Cuba, expedición al encuentro con la Historia

Lea más de: ,
Por Mayra Pardillo Gómez*
1luchas-de-independencia
En 1868 se iniciaron las luchas de independencia en la Isla, por lo que se cumplirán 150 años de este acontecimiento, y en ese contexto un grupo de especialistas de esta provincia central acudió al encuentro con la Historia y con hallazgos arqueológicos.

La guerra de los Diez Años, del 68 (10 de octubre) o Guerra Grande fue la primera de las tres guerras cubanas por la emancipación del yugo colonial español.

Mientras, la Guerra Necesaria o Guerra del 95 fue una acción armada organizada por el Héroe Nacional cubano José Martí (1853-1895) para lograr la definitiva libertad de Cuba.

Desde la emigración y como máximo representante del Partido Revolucionario Cubano, organizó la insurrección en Oriente, al igual que en el resto del país, estallido independentista que ocurrió el 24 de febrero de 1895.

REGRESA EL ADALID ESPIRITUANO

Con la llegada de la Expedición Roloff-Sánchez-Rodríguez por Punta Caney, cerca de Tayabacoa, al sur de Sancti Spíritus, el 24 de julio de 1895, se vive un verdadero estado de guerra en este territorio al centro del país.

A su arribo a tierras espirituanas el Mayor General Serafín Sánchez Valdivia lanzó una proclama a los habitantes de la entonces región de Las Villas, lo cual representó un llamado a la lucha.

Esta expedición aportó 150 nuevos combatientes, tres experimentados y prestigiosos generales e importantes recursos de guerra.

Contribuyó, además, a la cohesión del movimiento revolucionario en Las Villas, pues la presencia de Carlos Roloff y Serafín Sánchez implicaba mucho para los revolucionarios del centro, por su destacada participación en la contienda anterior.

Aseguran textos consultados que para el caudillo espirituano, Héroe de las Tres Guerras, patria y familia tenían un mismo significado y ocupaban en su vida un lugar privilegiado.

José María (Mayía) Rodríguez participó junto a Roloff y Serafín en el desembarco por Punta Caney.

Después de una pequeña escala el día 20 de julio de 1895 en Isla Mujeres para reabastecerse de agua, el ‘José Martí’ -en honor al Héroe Nacional cubano– siguió su travesía y en la mañana del 24 echaba ancla frente a Punta Caney, cerca de Tunas de Zaza. Serafín Sánchez Valdivia le escribiría a su amada esposa, Josefa Pina Marín, conocida cariñosamente como Pepa:

’24: a las nueve y media de la noche estamos desembarcando sin novedad alguna en Tayabacoa, a legua y media de Tunas; hemos entrado aquí como en nuestra casa. Dentro de hora y media estaremos todos en tierra con la expedición. ÂíViva Cuba! Y te quiere mucho tu Serafín (…) Adiós’.

EXPLORACIONES ARQUEOLÓGICAS

El ingeniero Orlando Álvarez de la Paz habla en exclusiva para Prensa Latina sobre las exploraciones arqueológicas en Tunas de Zaza, dos de ellas efectuadas en noviembre de 2017 y una tercera del 18 al 20 de enero de 2018.

Álvarez de la Paz es especialista A en Arqueología Histórica, jefe del Gabinete de Arqueología Manuel Romero Falcó, de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos del Centro Provincial de Patrimonio Cultural.

Entre los objetivos de la primera expedición, comentó, estuvo realizar una visita al obelisco de Punta Caney, para diagnosticar el estado de conservación del monumento.

Además, explorar la costa sur, en el tramo comprendido entre el obelisco de Punta Caney hasta Playa Tayabacoa, incluyendo un trayecto hacia el interior del río de igual nombre, con el propósito de ubicar nuevas estaciones arqueológicas aborígenes y coloniales.

La visita a Punta Caney perseguía hacer un análisis del estado de conservación de los monumentos allí erigidos, los daños que pudieran presentar sus estructuras, sus causas y efectos, así como recomendar medidas para su protección y manejo sostenible, dijo.

