El Departamento de Estado norteamericano: Una filial de la CIA (Parte l)

Lea más de: ,

Por Miguel Angel García Alzugaray

CIA

A partir del pasado 26 de abril, Mike Pompeo, un halcón militarista, escéptico de la diplomacia y con controvertidas posturas que incluyen señales de islamofobia, agresividad ante todo lo que sea progresista en Latinoamérica y una “sospechosa” homofobia, dirige la diplomacia de Estados Unidos desde la Secretaría de Estado.

Pompeo, primer director de la CIA en la presidencia de Donald Trump, fue ratificado en un pleno en el Senado para el cargo, en el que dio relevo al empresario petrolero Rex Tillerson. Pompeo recibió 57 votos a favor, incluyendo los de un puñado de demócratas, y 42 en contra.

La confirmación de Pompeo, pone en el gabinete de Trump a uno de sus confidentes, con el que mantiene una relación estrecha y mucho más fluida que la que tuvo nunca con Tillerson, con quien mantuvo serias diferencias y tensiones en público y en privado.

Tillerson buscaba mediante el diálogo una manera de suavizar el tono agresivo e incendiario del presidente. El lineamiento de trabajo de Tillerson se inclinaba hacia la diplomacia para conseguir resultados, aspecto en el cual discrepaba con Donald Trump y con Pompeo, entonces director de la CIA.

Desde los servicios secretos estadounidenses se suele describir a Pompeo como el seguidor más leal a Donald Trump, a quien defendió en numerosas ocasiones frente a las críticas. Según las informaciones, se ganó al presidente brindando los informes presidenciales diarios de seguridad nacional y alineándose políticamente con el mandatario.

A Pompeo se le considera trabajador, pero también oportunista, y muy agresivo hacia sus subalternos.

La salida de Pompeo como director de la CIA puso en el cargo a Gina Haspel, mujer con más de 30 años de experiencia en la agencia de inteligencia y quien se desempeñaba desde inicios de febrero como subdirectora de la CIA.

¿Quién es realmente Mike Pompeo?

Pompeo, de 53 años, es un republicano de línea dura. Pompeo, quien desde enero de 2017 era el director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), mantuvo un delicado equilibrio en las relaciones entre los servicios de inteligencia y Trump, quien llegó a comparar en una ocasión la gestión de la CIA con la “Alemania nazi”. El 24 de enero de 2017, Pompeo recibió la confirmación del Senado para ser el director de la CIA.

El nuevo Secretario de Estado Es un seguidor del ultraconservador Tea Party, que impulsa un giro a la derecha entre los republicanos desde hace años. Pompeo traerá con él, al departamento de Estado, la disciplina de un egresado de West Point, la academia militar estadounidense, así como la experiencia política adquirida en cuatro períodos en la Cámara de Representantes, donde integró el controvertido Comité de Inteligencia.

Desde 2011, Michael Richard Pompeo fue diputado por Kansas en la Cámara de Representantes, antes de pasar a dirigir la Agencia Central de Inteligencia (CIA) en 2017.

“Con Mike Pompeo, tenemos una forma de pensar muy similar”, dijo Trump. Pompeo realizó una carrera meteórica apoyada fuertemente en oportunidades políticas que finalmente lo llevaron hacia Trump.

Nacido y educado en el sur de California, se graduó con la mayor graduación de su clase en la academia militar de West Point en 1986, especializado en ingeniería. Hizo el servicio militar durante cinco años (nunca en combate) y luego ingresó en la facultad de derecho de Harvard.

Más tarde fundó una empresa de ingeniería en Wichita, Kansas, donde sus apoyos financieros incluyeron a los conservadores hermanos Koch, multimillonarios petroleros y poderosos operadores del Partido Republicano.

Los Koch también apoyaron su exitosa campaña para entrar al Congreso en 2010 y la legislación que él promovió sobre la energía, durante los primeros años en la Cámara baja, fue vista favorablemente por ellos.

Rápidamente pasó a integrar el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, que, como organismo de control de la CIA y otras agencias, estaba al tanto de los secretos mejor guardados del país.

Durante la campaña a las presidenciales de 2016 fue un destacado crítico de la candidata demócrata, Hillary Clinton. Apoyó públicamente al director del FBI, James Comey, por retomar la cuestión de los correos electrónicos privados de Clinton poco antes de los comicios.

Como legislador, fue crítico del acuerdo nuclear de la administración de Barack Obama con Irán. También ha defendido programas de recolección masiva de datos personales por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) y es un firme defensor de que se mantenga abierto el centro de detenciones de Guantánamo, en Cuba.

Defensor acérrimo del empleo de la tortura

Pompeo defendió a la CIA después de la publicación del Informe del Comité de Inteligencia del Senado sobre la Tortura en 2014, que detalla prácticas de interrogatorio criticadas por su violación de derechos humanos.

“Estos hombres y mujeres no son torturadores, son patriotas”, dijo en su momento, además de defender las tácticas de la CIA como prácticas “dentro de la ley, dentro de la Constitución”.

Pese a que durante sus audiencias en el Senado para la confirmación en su cargo Pompeo dijo que no permitiría que la CIA use técnicas de interrogación consideradas como tortura, en una serie de respuestas escritas a preguntas de miembros del Comité de Inteligencia de la Cámara Alta aseguró que estaba abierto a reconsiderar ese asunto “para proteger” a su país.

 

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

3 Comentarios

Maritza dijo:

Se han unido dos piezas de esas que hacen recordar el refrán Dios los cría y el Diablo los junta. Ultrarreaccionarios en puestos cimeros son un nefasto augurio para los conflictos en los que EE.UU se ve envuelto. Frente a este tipo de personajes, mucha inteligencia y firmeza. Los cubanos y las personas dignas de este mundo hemos tenido a un MAESTRO GENIAL, FIDEL CASTRO. Con sus enseñanzas podremos vencerlos como a sus antecesores.

4 mayo 2018 | 04:11 pm
jolla5@yahoo.com dijo:

Los hombres progresistas necesitamos información de este tipo para nuestras denuncias y polémicas. Gracias por estos artículos.

8 mayo 2018 | 06:37 am
Juan dijo:

Atención y seguimiento permanente a las nuevas maniobras del Imperio, la designación de este ¨halcón¨ al frente de la diplomacia al estilo CIA, es una verdadera amenaza para el mundo. Queda claro que la agresividad se impondrá a la negociación, mucha unidad e inteligencia se necesitan para superar una vez más los embates de una administración reaccionaria. La jugada en la penínsual coreana huele a que quieren concentrar todos sus esfuerzos en China, Rusia e Irán. Venezuela es un objetivo clave a atacar en Latinoamérica por sus estratégicas reservas petroleras y su papel en CELAC y el ALBA-TCP, Cuba es otro por su ejemplo heroíco de que los pueblos que luchan sin renunciar a sus principios de soberania e independencia son invencibles. Nicaragua, Brasil, Argentina ejemplifican para que no le quepa duda a nadie de que hay una estrategia muy bien estructurada para hacer un viraje de 180 grados a los avances de la izquierda. UNIDAD frente a la reacción.

8 mayo 2018 | 09:20 am