El Ídolo de Güines, subcampeón estadounidense

Lea más de: ,

Por: Michel E. Torres Corona

Se puede entender que una persona renuncie a su Patria. Podemos perdonar incluso que se tome la dulce Coca-Cola del olvido. Pero tampoco vamos a promoverlo ni a agasajarlo. Las cosas como son: el éxito de Leinier Domínguez en el campeonato estadounidense de ajedrez no es un éxito de Cuba, es un éxito para el país que ahora defiende.

La política del INDER y la institucionalidad cubana en general no obligaron a Leinier a jugar bajo la bandera estadounidense. Carlos Acosta bailó en una compañía inglesa como Despaigne batea jonrones en la liga japonesa, pero ambos representan a Cuba. Leinier eligió representar a Estados Unidos. Simple como eso. Las repercusiones éticas y políticas de esa decisión (y las valoraciones que hagamos) pueden variar, pero los hechos son hechos.

De que es una pérdida, eso no lo discuto. Pero… ¿Quién recoge los frutos de ese sistema educacional y deportivo cubano que lo formó?

Sartre decía que somos responsables de lo que decidimos hacer con lo que han hecho de nosotros.  La responsabilidad institucional… francamente la desconozco, y no me gusta hablar de lo que no sé (ni sugerir siquiera nombres y apellidos). Si existe, sería muy reprobable. Pero eso no quita que pensemos como Sartre, y digamos que Leinier decidió qué hacer.

La historia moderna está llena de individuos que enarbolaron dos o más banderas: yo me reservo los aplausos para los que no asumieron esa postura. Y que no vengan los paladines de la “libre circulación” a ver en este post una crítica a los cubanos que deciden hacer sus vidas en otros lares.

Las personas son libres de elegir su lugar de residencia. Incluso de elegir las banderas que quieren defender, las causas por las que quieren luchar. Las personas tienen derecho a no creer en lo mismo que creen otros; a no comulgar con ciertas y determinadas formas de asumir la realidad. Cada quien es soberano de su destino (con sus límites objetivos y subjetivos), pero tampoco podemos exigir que Cuba celebre a esos que ahora compiten (incluso contra ella misma) en equipos de otras nacionalidades.

No pretendo tampoco quitarle a nadie el hecho de sentirse cubano. Eso es algo muy subjetivo, que le pertenece a cada quién y no es un status que se pueda arrebatar. No es lo mismo la nacionalidad que la ciudadanía, en tanto la primera es el sentido de pertenencia a una comunidad histórica; y la segunda un vínculo jurídico con determinado Estado. Pero sí conozco a muchos deportistas cubanos que juegan al más alto nivel, que son medallistas mundiales y olímpicos, incluso que juegan en competiciones y en clubes o franquicias extranjeras; y nunca han representado a otro país que no sea Cuba.

Algunos se han manifestado en las redes sociales, abogando porque los medios estatales cubanos den cobertura al éxito del que fuera “ídolo de Güines”. El quid de la cuestión lo pone y lo quita la gente según sean sus intereses y su perspectiva sobre el asunto, pero una cosa es muy cierta: Leinier juega por Estados Unidos y la prensa cubana no tiene la “obligación” de cubrir sus éxitos, merecidísimos en función de su probado talento y capacidad, pero que repercuten (en cuanto frutos) a favor de su hogar de acogida, y no de su país de formación como atleta.

Para cada decisión en la vida hay una consecuencia. No se puede estar con los indios y con los cowboys. Si Leinier quiere ser un gran maestro estadounidense, que así sea. Pero Cuba no tiene que agasajarlo como el hijo prodigio que abandonó su seno, en nostálgica espera por su regreso. Capablanca fue campeón mundial y nunca renunció a su bandera.

Están los que alegan que, siendo Leinier Domínguez cubano, todos sus triunfos son éxitos de Cuba. Cubano se sentía Luis Posada Carriles cuando murió en su cómodo exilio miamense; cubano se sentía Fulgencio Batista mientras descansaba en su isla paradisiaca, perdida por los mares de Europa; nacidos en Cuba eran la mayoría de los que abogaron por el fusilamiento de los estudiantes de Medicina, los rayadillos que combatieron a los mambises; cubano y patriota se decía Gerardo Machado.

