Día Internacional de la Infancia: para que canten los niños

Lea más de: , , ,

Por Esther de la Cruz

i2En 1956 la Organización de Naciones Unidas (ONU) invita a instaurar el «Día Internacional de la Infancia» con el marcado propósito de llamar la atención de los gobiernos sobre la situación de las niñas y los niños en los más insospechados rincones del planeta.

Varias décadas después, una búsqueda simple en la Internet, revela cifras alarmantes, muestra de un flagelo que se traduce en millones de infantes víctimas directas de conflictos bélicos o con lesiones irreversibles, adolescentes marcados por el SIDA y la prostitución, sujetos a extensas jornadas laborales y muertes por miles de causas perfectamente evitables.

Sin embargo, esa misma búsqueda simple, si lleva adscrita la palabra «Cuba», ejemplifica una realidad completamente distinta que salta a la vista del internauta como un soplo de vida en medio de tanto lamento infantil.

El todavía reciente informe de Unicef sobre «El desarrollo de la primera infancia en Cuba» es una muestra concreta de esto y dice de un sistema integrado, en constante fortalecimiento, que promueve la protección, atención y desarrollo, y explica además la realidad de un país que por décadas tiene en el centro de su obra a este segmento poblacional.

El pequeño archipiélago bloqueado por el gobierno de los Estados Unidos está libre de desnutrición infantil, asesora a otros países en temas relacionados con la primera infancia y mantiene un liderazgo que la ubica al nivel de las naciones más desarrolladas del mundo.

En Cuba se juega libremente en el parque, se corre en las esquinas, se visita al amiguito sin miedos porque la palabra secuestro no existe y tampoco existe la posibilidad de ser analfabeto, morir por la falta de una vacuna y crecer con miedo al fuego de los narcos y al susto de los desaparecidos.

Claro que falta camino, no somos prefectos; sin embargo, la calma y el apoyo a la primera infancia está entre las conquistas sociales más importantes de la Revolución cubana desde 1959.

Acá nada importa más que la sonrisa de un niño, nada vale más que hacer por su futuro y defender su derecho a crecer en paz y a soñar con un mundo mejor.

Periódico 26

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.