Cubanos de todos los tiempos

Lea más de: , , , , , ,

Por Lisbet Penín Matos

Innumerables hechos de nuestra historia recuerdan la valentía, la entrega y la determinación de nuestros antepasados. Hechos en los que se intentaba poner en juego la autonomía de quienes sintieron orgullo de nacer en esta tierra.

Cubanos y cubanas insignes: Varela, Céspedes, Agramonte, Maceo, Mariana Grajales, Martí, Gómez, Mella, Villena, Guiteras, Frank País, Celia, Haydée, Abel, Melba, Camilo, Che, Fidel. Todos y muchos otros, en cada una de las etapas históricas, contribuyeron a formar un país libre de oprobios y donde nosotros, los cubanos, por nuestros propios esfuerzos, construyéramos la patria soñada.

Espero me disculpen los historiadores, pero en caso de mencionar una lista de sucesos, las cuartillas serían infinitas, por eso la referencia es a acontecimientos puntuales que ilustren el camino anterior y sirvan de apoyo para comprender las situaciones actuales.

El Zanjón significó libertad y paz sin independencia para los cubanos en pie de guerra, y según planteaban los objetivos que marcaron el inicio de la guerra, la emancipación de Cuba, no era un principio negociable, por eso, el 23 volvió a romperse el corojo.

Otros sucesos ocurrieron antes del establecimiento de la República el 20 de mayo de 1902, pues como conocemos, Estados Unidos propuso una serie de instrumentos para dominar el país, no solo desde la esfera económica, sino también política y militar. Recordemos la Enmienda Platt y la firma de tratados injerencistas.

14800948_1256834367691610_1522556364_n

Para volver sobre la historia, preciso señalar el tema de la aprobación del apéndice de la Constitución de 1901, pues el 12 de junio de 1901, 16 delegados votaron a favor y 11 en contra. Sin embargo, meses después, el 28 de octubre del mismo año, Leonard Wood, gobernador militar en Cuba durante 1899-1902, envió una carta confidencial a Theodore  Roosevelt, en la que decía:

“Por supuesto que a Cuba se le ha dejado poca o ninguna independencia con la Enmienda Platt y lo único indicado ahora es buscar la anexión. Esto, sin embargo, requerirá algún tiempo y durante el período en que Cuba mantenga su propio gobierno, es muy de desear que tenga uno que conduzca a su progreso y a su mejoramiento. No puede hacer ciertos tratados sin nuestro consentimiento, ni pedir prestado más allá de ciertos límites y debe mantener las condiciones sanitarias que se le han preceptuado, por todo lo cual es bien evidente que está en lo absoluto en nuestras manos y creo que no hay un gobierno europeo que la considere por un momento otra cosa sino lo que es, una verdadera dependencia de Estados Unidos, y como tal es acreedora de nuestra consideración”.

Ante estas formas de dominación y control, muchos cubanos, patriotas, se opusieron. Tal fue el caso de Juan Gualberto Gómez, quien hizo una relevante ponencia dejando claro que la firma del tratado de bases navales y carboneras implicaba darle la llave de nuestra casa a Estados Unidos para que entrara y dispusiera de todo cuanto había en el país. Entonces me cuestiono, ¿por qué promulgar consignas de libertad y soberanía para Cuba? En aquel momento, era pura fachada.

En la actualidad, en el 2016, sabemos que las condiciones en que se desarrollan las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, son muy diferentes. Ahora, después de más de 50 años sin mantener vínculo diplomático, llegó el 17de diciembre de 2014; también tenemos embajadas en ambos países y existe un acercamiento positivo para ambos pueblos.

Pero el hecho de construir un camino diferente para ambas naciones implica que Estados Unidos se involucre en asuntos internos que solo competen a los cubanos. Indudablemente ningún cubano está dispuesto a que interfieran en sus asuntos domésticos, por lo tanto, Cuba es una casa grande y todos somos dueños del futuro que queremos vivir.

En otro momento de la carta Wood escribe: “Con el control que sin duda pronto se convertirá en posesión, en breve prácticamente controlaremos el comercio de azúcar en el mundo. La isla se americanizará gradualmente y, a su debido tiempo, contaremos con una de las más ricas y deseables posesiones que haya en el mundo…”

La construcción de una Patria no depende de una persona, depende de un pueblo; de un pueblo que lleva como material genético convicciones que dicen cómo somos. La autodeterminación, la valentía, el altruismo, la soberanía, y el respeto hacia nuestras ideas, representan para los cubanos de hoy, una herencia de los mambises.

Hoy Cuba es de los cubanos #CubaesNuestra.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

3 Comentarios

juan carlos corcho vergara dijo:

El Zanjón no significo libertad para los cubanos, al menos no para los negros esclavos, el Zajón significó migajas autonómicas para algunos cubanos que pactaron con la desidia en discrepancia con otro grupo que si se rebelaron en los Mangos de Baragua . En el periodo comprendido entre 1878 y 1895 se alcanzó parte de la´´ prosperidad´´ de antaño, pero ni el espejismo de una insípida recuperación, ni la quimera abolicionista de 1886, cambiaron un ápice la situación ignominiosa del sometimiento al colonialismo español, los pobres fueron más pobres, los antiguos esclavos abandonados a su suerte, y ni los cubanos más ricos, se sentían conformes con las migajas autonómicas que España les habían canjeado a cambio de la firma del pacto del zanjón. Los clarines insurrectos preludiaban los sonidos de al combate, Martí, que ya estaba todos los días a punto de dar su vida por su país, convocaba a la guerra necesaria.

24 octubre 2016 | 04:53 pm
juan carlos corcho vergara dijo:

El entreguismo y el anexionismo son ciclos de alucinación de algunos malos cubanos que se repiten como pesadillas en la historia de cuba como nación, pero como dice el profesor Heredia en su artículo O cuba o Washingto, ´´La historia sigue siendo maestra, pero ahora trae consigo una gigantesca cultura de liberación acumulada. De Céspedes a Fidel hemos crecido y aprendido tanto, que ya nunca más podrá engañarnos el capitalismo, y frente a cualquier ropaje con que se presente sabemos desnudarlo y barrerlo. Y nuestra patria ha crecido tanto, que lo que fue Yara hoy es Cuba, y Cuba es mucho más que una isla liberada´´. Aferrarnos a la historia y a la gloria que se ha vivido, es lo que final y únicamente nos absolverá de las garras apetentes, trasvertidas e imperiales.

24 octubre 2016 | 05:32 pm
mauro dijo:

Bello artículo. Felicidades

24 octubre 2016 | 10:39 pm