Una cosa es ser cubano. Y otra cosa muy distinta es merecerlo. Y que conste que ya no hablo de Leinier. No hablo siquiera del deporte. Hablo de esa defensa a ultranza que se hace de cualquier individuo por el mero hecho de haber nacido en la Mayor de las Antillas, no importa qué decisiones haya tomado o las posturas que, con respecto a su propio pueblo, su país, haya adoptado.

Leinier y demás pueden tener todos los éxitos del mundo. Que les vaya muy bien y les deseo lo mejor. En definitiva, ¿qué necesidad tiene este gran maestro estadounidense de que un medio cubano reporte su actuación? Como me dijo una amiga: “una vez has escogido no representar a tu país, ya no puedes esperar que tu país te reconozca a ti.”

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

14 Comentarios

Alberto dijo:

Muy triste sus palabras, sobre todo porque no se como usted tenga esa potestad para declarar cubano o no a una persona que tuvo la decision personal de abandonar definitivamente su pais de origen por el motivo que fuese. Asi mismo tendrias que redactar varios articulos sobre personalidades, digase deportistas, artistas alabados por los medios, que veiamos antes en pantalla y que hoy ya no estan (digase Yulisky Gourriel, que hasta hoy nadie ha escrito sobre el aun siendo desertor de un equipo Cuba) . No creo que Leinier haya pedido que se le reconozca en un periodico o medio local de la isla, el unico reconocimiento que estoy seguro busca es sobre su trabajo y no por medio de un interes politico. Estoy seguro que esa persona pago con creces sus estudios que “gratuitamente” recibio aca en Cuba y hoy de una forma u otra le estas cobrando solo por dejar de representar cuba, ademas o creo que se pueda comparar un deportista con un politico ladron y asesino como lo fue Bastista.

4 abril 2019 | 09:38 pm
Geysa Cruz dijo:

Pues yo soy cubana y lo aplaudo, sus razones tuvo para abandoner Cuba, personales, sus logros son de Cuba tambien. Cuantos deportistas viven fuera de Cuba salieron legalmente y no se les convoca teniendo el talento para hacer in equipo nacional x deporte no se les convoca por no haber sido formados en Cuba. hay que estar en estos tiempos
Yo digo bravo Lenier

5 abril 2019 | 10:20 am
René Jiménéz Bueno dijo:

Comparto totalmente su artículo, no necesitamos seudos triunfos que no representen el genuino deporte de atletas comprometidos, no queremos ver en ningún deporte figuras que una vez nos cambiaron por dinero, ahora corren vientos de olvidar a costa de los resultados deportivos, lo que nunca hemos perdido es la dignidad entre otras cosas, no nos equivoquemos, los atletas son la imagen de este país ante el mundo y la queremos limpia y pura como hasta ahora.

5 abril 2019 | 10:28 am
Julio dijo:

Lo contrataron a los 18 años como primer bailarín del English National Ballet. Pasó después una breve etapa en el Ballet Nacional de Cuba, donde se sintió menospreciado y se marchó. “Yo ya era primer bailarín, había bailado con grandes figuras, y al venir para acá me pusieron como tres categorías por debajo”.

5 abril 2019 | 12:17 pm
Ivon dijo:

Tremenda reflexión, comparto la idea de que ya los tiunfos de Leinier no son de Cuba.

5 abril 2019 | 02:36 pm
Armando dijo:

Un articulo cargado de doble moral,hece un tiempo el periodico Granma publico un articulo sobre Bebo Valdes,decia,Bebo es de Cuba,lo curioso es que Bebo simpre expreso su desacuerdo con el sistema politico cubano y decia que se fue de Cuba por que no le permitian hacer su musica,Bebo vivio mas de 40 años en Suecia y nunca regreso a Cuba.

6 abril 2019 | 05:56 am
Reynerio Alvarez-Borroto dijo:

Absolutamente de acuerdo con el autor.

