El drama migratorio

Lea más de: ,

Por María Josefina Arce

6214-inmigrantes-centroamericanos

El mundo vive en la actualidad un drama migratorio. La insensibilidad y tendencia de ultraderecha de algunos gobiernos que construyen muros y cierran sus puertos a frágiles embarcaciones cargadas de inmigrantes ponen diariamente en peligro la vida de cientos de personas y separan familias.

El pasado año por ejemplo, murieron 3.116 personas tratando de cruzar el Mediterráneo en embarcaciones precarias, según la OIM, Organización Internacional para las Migraciones, mientras que en Estados Unidos la administración del presidente Donald Trump puso en marcha una política de tolerancia cero contra los inmigrantes, a los que acusa de la criminalidad en el país norteño.

Esa política llevó a la división de las familias. Más de 2 MIL niños, incluso de pocos meses, fueron separados de sus familiares y en la gran mayoría de los casos se desconoce su paradero. La situación le explotó en las manos a Trump que se vio obligado a dar marcha atrás en cuanto a la separación familiar y determinar que los menores permanezcan con sus progenitores.

Por demás, la pasada semana, un tribunal federal de California emitió un requerimiento preliminar a solicitud de la ACLU, Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, que dictaminó que todos los niños afectados deben reunirse con sus padres dentro de 30 días, y los menores de cinco años en un plazo de 14 días.

Sin embargo, de acuerdo con los medios de prensa las autoridades apenas han logrado reunir a unos 500 menores con sus progenitores, al tiempo que cuestionan que la orden de Trump no pone fin a la detención de inmigrantes por entrar sin documentos al país.

El problema ha sensibilizado a la opinión pública estadounidense, especialmente a las mujeres, mayoritarias en las marchas. Cientos de miles de personas se manifestaron este fin de semana en todo Estados Unidos en contra de la política migratoria del presidente que ha divido familias y ha ocasionado severos daños a los menores.

Las masivas protestas del pasado fin de semana son el punto cumbre de una serie de concentraciones que han tenido lugar en las últimas semanas en lugares como oficinas de Inmigración y Control de Aduanas del territorio estadounidense.

Una verdadera crisis humanitaria vive hoy el mundo por discursos xenófobos, crueles practicas y medidas que violan el derecho internacional y dejan de lado el derecho a la vida, pues llevan a la muerte a numerosas personas y a serias afectaciones emocionales de los niños que, como en Estados Unidos, se ven alejados de su familia, a la que tal vez nunca vuelvan a ver.

RHC

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.