El anti-hijo

Lea más de: , ,

Por Francisco Arias Fernández

Causas-de-la-drogadiccion-2

Al decir de los especialistas, los drogadictos se convierten en el anti-hijo. Ningún padre sueña tener una cosa así. Sobre todo para aquellos que lograron un hijo con buen rendimiento docente, con bastante buena adaptación al medio, con buenas relaciones y habilidades sociales, que le permitían insertarse bien en grupos de la sociedad, todo lo que aumentaba las expectativas familiares de lo que su fruto podía llegar a ser.

Con el consumo indebido de drogas aparecen numerosas conductas inusuales que se apartan por completo de los elementos básicos de la personalidad del individuo y que sencillamente desesperan a la familia, ante la presencia de algo que para ellos está entre la enfermedad y la sinvergüencería. “Está loco o es un sinvergüenza”, afirman los padres.

Son hijos que roban, maltratan, golpean, mantienen a sus padres en zozobra continua, no se incorporan a ninguna actividad útil, no tienen éxito en nada y pierden los que habían alcanzado. La familia no quiere un hijo así.

Sin embargo, la falta de vigilancia y exigencia, los malos ejemplos, la supercomplacencia y la defensa ciega de sus acciones por parte de los padres hacia sus hijos, son algunos de los factores que influyen en las conductas de algunas de las personas que llegan a convertirse en consumidores de drogas.

Alarma a los especialistas el hecho de que muchos padres supuestamente se enteran por ellos de que su hijo, hasta ese día “un angelito”, se ha convertido en un toxicómano o al menos se ha iniciado en tan peligroso fenómeno.

Por otra parte, en muchos países hay padres que su ignorancia y tolerancia los convierten en cómplices de las consecuencias fatales que puede tener para su hijo el uso indebido de una droga. Se han dado algunos casos de padres que aceptan o estimulan que sus hijos sean alcohólicos, fumen cigarrillos o marihuana, y argumentan que lo permiten para evitar que se inclinen por la cocaína o el crack. Creen que buscan el menor de los males posibles, pero caen en la contemplación pasiva y el no enfrentamiento.

Los especialistas consideran que gran parte de los pacientes adolescentes que abandonan el tratamiento lo hacen por la despreocupación y falta de ayuda de sus padres, casi siempre superocupados, complicados, que nunca pueden faltar al trabajo, aunque sus hijos estén en un grave peligro que ellos mismos no entienden o no han percibido todavía.

Según expertos, el paciente forma parte de un engranaje complejo que es la familia, la cual también necesita y debe prestar ayuda para que su hijo se cure. Si los padres no participan en el tratamiento, aunque el enfermo trate de empinarse, y es posible que lo logre, se le hace difícil el vuelo, necesita ser acompañado.

Especialistas consideran que los resultados de Cuba en esta esfera, comparados con los que conocen por la literatura especializada de otras partes del mundo, son muy superiores, y ello obedece al sistema de salud con que contamos y las posibilidades que ofrece una sociedad sana y llena de valores.

El triunfo de los pacientes se alcanzan a base de “terapia de amor” o de calidad humana, con una consagración total de psiquiatras y psicólogos, con profesionalidad, inteligencia, tesón y sentido profundamente humanístico. Viven para ellos, tratan de sacarlos de la esclavitud, del absurdo, de hacerles ver el mundo de otra forma, cambiar sus estilos de vida, mejorarles sus relaciones interpersonales, abrirles nuevos horizontes y con mucha paciencia y entrega, quienes nunca abandonan el tratamiento logran regresar a la libertad e independencia real, que es el paraíso de la vida sana.

(Tomado del libro del autor: Cuba contra el narcotráfico. De Víctimas a Centinelas. Editora Política. La Habana, 2001)

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

3 Comentarios

Ale dijo:

Es doloroso saber que a cualquiera de nuestros hijos le puede suceder eso. Por tanto; apoyo la estrategia de a sangre y fuego contra las drogas.

31 diciembre 2017 | 02:08 pm
Francisco Oscar Quiroga Silva dijo:

Lean mi libro HUMO CARNE Y ALCOHOL.. Se puede pedir con ese nombre en Amazon. Gracias.

31 diciembre 2017 | 03:42 pm
Aymara Vigil dijo:

Francisco Óscar Quiroga, gracias por su recomendación.

31 diciembre 2017 | 06:33 pm