6 abril 2019 | 06:17 am
esteban dijo:

Ahora algunos quieren que una se coma con papas y he llegado a leer que Leinier habia sido maltratado en Cuba. Seria bueno que él lo denuncie. Fue el primer atleta Profesional permitido en Cuba,jugando torneos en Casinos ,y con ese dinero se compró una casa en Fontanar entre otras. Y mientras participaba en ceremonias de abanderamiento nunca le escuche una critica contra ese maltrato. Mientras la Federacion Cubana difundia que tenia problemas personales, de que si año sabatico, haciendose complice y ocultando la verdad .Capablanca pudo jugar por EE.UU y tambien Guillemito Garcia.Alla los tontos del Facebook porque le ponen un microfono a Leinier y no quiere hablar de politica, pensando en Fontanar, y ahora me viene a que se lo debe todo a Dios. Yo se que haz hecho el mejor enroque de tu vida pero afloja brother.

6 abril 2019 | 12:28 pm
José dijo:

Totalmente de acuerdo con el comentario en lo referido a la divulgación de los éxitos de los deportistas que hoy compiten bajo otras banderas, si las redes sociales lo hacen, bienvenido sea, pero los medios oficiales no tienen por qué hacerlo, esos están para divulgar los resultados de los deportistas que lo hacen defendiendo nuestro país y nuestra bandera, los que por la causa que sea, en un momento dado decidieron marcharse a otros países y además competir bajo la bandera de los mismos, los felicito por sus resultados, pero nuestros medios oficiales no están en la obligación de resaltar dichos triunfos como nuestros, porque ya no lo son, son del país bajo cuya bandera han competido, alguien ha comentado que Leinier ya pagó por su formación como atleta, no sé que elementos podrá tener para asegurar eso, pero no creo que eso sea cierto.

8 abril 2019 | 02:49 am
laysa dijo:

En el éxito de Leinier hay mucho de Cuba y sus instituciones y hay también mucho, pero mucho esfuerzo personal y familiar y somos más los que lo celebramos, que los que festejan tu triste panfleto, porque Cuba y su prensa hace rato dejo de ser privilegio exclusivo del oficilismo, por más que se empeñen en disimularlo.

8 abril 2019 | 07:25 am
Francisco O. Machín Armas dijo:

Algo más o menos así nos dejó escrito Pablo Neruda. La libertad de decidir lo que hacemos, nos hace prisioneros de.las consecuencias. No es exacto, pero es la idea.

El decidió ser estadounidense y jugar por EEUU, eso evidentemente tiene consecuencias. Ya para su pueblo no es el ajedrecista cubano que representa a Cuba en Campeonatos y Olimpiadas Mundiales.

8 abril 2019 | 05:14 pm
Francisco O. Machín Armas dijo:

Algo más o menos así nos dejó escrito Pablo Neruda. La libertad de decidir lo que hacemos, nos hace prisioneros de.las consecuencias. No es exacto, pero es la idea.

El decidió ser estadounidense y jugar por EEUU, eso evidentemente tiene consecuencias. Ya para su pueblo no es el ajedrecista cubano que representa a Cuba en Campeonatos y Olimpiadas Mundiales.

8 abril 2019 | 05:14 pm
AD86 dijo:

BIen por Lenier por su triunfo personal, los seguidores de él aplaudimos sus logros, ahora decir que tenia problemas personales para tener el tiempo suficiente para cambiar de bandera, no se lo aplaudo, eso fue bajo a la nacion en la cual nacion y lo formó.
comparto 1000 % la opinion del periodista
como quisiera que todos los cubanos que quieran irse se vayan de cuba y se quedaran lo que realmente sienten por Cuba, seriamos un pais mejor

11 abril 2019 | 09:30 am
Juan Diego Nusa Peñalver dijo:

Me duele en el alma tener que admitirlo. Leinier Domínguez ha dejado de ser mi ídolo. No lo juzgo, pero no comparto su partida ni el bando que escogió. Me duele tremendamente porque disfrutaba sus triunfos representando a Cuba como propio. Lo siento, me decepcionó

9 mayo 2019 | 08:26 am