Disidencia y anexionismo

Lea más de: , , , , ,

J. M. del Río*

El anexionismo, corriente de pensamiento que  abogaba por la anexión de Cuba a Estados Unidos,  fue un movimiento político que se inicio en Cuba en el primer cuarto del siglo XIX.  En los primeros años de ese siglo fueron adquiriendo perfiles propios, las tres corrientes que habrían de caracterizar las luchas políticas de toda esa centuria en Cuba: el reformismo, el anexionismo y el independentismo. Al  analizar el panorama histórico se observa que desde esa época, nuestro ambicioso vecino del norte, convertido ya en la metrópoli económica de Cuba, en sus intentos de lograr sus propósitos de anexión buscó siempre el apoyo de elementos serviles y quintacolumnistas en el interior del  país. Si prestamos atención al accionar de los llamados “disidentes” cubanos en los actuales momentos  pareciera que el anexionismo, estaría reverdeciendo laureles.

El padre Félix Varela, catedrático de filosofía del Seminario San Carlos de La Habana, del que se dijo “que había revolucionado el pensamiento cubano”,  “que era nuestro verdadero civilizador y quien nos enseñó primero a pensar”; fue uno los pensadores que más sobresalió en la primera etapa de las luchas independentistas, desempeñando un papel de primer orden en la gestación de la nacionalidad cubana, opuesto siempre a la corriente anexionista. Varela en uno de sus más contundentes documentos apostilló: “Desearía ver a Cuba tan isla en lo político como lo es en la naturaleza”.

Por su parte José Antonio Saco, que fue la figura política de mayor alcance teórico y conceptual del movimiento liberal reformista de los años 30 del siglo XIX, combatió el anexionismo desde el exilio y escribió: “la anexión, en último resultado no sería anexión, sino absorción de Cuba por los Estados Unidos”. No es de extrañar que Saco, catalogado como el más brillante opositor al movimiento anexionista de ese entonces afirmara: “nunca inclinaré mi frente ante las rutilantes estrellas del pabellón americano” y pidiera que en su tumba se colocara este epitafio “Aquí yace José Antonio Saco, que no fue anexionista, porque fue más cubano que todos los anexionistas”.

El anexionismo da sus primeros pasos alentado por pronunciamientos y gestiones de varios presidentes norteamericanos. Los anexionistas cubanos pensaban que el poderío de Estados Unidos era suficiente para proteger al régimen esclavista contra las pretensiones de Inglaterra, cosa que no podían esperar de España. Esta era la base fundamental del Anexionismo en los años 40. Sin embargo, había anexionistas de otro tipo: los que veían al norte industrial de Estados Unidos en desarrollo, con un régimen de libertades democráticas, y pensaban que la anexión uniría la Isla al carro de la democracia política y el progreso económico-social.

Desde 1805, Jefferson expresó sus intenciones de adueñarse de Cuba por razones estratégicas. En 1823, el Secretario de Estado de EE.UU., John Quincy Adams, enuncia su teoría de «la fruta madura»: “(…) Cuba, separada de España, caerá necesariamente en el regazo de EE.UU…”. En diciembre del mismo año se enuncia la Doctrina Monroe, atribuida al Presidente James Monroe,  «América para los americanos»: EE.UU. prefiere que la Isla siga siendo colonia de España antes de que caiga en manos de los ingleses o conquiste su independencia. Pero las acciones más resonantes de signo anexionista fueron las que realizó el general del ejército español Narciso López —nativo de Caracas, donde había peleado contra los patriotas venezolanos—, quien conspiró en la isla a partir de 1847 y preparó en Estados Unidos cuatro expediciones hacia Cuba. Su anexionismo era de factura esclavista.

No es mi intención seguir haciendo un recuento de la historia. Hay mucha tela por donde cortar. A Ud., que se ha tomado el trabajo de leer hasta aquí estos comentarios, lo invito a que consulte por su cuenta la extensa y responsable literatura que existe sobre esos temas,  para que pueda comprender lo que quiero atestiguar. Los anexionistas del siglo XIX: ingenuos, equivocados o mal intencionados, formaron parte de una etapa histórica resultante de la formación de nuestra nacionalidad, cuando Cuba no era más que una colonia española. Los anexionistas de ahora, que se presentan como “opositores” o “disidentes”, “defensores de la democracia”,  no son más que marionetas creadas, financiadas y abastecidas por sus amos imperiales, a los que se les ha asignado el ignominioso papel de vulgares mercenarios y responden única y exclusivamente a la estrategia subversiva del gobierno de los EE.UU. y sus servicios especiales, en su afán de que Cuba “caiga en el regazo de los EE.UU” como proclamara John Quincy Adams.”

Cierro con algo que en mi modesta opinión es irrefutable: a los llamados “opositores”, “disidentes” y “defensores de la democracia” que repiten a tambor batiente lo que el amo les indica y aspiran a ser anexionados y a convertir a Cuba, abierta o veladamente,  en una estrella más de la bandera del vecino poderoso,  no me queda otra opción que considerarlos como la excreción viscosa, que más temprano que tarde formará parte de las aguas albañales, a ser evacuadas a través de la alcantarilla de la historia como una necesidad de saneamiento ambiental e histórico.

Tomado del Blog La Santa Mambisa

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.