Cumbre de los #Pueblos: historias no contadas

Lea más de: , , ,

Yimel Díaz Malmierca y Odette Díaz Fumero

Algunos medios de información han procurado manipular la participación de Cuba en la VII Cumbre de las Américas y en la de los Pueblos, omitiendo el verdadero rol desempeñado por nuestra delegación. Ambos eventos, sin duda, marcaron pauta en la historia latinoamericana y caribeña.

Para conocer los testimonios de quienes representaron al movimiento sindical cubano, Trabajadores entrevistó a Rosario Rodríguez Remón y a  Abel Rivero Ochoa.

¿Cómo fue la participación de la CTC en la Cumbre de las Américas y sus eventos paralelos?

Rosario: La delegación cubana que participó en los eventos alternativos a la Cumbre de las Américas y en la Cumbre de los Pueblos, Sindical y de los Movimientos Sociales de Nuestra América que tuvo lugar en Panamá entre el 7 y el 12 de abril, estuvo compuesta por 240 personas en representación de nuestra sociedad civil. Ocho de ellas del movimiento sindical: Ricardo Veranes, Héroe del Trabajo de la República de Cuba; Santiago Badía; Gisela Vázquez;  Ernesto Freire; Abel Rivero; Misael Rodríguez; Consuelo Baeza y Rosario Rodríguez.

Por Cuba se inscribieron 103 compañeros para participar en el Foro de la Sociedad Civil. Aceptaron a 70 y de los 33 rechazados, dos — Abel Rivero y yo— representábamos  a la CTC. Según los organizadores del Foro, hubo limitaciones de cupo, necesidad de mantener un balance geográfico, temático y de género; se lamentaron por este inconveniente y esperaban,  en eventos futuros,  poder contar con nuestra presencia, lo cual consideramos pura maniobra, pues pudimos constatar que  los mercenarios sí fueron acreditados sin problemas.

Abel y yo nos integramos  entonces a la delegación cubana que asistió a la Cumbre de los Pueblos.

Los representantes del movimiento sindical, además de participar en los diferentes espacios de la Cumbre de los Pueblos, participamos  activamente en apoyo al resto de la delegación cubana, que en más de una ocasión fueron objeto de diferentes artimañas por los organizadores, los medios de prensa y los mercenarios que se encontraban en Panamá.

¿En qué eventos específicos participaron?

Abel: Estuvimos en la inauguración de la Cumbre de los Pueblos que tuvo lugar en el Paraninfo de la Universidad de Panamá. Allí, cuando se desarrollaba la conferencia magistral de Evo Morales, la delegación cubana tuvo que abandonar la sala para ir a apoyar a los jóvenes que, luego de una maniobra de los organizadores del Foro de la Sociedad Civil, habían quedado en el lobby del hotel El Panamá y estaban siendo provocados por algunos de los elementos contrarrevolucionarios que se habían trasladado hacia esa ciudad precisamente para empañar la primera presencia de Cuba en una Cumbre de las Américas. Hubo que caminar, casi correr,  un largo trecho para llegar hasta allí, pero dimos la respuesta necesaria y digna que ameritaba el suceso.

Los representantes del movimiento sindical estuvimos en varios de los paneles del programa de la Cumbre de los Pueblos, entre ellos los que abordaron el bloqueo a Cuba, las luchas de los pueblos originarios, la guerra mediática contra Venezuela y otros. Hubo conferencias magistrales como la de Fernando Martínez Heredia, Entorno Geopolítico de América Latina y el Bloqueo a Cuba,   donde explicó que los pueblos de América “le hemos quitado el traspatio al imperialismo. Ya se acabó su panamericanismo, de él solo queda un cascarón vacío. El edificio secular del poder de los Estados Unidos sobre este continente se va a caer, pero no se caerá solo: hay que derribarlo. Los pueblos que se liberan a sí mismos y liberan a sus países aprenden a manejar la geopolítica, en vez de ser manejados por ella”.

Y concluyó diciendo que:  “Hay dos Américas. Todos sabemos a cuál pertenecemos. Estamos orgullosos de formar parte de lo que José Martí bautizó como Nuestra América. Solamente asumiendo que hay dos Américas, en todas sus realidades y sus implicaciones, será posible que puedan sentarse ambas en un mismo lugar, y que comiencen a exponer y a intercambiar acerca de sus realidades y sus proyectos, sobre la base del más absoluto respeto mutuo”.

Rosario: Hubo también intercambios bilaterales con el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, y con organizaciones sindicales amigas, entre ellas el Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares, de Panamá; la Central de Trabajadores de Argentina (CTA-Autónoma); el Plenario Intersindical de Trabajadores –Convención Nacional de Trabajadores de Uruguay (PIT-CNT); Fuerza Sindical y Central Unitaria de Trabajadores,  de Brasil; el Frente Nacional de Trabajadores, de Nicaragua (FNT); y con la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores  de la ciudad, el campo y la pesca (CBST-CCP).

El compañero Ernesto Freyre nos representó ante el Foro Sindical de las Américas, que gentilmente invitó a la CTC.

Asimismo  participamos en los conciertos de Silvio Rodríguez y en el de Alexander Abreu y su grupo Havana D´Primera, donde se realizó un performance organizado por Kcho y otros artistas de las artes plásticas.

