#CubaVsBloqueo económico de EE.UU. y mentiras de la prensa capitalista

Lea más de: , , , , ,
Por Gustavo de la Torre Morales
Las relaciones de Cuba y Estados Unidos se han visto condicionadas a la continua andanada de agresiones que los diferentes gobiernos estadounidenses han puesto como una variable fija, en la fórmula de su política hacia Cuba.

El bloqueo es una política unilateral, rechazada tanto en los Estados Unido de América, como por la comunidad internaciona, y es el principal obstáculo al desarrollo económico y social de Cuba, en Ciego de Ávila, el 12 de septiembre de 2016. ACN CARICATURA/ Osvaldo GUTIÉRREZ GÓMEZ/ rrcc

La prensa al servicio del imperialismo, puso todas sus herramientas en crear la ilusión de una Cuba próspera antes del triunfo revolucionario, únicamente para desacreditar el naciente proceso revolucionario; omitiendo totalmente que esa época antes de enero de 1959 realmente estuvo caracterizada por gobiernos de turno, salpicados por la corrupción, políticas de desamparo social, abusos, represión y la presencia de la mafia, controlando una parte de la economía del país, usando a Cuba como epicentro de casinos, juego, prostitución y puente en el tráfico de drogas desde países sudamericanos hacia los propios Estados Unidos.
Aun hoy en día, esbirros y prensa defienden desde Miami o Madrid el gobierno de Fulgencio Batista como “próspero” y lujoso; excluyendo la realidad sanguinaria que se vivió. Sin embargo, el entonces senador, J. F. Kennedy en su campaña electoral, 6 de octubre de 1960, en un banquete ofrecido por el Partido Demócrata en la ciudad de Cincinnati, Ohio, señaló: “Quizás el más desastroso de nuestros errores fue la decisión de encumbrar y darle respaldo a una de las dictaduras más sangrientas y represivas de la larga historia de la represión latinoamericana. Fulgencio Batista asesinó a 20 000 cubanos en siete años, una proporción de la población de Cuba mayor que la de los norteamericanos que murieron en las dos grandes guerras mundiales (…) Voceros de la Administración elogiaban a Batista, lo exaltaban como un aliado confiable y un buen amigo, en momentos en que Batista asesinaba a miles de ciudadanos, destruía los últimos vestigios de libertad y robaba cientos de millones de dólares al pueblo cubano.”(1)
Entonces, ¿Dónde estuvo la prosperidad en esa época matizada por asesinatos, una población altamente analfabeta y aplastada por el desamparo social; pero también con una economía dependiente, padeciendo la fuga de capitales y con concesiones beneficiosas para empresas extranjeras (mayoritariamente norteamericanas)?
El lingüista, filósofo, politólogo y activista estadounidense Naom Chomski, señaló: “Cuando algún país tiene éxito en desembarazarse del sistema global dominado por Estados Unidos, la respuesta inmediata ha sido (sin excluir el terror y el sabotaje), evitar lo que, algunas veces, ha sido llamado en documentos internos ‛éxitos ideológicos’ (…) el temor de los planificadores ha sido siempre que el éxito de la revolución o de la reforma social pueda influir en otros para seguir el mismo ejemplo”.(2)
Es por lo anterior que el imperialismo vio como inaceptable que a sólo 90 millas de sus narices, un pueblo decidido se encare con firmeza e imponga una política domestica que beneficie a la mayoría social y defienda su soberanía y autodeterminación de construir su propio camino. Para el imperialismo era una ofensa que un pueblo no se doblegue, no permita que nuevamente “le tuerzan el brazo”. El imperialismo se creyó con el “derecho” de castigar tal atrevimiento de rebeldía y pusieron en práctica todo tipo de complot que pudiera conducir al derrocamiento de la Revolución: actividades subversivas, lanzamientos y desembarcos de armas y explosivos, organización de invasiones, filtración de espías y saboteadores, ataques piratas, guerra bacteriológica; como también planes de asesinatos a líderes políticos, diplomáticos y representantes de diversas ramas. Pero como política de asfixia económica contra el pueblo cubano se aprobó en forma de Ley, y con carácter prolongado, el bloqueo económico, financiero y comercial.
No faltaron “socios” que se sumaron a la aplicación de dicha política de acorralamiento y entre ellos estuvo la Unión Europea que a partir de 1996 aprueba el llamado “Acuerdo de Posición Común”, impulsado por el gobierno español de José María Aznar, quien en acto servil al gobierno de George W. Bush, apoya el estrangulamiento económico del pueblo cubano.
Para el éxito de tal magnicidio era necesario el apoyo o, al menos, el consentimiento de la opinión pública internacional. Por tanto, era necesario crear una visión distorsionada de la realidad cubana, haciendo creer que era necesaria la liquidación de la “dictadura” cubana. Los lobbies “Think-Tanks” de la propagada anticubana se enfocaron en hacer pasar por sus instrumentos, los massmedia, la concepción de que el gobierno cubano justificaba, en arrebato oportunista, el “fracaso” del socialismo con un bloqueo “inexistente”, o simplemente lo edulcoraban como si fuera un “embargo” que tenía un carácter “bilateral”.
f0092477
¿Si fuese un acuerdo bilateral, por qué el gobierno cubano presenta en la ONU cada año su Informe sobre la Resolución titulada “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”?(3)
Pero como el mismísimo novelista, poeta y dramaturgo español, Miguel de Cervantes, dijo, “La verdad se elevará por encima de la mentira así como el aceite flota sobre el agua”.
El diciembre de 2017, el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, daba una alocución al mundo donde sentenciaba lo habían “hemos hecho principalmente a través de políticas que apuntaban a aislar la isla, evitando los viajes y el comercio más básicos que los estadounidenses pueden disfrutar en cualquier otro lugar. Y aunque esta política ha estado enraizada en la mejor de las intenciones, ninguna otra nación se une a nosotros para imponer estas sanciones”, para poco después sentenciar que después de todo, estos 50 años han demostrado que el aislamiento no funcionó.”(4)
Entonces ¡El bloqueo, con el objetivo de aislar a Cuba, a través del ahogo económico, es real!
 