Para ello se efectuó un minucioso trabajo fotográfico y documental de ambas estructuras y llegamos a consideraciones y recomendaciones que se expusieron en el informe al cual tuvo acceso Prensa Latina.

Existen dos obeliscos, el más antiguo erigido por la Escuela de Cadetes en 1950, que está primero, más cerca de la línea de costa, y el construido posterior al triunfo de la Revolución, en septiembre de 1985, situado detrás, más alejado del mar, indicó.

Según los conocedores del lugar esta parte del litoral es baja y está siendo erosionada debido al cambio climático, precisó.

El obelisco de 1950, a unos 50 metros de la línea de la costa, está en excelentes condiciones estructurales.

Dentro de las acciones a desarrollar estarían la limpieza y tratamiento de conservación a sus placas de bronce, la mejora de pequeñas oquedades del repello y la pintura integral.

El segundo monumento mantiene en bastante buen estado de conservación y solidez sus partes, aunque requieren, como es lógico, de una intervención debido al paso del tiempo para lograr su perdurabilidad.

Consideramos que por la connotación del suceso histórico que señala, el estado de conservación, su rápido acceso por vía marítima, es un lugar que constituye por sí solo un símbolo y un sitio de obligada visita, del sendero patrimonial de Tunas de Zaza, enfatizó.

Posterior al IX Taller de Ciudades Patrimoniales, realizado en la ciudad central de Cienfuegos en diciembre de 2017, el jefe de la Oficina de Monumentos de Sancti Spíritus, Roberto Vitlloch, recibió la confirmación de la declaratoria del sitio donde se alzan estos obeliscos como Monumento Nacional, aseguró Álvarez de la Paz.

Por referencias de un campesino con el que conversamos, encontramos un segundo obelisco de aspecto parecido al de Punta Caney, pero sin una placa alegórica a algún acontecimiento específico, detalló.

El monumento se sitúa dentro del monte de galería que separa el mar de una laguna interior de poca profundidad, casi seca.

En medio de la vegetación y en el perímetro de la laguna se halló un gran amontonamiento de ladrillos y evidencias coloniales, así como piedra tallada y una gubia aborigen. El sitio se nombró Laguna Grande, acotó.

María Antonieta Jiménez Margolles, Historiadora de la Ciudad de Sancti Spíritus, plantea que este obelisco pudiera estar vinculado con el lugar donde cayó Indalecio Núñez, hermano del general Emilio Núñez (Sagüero), puntualizó.

Tras las exploraciones se le encargó a Jiménez Margolles la investigación de la ruta seguida por la expedición de Serafín Sánchez, posterior al desembarco.

OBJETIVOS DEL PRIMER RECORRIDO

También entre los objetivos de la primera expedición figuró hacer las coordinaciones necesarias con el patrón del barco y las autoridades de los puertos de Tunas de Zaza y Casilda para llevar a cabo la exploración del pecio hundido próximo al cayo Zaza Afuera.

Ello para establecer las potencialidades que ofrece para una posterior intervención arqueológica, en la que participarán arqueólogos profesionales de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos del Centro Provincial de Patrimonio Cultural de Sancti Spíritus.

Tendrá participación, además, de la Oficina del Conservador de Trinidad y el Valle de Los Ingenios y el Departamento de Estudios Ambientales del CITMA, dirigidas por el Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana.

Otros objetivos de esa primera expedición fue explorar la ribera izquierda del río Zaza, en una finca próxima a su desembocadura, donde hay referencias de la existencia de sitios arqueológicos, significó Álvarez de la Paz.

Estos pertenecen a la cultura aborigen de apropiadores pretribales del estadio temprano, mesolíticos medios, no reportados para la ciencia, agregó.

Explorar el área donde se situaba el antiguo embarcadero, en el río Zaza, por donde se efectuaba casi todo el comercio en el siglo XIX y el lugar conocido como La Península, con importantes ruinas de la época.

El registro fotográfico y documental de la arquitectura más antigua del El Médano, el dictamen de su estado de conservación y el rescate de la tradición oral vinculada a las mismas están entre los objetivos de la primera exploración, concluyó.

* Corresponsal de Prensa Latina en Sancti Spíritus.

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.