Desde el Palacio de Convenciones: la cultura cubana y el Decreto 349

Por Lisbet Penín Matos y Michel E. Torres Corona

P1230856

En la sesión vespertina de este domingo, la comisión de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente contó con la participación del Ministro de Cultura, Alpidio Alonso, quien dio una profunda explicación sobre la creación artística y las proyecciones institucionales para el año 2019.

El titular de cultura hizo alusión a los antecedentes culturales tanto en el plano institucional como documental, así como las áreas a desarrollar en el ámbito cultural.

En la sesión no faltó la evocación a las palabras de Fidel cuando dijo que había que salvar la cultura, con la intención de lograr un diálogo con los creadores y su relación con la política cultural de la Revolución, en defensa de la identidad nacional y la soberanía ante modelos colonizadores.

P1230865

Alonso destacó, además, lo relacionado con la programación cultural, la evaluación profesional, la distribución, la participación de la vanguardia artística en la toma de decisiones en materia de política cultural, y la aprobación de una metodología uniforme para la interacción de las instituciones con el talento artístico en materia de contratación y publicidad.

Mencionó también, que el Ministerio de Cultura tiene como prioridad el perfeccionamiento de programas culturales con el objetivo de elevar la calidad. Otro de los aspectos abordados es la necesidad de trabajar en la línea de la crítica.

Otras prioridades se basan en la regulación de los financiamientos del MINCULT destinados a la creación artística; y la puesta en marcha de la política de cine que reconoce a productoras y artistas independientes.

Asimismo, sobresalen: el trabajo cultural en las comunidades de conjunto con organizaciones como la CTC, la FEU, la FEEM y la OPJM; el respaldo a eventos de alcance internacional como festivales de cine, ferias del libro, entre otros; la reparación de centros e instituciones culturales de servicio público; y el establecimiento y perfeccionamiento de las relaciones culturales con las nuevas formas de gestión no estatal y el derecho de autor.

P1230871

Uno de los temas  de mayor interés y debate por parte de los diputados y diputadas presentes fue lo relacionado con la implementación del Decreto 349.

Quedó explicado que este Decreto, firmado en abril de este año por el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, tiene como precedente directo al Decreto 226, el cual estaba dirigido principalmente contra el intrusismo profesional y que fuera firmado por Fidel tras intercambios con la UNEAC y la vanguardia artística en general.

El Ministro de Cultura afirmó que el Decreto 349 regula expresiones artísticas en lugares públicos y la comercialización de bienes y servicios que se deriven de ellas, y que fue la respuesta institucional a las constantes quejas de artistas y población en general contra la vulgaridad y los contenidos contrarios a la política cultural del país.

En este sentido, Alpidio Alonso aclaró que la política cultural no es el MinCult, es de la Revolución; y la política tiene que ser una, abarcar toda la sociedad y ser coherente con los postulados éticos de nuestro sistema.

Contra esta normativa se ha urdido una campaña contrarrevolucionaria para tildarlo de “decreto para la censura”, bien promovida y protagonizada por mercenarios y personeros del gobierno estadounidense, destacándose el caso de los tweets publicados por funcionarios y diplomáticos de ese gobierno que llaman a manifestarse contra la aplicación del Decreto.

El ministro reconoció que existen personas y artistas sinceramente preocupadas, en particular por la continua evocación al período conocido como el Quinquenio Gris, con los que se ha mantenido un diálogo respetuoso en aras de aclarar dudas y dar respuesta a interrogantes que se pudieran suscitar.

P1230861

Alonso declaró, además, categóricamente que el Decreto no se aplicará contra los creadores, el proceso creativo y la libertad de expresión; es una norma para velar por el cumplimiento de la política cultural y enfrentar distorsiones en su aplicación, no solo en el sector privado sino también en el estatal. Su aplicación será progresiva, en paralelo a la aprobación de disposiciones complementarias (en específico, un reglamento) que se comienzan a elaborar en colaboración con la AHS y la UNEAC.

Aclaró también que no existen delitos sino contravenciones; y que los inspectores encargados de velar in situ por la aplicación del Decreto están en un proceso de preparación y que nunca, bajo ningún concepto, decidirán nada por sí mismos puesto que actuarán en representación de la institución.

Concluyó el funcionario su intervención sobre el famoso Decreto 349, producto de una interpelación realizada por miembros de la Comisión, diciendo que el Estado cubano no va a privatizar la cultura ni va a tolerar que se eliminen o se socaven las instituciones públicas que atienden este importante sector. “El enemigo”, aludió, “ese que está detrás de la campaña contra el decreto, no está preocupado por la suerte de los artistas, sino que sus intereses responden a la necesidad de menoscabar la legitimidad y los éxitos de la política cultural revolucionaria, esa política cultural única y coherente que se pretende defender con esta nueva normativa.”

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

5 Comentarios

Edgar Estaco Jardon dijo:

¿Cómo explicar que algunos grupos de teatro se agrupe en torno a Consejo Nacional, y otros, al Centro de Teatro. ¿ es clasista y segregacionista?
¿Por qué se cerró mi grupo? No soy parte del enemigo, mi tengo que ver con ningún movimiento político y cultural fuera del institucional?
Ese es un ejemplo de lo que pueden hacer funcionarios deshonestos si se les abraza con un decreto como el 349.
No confiar el la fuerza de un pueblo que ha demostrado su valor por mas de 60 años, es, cuanto menos, una decisión cobarde.

16 diciembre 2018 | 10:53 pm
Yonaldo dijo:

Habian artistas en los debates??

17 diciembre 2018 | 04:15 am
Ernesto dijo:

Y si este documento legal propiciará y apoyará la lucha sin cuartel contra la chabacanería, la vulgaridad, la mediocridad, el odio, la violencia extrema, la genuflexión a los cánones diversión y entretenimiento extranjeros mas negativos ¡pues bienvenido sea!.

17 diciembre 2018 | 09:31 am
Ismaray dijo:

Mi presidente sepa usted que tiene todo mi apoyo desde mi humilde posición de ciudadana cubana, pues admiro mucho su labor… Se que usted es uno solo y que no puede dividirse pero creo que esta preocupacion que le plantearé la tenemos muchos mas como yo.
Estamos en la era e la informatización y esto es bueno, muy bueno para todos… pero me impacta saber que esta garantizado desde un niño hasta un anciano la internet y que en estos mismos momentos en Niquero, Granma desde un niño hasta un anciano esten falta de aceo personal, como pasta, jabon, dteregente????
Espero que al tener en conocimiento esto haya alguna respuesta favorable, muchas gracias y…. HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

17 diciembre 2018 | 11:15 pm
Gólgota dijo:

Creo firmemente que este decreto hará aparecer una casta de inspectores con poder para censurar algo que no puede censurarse, la labor del artista. Hasta hoy han existido medios y formas de contener la chabacanería y el mal gusto y no lo han logrado, no creo que por medio de ningún inspector esto pueda hacerse, solo crear una nueva casta de posibles corruptos que lucraran con el chantaje a los artistas. Ya existe con los inspectores a los cuentapropistas ahora se creará para los artistas. El estado debe competir no reprimir, debe crear y confiar en los que ha formado, no intentar acallar la denuncia de lo mal hecho con un instrumento represivo sino con valores desde la revolución, creíbles valores que compitan justamente. Llámese decreto 349 o Decreto para la Protección de la Cultura en los Espacios Públicos, no es otra cosa que una manifestación de temor e impotencia. El momento requiere mente firme y creadora de nuevos valores no una mano dura que reprima a las mentes.

18 diciembre 2018 | 12:54 pm