Cubanos entre Costa Rica y Nicaragua no emigran, “huyen de Cuba”

Lea más de: ,

CUBANOSPor Marcos Torres

La emigración es tan antigua como la historia de la humanidad, gracias a ella hemos poblado todas las tierras inimaginables de nuestro planeta, pero cuando de Cuba se trata ya ustedes conocen el cintillo; los cubanos no emigran “huyen del Régimen”.

Somos hijos de una pequeña isla, formada por emigrantes desde los exterminados nativos, pasando por los colonizadores de la madre patria, africanos desarraigados y esclavizados, chinos y filipinos contratados como fuerza de trabajo barata, franceses y haitianos e inclusive norteños que poblaron esta tierra en los últimos 500 años.

Pero después de enero de 1959, con el triunfo de un proceso político diferente, el tema migratorio no ha dejado de politizarse por los detractores de la Revolución cubana. A los Estados Unidos “emigraron” los militares derrotados de la dictadura de Fulgencio Batista, seguida de una burguesía nacional que no se impuso como clase, pues vivió siempre mirando al norte; la campaña anticomunista desató la Operación “Peter Pan”, a la que siguió Camarioca, Puente Aéreo, Mariel y los Balseros de 1994.

Para proteger a estas oleadas de “cubanos desesperados” no faltó un cuerpo legal aprobado por el Congreso norteamericano en 1966, la flamante Ley de Ajuste Cubano, que aún vigente otorga privilegios especiales a los “perseguidos” isleños; contrario a lo que ocurre con los restantes latinoamericanos quienes reciben la negativa de los consulados gringos en sus respectivos países, se les persigue y reprime por toda la frontera que marca el río Bravo, se construyen muros infranqueables o son devueltos por el “eficiente” servicio de la Guardia Costera de los Estados Unidos de América.

Los cubanos que desean emigrar al Norte y “no clasifican” en el engorroso proceso de entrevistas, documentos y dinero de la actual Embajada norteamericana, a pesar del compromiso de otorgar 20 mil visas anuales después de los Acuerdos Migratorios de 1994, tienen ante sí, la zanahoria de un instrumento legal que le otorga la ciudadanía norteamericana a los 365 días de pisar territorio continental.

Después del 17 de diciembre 2014 lejos de disminuir las cifras de cubanos que se acogen a la susodicha “Ley”, ha ocurrido todo lo contrario y comienzan a dispararse las alarmas de los medios de prensa locales de la Florida léase “El Nuevo Herald” y “Sun Sentinel”, pues cuando de fondos monetarios se trata, los reyes del pragmatismo aprietan los cinturones y comienzan a calentar la pista del show anticubano.

La maquinaria propagandística contra Cuba, no ha dejado de amplificar casi a diario las penurias de los coterráneos que buscan de las más diversas maneras llegar a la tierra de la primera potencia mundial, por el momento; sembrando, como es de esperar, la matriz de que huyen de la “dictadura” por falta de oportunidades, esperanzas, perspectivas y futuro, pues no pueden ocultar que en su inmensa mayoría son jóvenes saludables y preparados gracias a los “precarios servicios de salud y educación” de la Cuba revolucionaria. Aunque las causas que provoca estos éxodos, se toca solo de soslayo “se incrementan el número de emigrantes cubanos por el temor a que desaparezca la Ley de Ajuste”.

Ahora, se encuentran en la riesgosa encrucijada de mantener una “envejecida” Ley que constituye un seductor estímulo solo para cubanos, a merced de peligrosas rutas, lidiando con coyotes, traficantes de drogas y servicios migratorios de ocho países latinoamericanos.

Modificar la “Ley de Ajuste” conllevaría a estructurar un sistema de prohibición y persecución de los acogidos, para impedir que vengan a visitar familiares y amigos, o de vacaciones todos los años “al país que los persiguió”.

Derogarla, y enfrentar a la camada de congresistas anticubanos que lo tomarán como una gran derrota de la bien engrasada maquinaria de presión sobre, Cubita la Bella.

En lo que se ponen de acuerdo con la opinión pública de la no homogénea comunidad cubana del sur de la Florida y activan el entramado y burocrático Congreso, me despido como dicen en mi barrio “la pelota está de tu lado”.

Tomado Cuba por Siempre

https://micubaporsiempre.wordpress.com/2015/11/17/cubanos-entre-costa-rica-y-nicaragua-no-emigran-huyen-de-cuba/

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.