El extraño pluralismo mediático sobre los médicos cubanos

Lea más de: , , , , , , , , ,

Por Iroel Sánchez

Los grandes medios de comunicación parecen coincidir alrededor de que en un país como Cuba no existen la libertad de expresión y el pluralismo mientras que estos sí abundan en la prensa capitalista. Sin embargo, algo extraño parece estar ocurriendo al respecto en los últimos días  a raíz de la retirada de los más de 8 000 profesionales de la salud cubanos que laboraban en el programa Más Médicos en Brasil, luego de que el Ministerio de Salud de Cuba declarara que el Presidente electo de ese  país Jair Bolsonaro, “con referencias directas, despectivas y amenazantes a la presencia de nuestros médicos, ha declarado y reiterado que modificará términos y condiciones del Programa Más Médicos, con irrespeto a la Organización Panamericana de la Salud y a lo convenido por esta con Cuba”.

Mientras los medios de comunicación cubanos han recogido, tanto desde Brasil como a su llegada a Cuba, a donde ya han retornado más de 2000, las declaraciones de cientos de esos galenos, la prensa que se dice objetiva sólo ha podido entrevistar a dos con nombres y apellidos que, casualmente, han decidido no regresar a la Isla. Otros que no “desean identificarse”, o el tuit de algún troll con una cuenta recién creada han sido los escasos testimoniantes de los defensores de la libertad de expresión que no dan derecho a la palabra a la mayoría que ha  decidido regresar a su país, incluyendo aquellos que habiendo hecho familia en Brasil podrán establecerse allí sin restricción alguna de las autoridades cubanas.

A quien sí dieron voz sobre el asunto esos medios de comunicación fue al Vicepresidente de Bolsonaro, General  Hamilton Mourão, quien afirmó a la agencia estadounidense AP “creo que la mitad no vuelve”. Pero AP no recordó a sus lectores que Mourão es el mismo que declaró el pasado septiembre, refiriéndose a sus correligionarios, que  “los profesionales de la violencia somos nosotros” y describió a su nieto como “un chico bonito, mírenlo ahí: blanqueo de raza”.

Durante la campaña electoral Hamilton Mourão enalteció al coronel Carlos Alberto Brilhante Ustra, uno de los más conocidos torturadores y asesinos de la dictadura militar que gobernó Brasil de 1964 a 1985. “Los héroes matan”, dijo Mourão sobre Brilhante Ustra, célebre por colocar a una prisionera desnuda y recién torturada con electricidad en la vagina y los pechos ante los hijos de esta de apenas cuatro y cinco años.

Con semejante inversión de valores, que considera héroes a torturadores y asesinos, es obvio que los médicos cubanos que perseveran en salvar las vidas de quienes no han podido como el Vicepresidente electo de Brasil “adelantar la raza”, deben ser grandes villanos. Lo asombroso es que la objetiva “prensa libre” no nos ponga en contexto al augur que utiliza para reforzar su nada neutral postura en este tema.

Por cierto, no se dice nada nuevo si se afirma que Michel Temer, llegado al gobierno brasileño tras la cuestionada destitución de la Presidenta Dilma Rouseff, es un neoliberal confeso, las medidas que ha implementado desde su ascenso a la máxima magistratura así lo prueban. Tampoco se revela ningún secreto si se califica a Bolsonaro y su Vicepresidente de ultraliberales, los anuncios de lo que harán tras asumir el gobierno no dejan logar a dudas sobre ello, lo que supone reducción de presupuestos de salud y educación y grandes privatrizaciones. No obstante, gracias a la denuncia cubana, tanto el gobierno saliente como el entrante aparecen ahora preocupados por conservar un programa social instalado por sus adversarios del Partido de los Trabajadores, y un decreto del gobierno de Temer ha pretendido sustituir a los médicos cubanos por galenos brasileños, pero lo cierto es que apenas un 8% de médicos brasileños convocados se presentó para sustituir a los cubanos, quienes trabajaban mayoritariamente en lugares donde nunca llegó un profesional de la salud nativo.

