Culmina II Cumbre de la CELAC

Lea más de: , , , ,

Amalia

Culminó el 29 de enero la II Cumbre de la CELAC y en el marco de este acontecimiento creo oportuno recordar que un día al anochecer llegó  Martí a Caracas y “sin sacudirse el polvo del camino, no preguntó dónde se comía ni se dormía, sino cómo se iba a donde estaba la estatua de Bolívar”. Y dicen que el viajero, “solo con los árboles altos y olorosos de la plaza, lloraba frente a la estatua, que parecía que se movía, como un padre cuando se le acerca un hijo”.

Aquel hecho no fue obra de la casualidad, no había compromiso mayor para el más grande pensador cubano que rendir tributo a quien junto a la forja de la independencia concibió la unión de todas nuestras repúblicas en una patria grande desde el Río Bravo hasta la Patagonia. El propio Martí sintetizaría luego en dos palabras la aspiración inconclusa de El Libertador al identificar estas tierras como Nuestra América.

Han trascurrido justamente 130 años de ese día en que se sellaba simbólicamente un lazo de compromiso por la unidad de nuestros pueblos; solo que ahora, por primera vez, los sueños de Simón Bolívar, José Martí y todos los grandes hombres que lucharon por hacer mejores nuestras repúblicas abrazadas en un solo haz, han dejado de ser ilusiones  y cobran vida al conjuro de una singular aspiración de acercamiento y compromiso que se ha abierto paso.

Con el nacimiento de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños hace dos años, precisamente en Caracas, tal parece que se estuviera saldando la deuda que tenemos todos los hombres y mujeres con la gran Patria que nuestros padres fundadores nos enseñaron a ver como una indivisible conjunción de pueblos.

No es por eso tampoco un hecho casual que la Declaración anunciadora del alumbramiento de la segunda mayor comunidad regional de naciones existente en el mundo enarbole ideas esenciales recogidas en el mandato originario de nuestros libertadores, cuando manifiesta la necesidad de que: “La Celac avance en el proceso de integración política, económica, social y cultural, a la vez que realice un sabio equilibrio entre la unidad y la diversidad de nuestros pueblos”, a fin de que el mecanismo regional creado sea el espacio idóneo para la expresión de nuestra multiplicidad cultural y a su vez “adecuado escenario capaz de reafirmar la identidad de América Latina y el Caribe, su historia común y sus continuas luchas por la justicia y la libertad”.

Al concluir la Cumbre, los Jefes de Estado y de Gobierno refrendaron la Declaración de La Habana y el Plan de Acción de 2014 y la ansiada unidad latinoamericana quedará más reforzada que nunca.

Tomado del Blog Cubaconamlia

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.