#Cuba: Los #derechoshumanos que defendemos

Lea más de: , , ,
Casa de abuelos en el poblado Rural de Santa Isabel de Las Lajas, centro que forma parte del programa de Atención al Adulto Mayor del Ministerio de Salud Pública, y que contribuye a que cada persona tenga una vejez con óptima calidad de vida, en Cienfuegos, Cuba, el 9 de diciembre de 2015. ACN FOTO/ Modesto GUTIÉRREZ CABO/ rrcc

Casa de abuelos en el poblado Rural de Santa Isabel de Las Lajas, centro que forma parte del programa de Atención al Adulto Mayor del Ministerio de Salud Pública, y que contribuye a que cada persona tenga una vejez con óptima calidad de vida, en Cienfuegos, Cuba, el 9 de diciembre de 2015. ACN FOTO/ Modesto GUTIÉRREZ CABO/ rrcc

La semana pasada tuve la oportunidad de recorrer una vez más la Isla por carretera, esta vez hasta la oriental ciudad de Baracoa, en Guantánamo. Atravesé además la mayoría de las capitales provinciales, a la ida y a la vuelta. Pude visitar también varios municipios montañosos y poblados rurales.

Esta visión de una gran parte del país siempre resulta impactante para cualquier persona, mucho más si prestamos atención a los detalles. Hasta en el lugar más recóndito aparece una escuela, un consultorio médico, una institución cultural, una unidad comercial en pesos convertibles.

Es posible encontrar obras sociales en casi todos los territorios del país, aunque también saltan a la vista los deterioros, los olvidos, los problemas, comenta para Haciendo Radio, el periodista Francisco Rodríguez Cruz.

No vivimos en una sociedad perfecta, lo sabemos. Pero es evidente la voluntad de ofrecer niveles de desarrollo similares, oportunidades para la realización personal y mayores facilidades para una vida digna.

Por ahí andarían las claves acerca de la concepción sobre los derechos humanos que defendemos en Cuba. La de un sistema que prioriza políticas sociales de amplio alcance, en medio de dificultades económicas y también de equivocaciones e ineficiencias.

Tenemos, por supuesto, el derecho de decir lo que nos parece bien y lo que nos parece mal, y más aún, el deber de trabajar para mejorar lo que tenemos, con la búsqueda cada vez más necesaria de métodos participativos y democráticos que empoderen a nuestra ciudadanía.

No es fácil, nadie ha dicho que lo sea. Y si bien respetamos el derecho de parte de las personas a cansarse, a no entender, a pretender la solución individual de sus problemas, aquí y ahora; no podemos dejar de abogar por las soluciones colectivas, por los sueños realizables, por las utopías compartidas.

Todo sin descuidarnos de las necesidades específicas de cada quien, que son muchas, y crecientes, y cambiantes con el tiempo. Porque los derechos humanos son una categoría histórica, evolucionan y se complejizan con el tiempo. Esa dialéctica es la que nos permite evolucionar como especie, y hay que conseguir un balance justo y movilizador entre el reconocimiento de lo que vamos alcanzando y la insatisfacción por lo que nos queda por lograr, que siempre será mucho.

Pero parecería estar bastante claro que hacen falta relaciones sociales, económicas y políticas distintas a la que preconiza el capitalismo para alcanzar esas nuevas conquistas humanas, para concebir, amparar y sostener esos nuevos derechos.

Lo que nunca entonces podemos permitirnos son los privilegios, las inequidades, los retrocesos. Estos enfoques podrían tal vez ser la raíz, la esencia, de los derechos humanos que defendemos.

Tomado de Radio Rebelde

http://www.radiorebelde.cu/noticia/cuba-derechos-humanos-defendemos-20151210/

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.