Claro, de lo anterior, lo único que se pone en duda es “lo de las buenas intenciones”. 
Después de más de 50 años de implementación de una guerra psicológica contra el pueblo cubano, a través de las dificultades económicas y las carencias materiales, en la última etapa del mandato de Obama se abrió una puerta de posibilidades a nuevas relaciones entre ambos países; donde se establecieran acuerdos basados en la cooperación mutua y no en las restricciones que los gobiernos de EEUU estaban implementando, incluso, contra sus propios ciudadanos; quienes tenían prohibido el viajar a Cuba si no cumplía estrictos requisitos.
Nuevamente, esa gran prensa que tanto “aclama por la libertad de expresión y la verdad”, volvió a tergiversar la realidad, dando informaciones a sus seguidores que daban a entender que el bloqueo se había eliminado. ¡Otra mentira más!
Por culpa de las cotidianas torpezas del actual presidente Donald Trump, se ha vuelto a descubrir que esa agresiva política de asfixia económica contra Cuba aún existe. Por ello, para esa prensa sensacionalista que ha mentido durante todo este tiempo, deben haber sentido como jarro de agua fría las palabras de la alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, quien afirmó este jueves 4 de enero de 2018: “El bloqueo no es la solución. Se lo hemos dicho así muchas veces a nuestros amigos estadounidenses y lo hemos afirmado repetidamente en las Naciones Unidas. El único efecto del bloqueo es empeorar la calidad de vida de las mujeres, los hombres y los niños cubanos”.
Entonces ¡El bloqueo, con el objetivo de aislar a Cuba, a través del ahogo económico, aún existe!, como razón tiene el gobierno de Cuba al denunciar en la ONU que: ¡El bloqueo ocasiona millonarias pérdidas directamente a la economía del país, como a la economía de toda la población cubana!
 
Lo anterior deja claro que Cuba nunca miente.
Pese a todas las perretas del imperialismo y las mentiras de los medios a su servicio, simplemente el pueblo cubano sigue respaldando la construcción del socialismo como una alternativa posible y de plena justicia social; aunque por ello haya que seguir afrontando dificultades y sorteando obstáculos, porque como expresó el apóstol cubano, José Martí:
“Pero la noción del bien flota sobre todo y no naufraga jamás.”(5)
(1)   The American Presidency Project. Speech of Senator John F. Kennedy, Cincinnati, Ohio, Democratic Dinner. October 6, 1960.
(2)   Noam Chomski, “La Administración Carter: mito y realidad”, Cuadernos Semestrales (CIDE), Estados Unidos, perspectiva latinoamericana, no. 2-3, México, p. 195.
(5)   José Martí, “El Presidio Político en Cuba”. España. Madrid, 1871. O.C. 1:52
*Asociación de Cubanos en Cataluña José Martí

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.