#Cuba, su juventud y el 24 de febrero

Lea más de:

Por Yaicelín Palma Tejas

jovenes-cubanos-foto-roberto-suarez

Mientras en Paraguay sólo el seis por ciento de los jóvenes tiene acceso a la Universidad, y en Puerto Rico el gobierno cerró 400 escuelas públicas después del último huracán que azotó a la isla, en Cuba la nueva generación es protagonista de su presente y futuro, participando democráticamente en cada una de las etapas de la reforma constitucional.

“Con el inicio en septiembre del presente curso escolar, las más de cinco mil brigadas universitarias se convirtieron en bastiones para la discusión del proyecto de Carta Magna, sumándose así al proceso que ya habían iniciado otras instituciones el 13 de agosto de 2018”, dice Yunier Jhonson Valenciano, presidente de la Universidad de Ciencias Médicas en Santiago de Cuba.

“De esta manera, los estudiantes de la Enseñanza Superior hoy somos reconocidos en más de seis artículos del que será el documento rector de la República, sin contar que desde su Preámbulo se destaca el movimiento estudiantil como uno de los principales impulsores de la Revolución cubana”.

A pocos días de la votación en las urnas por el respaldo a la Constitución, la vanguardia juvenil cubana, sin abandonar sus obligaciones y responsabilidades habituales, pone en práctica iniciativas atrayentes que se vuelven eco de las razones y los argumentos que tiene el pueblo para decir Sí el próximo 24 de febrero.

“Se han impreso más de 50 mil pancartas con un llamamiento que ejemplifica las virtudes y los aciertos de la Revolución cubana; hemos distribuido pegatinas con el mensaje de deportistas, científicos y representantes de otros sectores en apoyo al proceso que hoy vive el país; y estamos enfrascados en reforzar la venta del texto constitucional en los lugares donde ha sido difícil llegar”, asegura Susely Morfa González, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas.

Cuba, su juventud y el 24 de febrero

El Sí, una cuestión de Historia

Sin embargo, en esta tarea que emprende la juventud cubana es imprescindible el apego constante a la Historia y a los inicios del proceso revolucionario, porque como dice la estudiante de cuarto año de Medicina de Mayabeque, María Claudia Torres González, “un estudiante que comprende el por qué de las acciones pasadas es un estudiante con el que hoy un #YoVotoSí no lleva explicación, porque lo tiene en la sangre”.

O en el caso de la joven profesora de Historia Patricia García, impartir la asignatura deja de ser una rutina para convertirse en un compromiso. “No es casual el momento histórico que vive la mayor de las Antillas. Estudiar e impartir la asignatura me ha permitido concluir que Cuba tiene una rica historia y cultura constitucional que nos ha diferenciado con respecto al resto del mundo. Cada Constitución que ha tenido Cuba es el reflejo de su época y de las necesidades históricas de las diferentes sociedades”.

Después del 24 de febrero

Si bien el 24 de febrero demostrará la disposición de los jóvenes cubanos de ser continuadores del legado independentista, revolucionario y socialista, los días y tiempos posteriores serán testigo de ello.

La batalla tendrá que ser más intensa, más consciente, más organizada y masiva. Sólo así la Constitución será verbo y no sustantivo; sólo así las palabras, las promesas y consignas cobrarán vida propia en hechos concretos; y esta Revolución seguirá siendo joven, como dijo Raúl.

RHC

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.