De Guantánamo, mil historias

Lea más de: , , ,

Por

GUANTANAMO

Hace dos años conocí a Abdul Gany, periodista de Afganistán. Al conocernos, una de sus primeras preguntas fue sobre Guantánamo. Para las personas de su país, Guantánamo es el nombre de la base militar que alberga  una cárcel donde están presos varios hombres de su nación que no tuvieron  ningún juicio justo, acusados presuntamente de terrorismo.

En Afganistán, según me cuenta, hay canciones de amor que hablan de Guantánamo,  de mujeres que  fueron separadas de sus esposos  por las fuerzas de Estados Unidos en plena calle.

Las personas de Afganistán y de otros tantos países de la región quizás no sepan  que Guantánamo es  mucho más que el espacio donde está la base. Al igual  que  Abdul no conocen que allí viven  más de 217 mil cubanos, que  nos separa dos rejas, y un campo minado de la ilegal base donde se han practicado durante  años torturas contra cientos de hombres.

La noticia para Abdul y para el resto del mundo es que la cárcel continuará abierta. A 115 años de la ocupación ilegal de Guantánamo, Estado Unidos no piensa cerrar la instalación militar en territorio cubano.

El presidente Donald Trump rubricó el mes pasado una orden ejecutiva para mantener abierta esta cárcel de máxima seguridad. Su antecesor Barack Obama, durante su segundo mandato  intentó cerrar la  cárcel pero el congreso lo impidió. Solo se pudo trasferir   gran  parte de los prisioneros de Guantánamo a terceros países. En la actualidad hay 41 reclusos allí.

La cárcel, abierta en 2002 bajo la Administración de George W. Bush tras la invasión a Afganistán por tropas estadounidenses que siguió a los atentados del 11 de septiembre de 2001, ha  retenido desde entonces a cientos de prisioneros acusados sin juicio de pertenecer a los grupos terroristas, como Al-Qaeda.

Realmente Guantánamo no tiene  ningún valor  para Estados Unidos que no sea la presión simbólica y un elemento para negociar con  Cuba. Los mismos 41 presos que a  Washington  tanto  cuesta tanto mantener pueden trasladarse a otra cárcel de ese país. Pero para  la Casa Blanca importa más mantener ese pedazo de suelo  bajo su ocupación ilegal aunque todos los cubanos rechacen esa presencia estadounidense.

Hoy, Abdul Gany sabe que hay muchas más historias en Guantánamo que el triste espacio que ocupa la cárcel,  pero también sabe que la cárcel continuará abierta aunque los cubanos y gran parte del mundo estén en contra.

Antes de concluir quiero compartir con ustedes una imagen de la pintura que hiciera uno de los reclusos. Se aprecia la estatua de la libertad y contradictoriamente la enclavó en la costa de Guantánamo. La obra fue censurada por el pentágono. Será por aquel refrán de que una imagen vale más de mil palabras.

CubaTV

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.