La Cumbre de los Pueblos organizó de igual de manera Mesas de Trabajo…

Abel: Sí, los representantes de la CTC igualmente  estuvimos en las mesas de trabajo, eran más de 12 con diversos temas, entre ellas  la libertad sindical, el derecho a huelga, las expresiones políticas de los movimientos sociales, los trabajadores migrantes, la repercusión del bloqueo económico comercial y financiero a Cuba. En esta última se ofreció información actualizada y precisa del impacto del bloqueo en sectores claves como la educación, la salud pública y el desarrollo en general del país. Se adoptó como acuerdo que el 17 de diciembre fuera denominado Día Mundial de la Lucha contra el Bloqueo  y que los diferentes movimientos de solidaridad y apoyo a Cuba organizaran acciones en sus países para que el mundo sepa las consecuencias que sufre el pueblo cubano por esta injusta medida.

Sobre este tema hablamos además ante un periodista del medio de comunicación de  la Central  Nacional de Trabajadores de Panamá  (CNTP), una de las organizaciones auspiciadoras de la Cumbre de los Pueblos. Con él aprovechamos para denunciar que a pesar de la voluntad expresada por los presidentes de Cuba y  Estados Unidos de restablecer relaciones diplomáticas, el bloqueo no está acabado y que si bien el presidente Obama aprobó algunas licencias para comerciar, aún le quedan muchas prerrogativas ejecutivas para continuar vaciando el bloqueo.

En cada una de las mesas de trabajo se hizo una relatoría que se integró a la Declaración final de la Cumbre de los Pueblos,  enviada a los jefes de Estado y de  Gobierno participantes en la Cumbre de las Américas.

En ese documento quedaron plasmadas al menos tres ideas relacionadas con Cuba: el reclamo de la necesidad de poner fin al bloqueo de Estados a Cuba, la eliminación de Cuba de la lista de países auspiciadores del terrorismo y el reclamo de que se nos devuelva el territorio ocupado ilegalmente por la Base Naval de Guantánamo.

¿Qué experiencias tuvieron con los medios de comunicación extranjeros que dieron cobertura a la Cumbre de Panamá?

Rosario: Vivimos experiencias muy  intensas, en algunos casos nos sentimos acosados, hostigados,  entre ellos por  periodistas de Telemundo y CNN en español, dos que recuerdo con claridad pues los vi apagar las cámaras cuando entrevistaban a Yosuan Palacios, jurista y presidente del Movimiento Juvenil Martiano, quien defendía la postura de Cuba y su derecho a no mezclarse con elementos pagados por Estados Unidos en el Foro de la Sociedad Civil. Hubo un momento en que no me pude contener y dije que no hablaran más, pues  esas no eran las “verdades” que ese periodista andaba buscando. Esa  actitud poco ética la vivimos reiteradamente con varios miembros de la delegación cubana, mientras que  los mercenarios sí recibieron protección de los cuerpos de seguridad de Panamá y gran cobertura en los medios locales (diario La Prensa, TVN Panamá, Telemetro) y extranjeros como la propia CNN en español.

Hay una imagen muy replicada en las redes sociales  donde ustedes dos aparecen, junto a otras personas,  en el Parque Belisario Porras. ¿Qué hacían allí?

Abel: En ese parque, ubicado frente a la embajada cubana en Panamá, hay un busto de José Martí que fue  honrado por una parte de la delegación cubana como una de las primeras acciones en Panamá.  Ese mismo día, algunos de los representantes de la contrarrevolución que acudieron a la Cumbre, pretendieron mancillar esa ofrenda y hubo un enfrentamiento violento que terminó con la intervención de la policía local.

Al día siguiente circuló la noticia de que esos elementos pretendían continuar con la escalada de provocaciones y por eso fuimos convocados, junto a otros cubanos,  a custodiar la sede de Cuba en Panamá. Allí estuvimos más de cinco horas acompañados por sindicalistas de otras nacionalidades —Estados Unidos (los chicanos de Unión del Barrio), de Costa Rica, Venezuela, Ecuador…— y amigos panameños  del Sindicato de la Construcción de Panamá (Suntracs), CNTP,  Frente Nacional por la Defensa de los Derechos Económicos y Sociales (Frenadeso),  Federación Auténtica de Trabajadores (FAT) y del Sindicato de la Coca Cola. Con ellos compartimos el almuerzo que Veranes nos hizo llegar y esa es la imagen que ha recorrido el mundo por las redes sociales. Al final nuestra presencia fue disuasoria, pues los mercenarios no aparecieron más por el lugar.

Hemos sabido de una carta de reconocimiento que le envió el Secretario General de la CTC a los organizadores panameños de la Cumbre de los Pueblos. ¿Qué razones expone?

Rosario: El secretario general Ulises Guilarte De Nacimiento  reconoció en ese texto que supo  “de la dedicación, entrega y esfuerzo aportado en la organización y desarrollo de la Cumbre de los Pueblos” por parte de los organizadores y también “de la movilización y solidaridad brindada por sus afiliados a nuestra delegación, ante las acciones provocativas de elementos inescrupulosos que intentaron socavar la dignidad y la vergüenza de nuestro pueblo y del hermano pueblo de Venezuela.

“Ante tal comportamiento y actitud solidaria y valiente demostrada —dijo Guilarte— reciban hermanas y hermanos panameños en nombre del movimiento sindical cubano nuestro más sentido RECONOCIMIENTO, junto al compromiso permanente de compartir con ustedes el internacionalismo proletario que identifica las más puras raíces de la nación cubana”.

Tomado de trabajadores

http://www.trabajadores.cu/20150423/cumbre-de-los-pueblos-historias-no-contadas/

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.