestros días.

En abril de 1961, la Comisión de Asuntos Exteriores del Senado que dirigía el senador Albert Gore, padre del ex-vicepresidente estadounidense, inició una investigación sobre las ramificaciones de los grupos de extrema derecha como la sociedad John Birch y el Klu Klux Klan, en sus fuerzas armadas, en la que aparece implicado el general Lyman L. Lemnitzer junto al también general Edwin A. Walter residente en Dallas, Texas y llamado a retiro por el Presidente Kennedy por desarrollar un proselitismo de extrema derecha en el ejército.

Gore no logró demostrar la confabulación de los militares a pesar de existir una carta de Lemnitzer en la que se evidenciaba que conspiraba contra el presidente Kennedy junto a otros mandos militares, por lo que su carrera militar siguió en ascenso hacia los más altos cargos en el Pentágono. Durante las investigaciones sobre el asesinato del Presidente Kennedy se le ocupó a Lee Oswald, presunto magnicida, fotos de la residencia del general Walter, cercano colaborador de Lemnitzer, que lo relacionan con el magnicidio.

El principal artífice de la Operación Northwood se retiró con todos los honores del servicio activo en 1969. Irónicamente fue llamado por el Presidente Gerald Ford en 1975 para que participara en las investigaciones del Senado norteamericano sobre las operaciones sucias de la CIA bajo la administración del Presidente Richard Nixon. Falleció en 1988 a los 89 de edad.

La Calle del Medio

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

3 Comentarios

Joel Vera dijo:

interesante articulo, pienso deberia publicarse en la prensa plana para los que no tengan acceso a la internet tambien puedan conocerlo

29 julio 2017 | 02:33 am
maximo dijo:

Joel Vera, si ves al final del artículo verás que fue tomado de “La Calle del Medio”, publicación impresa cubana.

29 julio 2017 | 09:33 am
Playa dijo:

máximo conozco de lugares donde no saben qué es “La Calle del Medio” la prensa que se refiere joel vera es la prensa que se puede encontrar en los estanquillos en TODO EL PAÍS como los periódicos provinciales y los nacionales Granma y Juventud Rebelde. Busca “La Calle del Medio” en Contramaestre ….

29 julio 2017 | 11:40 am