El doble filo del #ciberespacio

Lea más de: , ,

Helena González*

En medio del repunte que toman los temas vinculados a la seguridad cibernética, a partir de la reciente aprobación en Estados Unidos de un decreto que da autoridad para sancionar a individuos o  entidades vinculadas a ciberataques, salta al recuerdo las publicaciones del diario “The Guardian” en agosto de 2012, sobre los  programas de espionaje a nivel mundial de la NSA.

Antes de la conmoción internacional provocada por las revelaciones del ex analista estadounidense Edward Snowden en 2013, ya la publicación británica informaba el 23 de agosto del año anterior, que la ONG norteamericana “Junta de Supervisión de la Privacidad y las Libertades Civiles”, urgía a los jefes de la Inteligencia estadounidense a diseñar regulaciones más fuertes sobre el espionaje interno, ya que varias de las existentes no se habían actualizado en 30 años.

Ese propio día, el periódico reveló que, después de que la Corte declarara inconstitucionales las actividades de la NSA en octubre de 2011, esta agencia gastó millones de USD para cubrir los costos de participación de las compañías de telecomunicaciones involucradas en el programa “Prisma”, que permitía el acceso en tiempo real a correos electrónicos, búsquedas en la web y otros tráficos a través de Internet.

Más adelante, sería revelado que esta agencia recolectaba información electrónica global a través del software Informante Sin Fronteras, un gran sistema de visualización y análisis de datos que “detalla y mapea por países la información captada de las redes telefónicas y computarizadas”.

*Periodista Cubana

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.