El general LeMay, los drones y el Estado Islámico

Lea más de: , , , , , , , , , ,

Jorge Wejebe Cobo

El General Curtis E. Le May fue jefe de los bombarderos estratégicos B-29 durante la campaña contra Japón durante la II Guerra Mundial y desarrolló la doctrina de que los bombardeos masivos podían derrotar a Japón acabando con sus ciudades. Un solo ataque con napalm entre el 9 y el 10 de marzo de 1945 contra Tokio causó  más de 100 mil muertos, la mayoría civiles y  destruyó la tercera parte de la ciudad, aunque no por eso Japón depuso las armas.

Solo  la destrucción con bombas atómicas de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, provocó la rendición  final de ese país que no se logró por el uso de la aviación convencional, sino por la nueva arma ensayada por primera  sobre ciudades  que provocaron más de 300 mil bajas civiles.

Tampoco Alemania y sus tropas en los países ocupados en toda Europa, se rindieron en la primavera de 1945 por los masivos bombardeos a Berlín y a otras  ciudades alemanas. Fue necesario para ese final, que todo el continente fuera  liberado por los aliados con las tropas de tierra combatiendo por cada kilómetro de territorio hasta que los soviéticos llegaron al propio Bunker de Hitler para acabar la contienda.

Le May  durante  la Guerra Fría  se desempeñó como Jefe del Comando Aéreo Estratégico de los Estados Unidos y su primera tarea fue planificar un ataque por sorpresa contra la URSS y lanzarles más de 100 bombas atómicas en 1947. También durante la crisis de Octubre su insistente propuesta al Presidente John Kennedy fue  utilizar armas nucleares contra la Isla.

Aunque Viet Nam del Norte durante la guerra fue también intensamente atacado desde el aíre con los bombarderos estratégicos B-52, fue el ejército de tierra de EEUU, de 300 mil efectivo aproximadamente el que tuvo que salir derrotado de la contienda  porque no se pudo imponer en el campo de batalla.

El Legado del General Le May de absolutizar el arma aérea en las guerras convencionales,  no se evidenció en  confrontaciones pasadas y poco menos se corresponde con la actualidad.

En la nueva doctrina estadounidense de la Guerra contra el Terrorismo o de Cuarta Generación, que no se libra contra un estado determinado, ni un ejército regular, en campos  de batallas definidos y tradicionales, la aviación más moderna conjuntamente con la combinación de las naves sin pilotos o drones, aunque de gran utilidad para eliminar agrupaciones o pequeños objetivos terrestre, carros de combate, o centros de dirección,  no alcanzará el éxito estratégico, sin utilizar las tropas terrestres.

Pero al parecer esa lecciones no presiden las estrategias enunciadas por EE.UU. para liquidar el llamado Estado Islámico, un desprendimiento más extremista que Al Qaeda, que combate por igual al gobierno iraquí y al sirio y cada vez son más las vistas divulgadas por los medios de objetivos de terroristas que vuelan por los aires tras ser encuadrados en las mirillas de los drones o la aviación piloteada. Pero mientras tanto los islamistas con una macabra precisión, cada mes decapitan  algún rehén y lo divulgan en detalles por Intenet , hacen matanzas no tan publicitadas de miles de disidentes a sus postulados o prisioneros y además siguen avanzando y no parecen debilitarse en las zonas que ocupan en Siria e Irak.

También el Estado Islámico se mantiene por sumas millonarias provenientes de venta de petróleo iraquí de las zonas conquistadas, sin que  hasta el momento los estadounidenses y su comunidad de inteligencia, hayan cortado al menos públicamente, esa avalancha de millones de dólares con que compran armas que incluyen cohetes y tanques  desde hace algunos años.

Tampoco en los planes de EEUU se encuentra colaborar en la lucha contra el enemigo común con Siria e Irán, también en la mira de los terroristas. El  Presidente Barack Obama ratificó que seguirá ayudando con armas y logísticas a los rebeldes que se oponen al régimen sirio, quienes combatieron codo a codo con el Estado Islámico y   pocos analistas se atreven a asegurar que esos vínculos no se mantengan,  y descartó alguna alianza con Irán.

Además el mandatario asegura no tiene en sus planes  enviar tropas a combatir a Irak a los terroristas, aunque aumentará el asesoramiento al ejército de ese país que parece tener solo la determinación necesaria para mantener la situación actual con el país ocupado en buena parte  por el terrorismo, que para vencer definitivamente al enemigo a corto plazo.

Mientras tanto el tiempo pasa y al parecer las arcaicas lecciones del viejo Le May, de resolverlo todo desde el cielo y ahora recicladas al  exponer máquinas y no pilotos, resucitan en el Pentágono para parecer que algo se hace, sin que poco cambie en una espera para que por fin sucumba el gobierno sirio bajo el doble ataque de los Islamistas y los demás grupos terrorista aliados de EEUU quienes muy probablemente compartan los mismos refugios bajo la arena del desierto tomando té, mientras pasan los bombardeos, no importan si de los Mig sirios o los drones estadounidenses.

Tomado del Blog Cuba es Surtidor

http://cubaessurtidor.blogspot.com/2014/10/el-general-lemay-los-drones-y-el-estado.html

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.