El escritor brasileño Fernando Morais lo había anticipado muy gráficamente cuando afirmó “los médicos olorosos y limpiecitos que hacen cursitos caros en facultades caras aquí en el Sudeste, jamás aceptarán poner sus pies allá.”

LPI

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

7 Comentarios

Enrique.B dijo:

La doble moral de los medio de comunicación capitalistas, llamados defensores de los derechos humanos cuando en realidad, son defensores del fascismo.

10 diciembre 2018 | 10:30 am
José Diéguez Pavón dijo:

Un gobierno que aún no ha asumido su mandato y ya viola el más elemental derecho humano, el derecho a recibir asistencia médica, a la vida. Que podemos esperar de gobernantes como este y otros en nuestro continente que representan los intereses de una clase élite y que rinden culto al gobierno de Estados Unidos, nada, pero lamentablemente los medios de difusión masiva en estos países responden a los intereses de las clases de gran poder y manipulan las informaciones para que los desposeídos de la tierra crean sus falsedades. Esta es la realidad que vive el mundo lamentablemente y por lo que debemos luchar para transformar esta situación.

10 diciembre 2018 | 12:39 pm
Oneforall dijo:

Gracias a las Razones de Cuba por darnos razones para instruir a los estudiantes que tienen vocación por la Medicina para que desde muy jóvenes aprendan a orientarse en esta virulenta guerra en las redes las que tenemos que inundar, y sobre todo ellos los de la generación digital, con nuestras verdades para no permitir que se manipule la conciencia de miles de ciudadanos. Hay que apropiarse de estas armas y sembrar ideas, sembrar conciencia, sembrar verdad como una poderosa e invencible arma de la Revolución Cubana

10 diciembre 2018 | 12:51 pm
Nelson García dijo:

Hermanos brasileños creyentes en Jesucristo, oren conmigo pidiendo que Dios nos libre “definitivamente” del Mal. El señor Bolsonaro se levanta como una ramera más al servicio de la bestia apocalíptica. No tiene la más mínima conciencia de lo que son los derechos humanos, ni la verdad, ni la justicia, ni la solidaridad. Tal parece que va a encarnar ideales de restablecimiento de las dictaduras en América Latina.
Tres o cuatro médicos que prefieran quedarse en Brasil lo hacen ejerciendo sus derechos. No los ataco, pero sí alabo la actitud de un ejército de benditos batiblancos dispuestos a enfrentar las condiciones más adversas en aras de atender a los que por siglos se les han negado sus derechos elementales: los pobres de la tierra.
Con ellos quiso estar José Martí, y esos valiosos médicos tambien lo han querido. Los dólares que puedan ganar o dejar de haber ganado no cuentan cuando pesan más la solidaridad y el espíritu de sacrificio.
Eso no lo entiende Boldonaro, un “Pobre Diablo”.

10 diciembre 2018 | 03:00 pm
Delys dijo:

Recuerdos inolvidables han plasmado nuestros médicos en las zonas más intrincadas de Brasil y en contra de los intereses de su gobierno, siempre serán recordados por todas las acciones humanistas que realizaron.

12 diciembre 2018 | 10:17 am
Estrella dijo:

Ante una política brasileña corrupta que intenta egemonizar negativamente la imagen de nuestros médicos internacionalistas, se impone por siempre una huella de dedicación y humanista en el pueblo del gigante suramericano.

12 diciembre 2018 | 10:22 am
Delys dijo:

Los profesores del Departamento de Clínicas y Preclínicas de la Universidad de Ciencias Médicas de Granma apoyan a los miles de trabajadores de la salud que retornan de Brasil y expresamos que no importa que los medios que responden a intereses políticos no escatimen esfuerzos en desacreditarnos, porque la realidad es que se hizo mucho bien y se continuará haciendo en cualquier parte del mundo que nos reclame.

12 diciembre 2018 | 10:32 am