El premio gordo de la lotería

Lea más de: , , , , , , , , ,

Arthur González

Termina el año 2013 y para muchos en el mundo fue uno de los más duros que se recuerde. Europa se resintió en sus cimientos económicos al ver caer su Producto Interno Bruto, como no pasaba desde la posguerra mundial. Grecia, Portugal, Italia, Francia, España y hasta la sólida Alemania tuvieron cifras record de desempleo, con niveles entre el 11 % y el 27 % de su población, siendo los más afectados los jóvenes y los jubilados por la recesión.

Estados Unidos no escapó de esa crisis, con una buena parte de responsabilidad y alcanzó una taza de impago de su multimillonaria deuda externa que paralizó su economía de forma alarmante.

Ninguno de los afectados tiene una economía socialista, por tanto ese sistema no es responsable del desempleo, desalojo, privatización de la salud y la educación y mucho menos del incremento espantoso de suicidios ante las penurias de las finanzas familiares.

Sin embargo, algo bien diferente ocurrió entre algunos asalariados del Gobierno norteamericano que residen en Cuba y se autodenominan “disidentes”. Ese grupúsculo de personas que no trabajan ni estudian y solo se limitan a declarar que en la isla se “violan” los derechos humanos, recibieron beneficios millonarios en dólares norteamericanos, de los no menos de 20 millones que les asigna la Casa Blanca para fines subversivos en su añejo intento por derrocar el régimen socialista cubano y aprovecharon al máximo las modificaciones de la Ley Migratoria para realizar amplios recorridos por el mundo.

Uno de los casos más destacados es el de la bloguera oficialista de Washington, Yoani Sánchez Cordero, multipremiada en los últimos años con cifras que rondan el medio millón de dólares, solo por seguir al pie de la letra las orientaciones de su mentor, el agente de la CIA Carlos Alberto Montaner, otros oficiales de esa agencia acreditados en la misión diplomática en la Habana y diplomáticos europeos aliados incondicionales de los yanquis.

A pesar de la grave crisis que dejó sin dinero al gobierno norteamericano, la bloguera oficialista viajó por toda Europa, Norteamérica y algunos países latinoamericanos con todos los gastos pagados, a lo que se le sumó el transporte aéreo y en tierra, alojamiento en hoteles de lujo, alimentación y hasta servicio de guardia personal.

Otra que disfrutó por todo lo alto fue la inculta y grosera Berta Soler, auto proclamada presidenta de las Damas de Blanco. Ella salió beneficiada como ninguno de los asalariados del Gobierno estadounidense, al confluir en ella dos de los proyectos subversivos diseñados por la CIA para tratar de dividir a la sociedad cubana; el primero su condición de mujer y el segundo el color negro de su piel.

Para nadie es un secreto los fondos millonarios asignados para las mujeres y los negros, calificados desde Washington como afrocubanos, a pesar de que en Cuba todos los negros son cubanos, hijos, nietos y bisnietos de negros nacidos en la mayor de las Antillas.

El caso de la inculta y grosera fue notorio por sus amplios recorridos turísticos por España en múltiples ocasiones, Polonia, Alemania, Panamá, Bélgica, Puerto Rico, Italia incluido el Vaticano, República Checa, Noruega y varios a Estados Unidos, donde  fue recibida por el vicepresidente Joe Biden, varios representantes y senadores, siendo el colofón la entrevista con el propio presidente Barack Obama, algo similar al cuento de la Cenicienta teniendo en cuenta su estirpe y poca educación.

Según periodistas que siguen a personajes de la farándula, Berta durante el 2013 recorrió aproximadamente 62 mil kilómetros.

¿Alguien se imagina que esto pudiera pasarle a un científico, académico, educador o a un simple obrero que vive de su trabajo en cualquier parte de este convulso mundo?

No lo duden, ser contrarrevolucionario en Cuba es más que una carrera universitaria.

Para la inculta y grosera Berta Soler el 2013 fue como ganarse el premio gordo de la lotería, después dice que sufre y no tiene libertad. A otro con ese cuento.

Tomado del Blog El Heraldo Cubano

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.