Cuba Bienal 00: fiesta de los desconocidos

Lea más de: , ,

Por Jaime Zayas

Este 5 de mayo fue inaugurada la Bienal00. Al convite asistió una grey monocromática y decadente que todavía insiste en su complejo de martirio, llamándose “víctimas” de la represión estatal y “perseguidos” de la “policía política” del terrible comunismo tropical. Esa dictadura feroz y represiva que viven denunciando (y, de hecho, viven de eso) contempló casi que con vergüenza ajena la pléyade de farsantes que se reunieron para celebrarse a sí mismos.

¿Y el arte? Bien, gracias. En la Bienal 00 no hay arte. Hay panfleto político. Y del malo. Un vistazo a los protagonistas de semejante sainete puede ayudarnos a dilucidar mejor la esencia de este “evento cultural”.

Además de Tania Bruguera y Luis Manuel Ótero Alcántara, de los que ya publicamos aquí, concurrieron a la cita Lia Villares y Luis Trápaga, artistas de obra gris y nula trascendencia. Pregunte usted por ellos en cualquier museo, en cualquier escuela de arte, en cualquier esquina o bodega… Pregúntele si quiere al redactor de los sitios de fake news como Cubanet o Martí Noticias y tendrán que revisar sus apuntes para responder a su inquietud.

No faltaron a esta “fiesta de la mediocridad” corresponsales de prensa de tan probada trayectoria como Waldo Fernández Cuenca, colaborador asiduo de un libelo anticubano como lo es Diario de Cuba. Y, ¿cómo no mencionar a Luz (Liusbelis) Escobar? hijastra de la infame y fraudulenta “bloguera” Yoani Sánchez. Escobar es una “periodista” que trabaja para el “sitio de noticias” 14ymedio. No se sorprenda si le digo que 14ymedio es administrado por su madrastra. ¿Nepotismo? ¡No, no puede ser: eso es cosa de comunistas! Tal vez es un negocio familiar.

Encumbraron la inauguración de la Bienal00 artistas de la talla de Amaury Pacheco. ¿Quién?, pregunta usted. Y yo respondo: Amaury Pacheco, fundador y coordinador general de Omni ZonaFranca, un grupo de dizques artistas plásticos poetas de formación “autodidacta”. Quizás por eso simpatizan tanto con Otero Alcántara: están en el mismo negocio, al final de cuentas.

Para mayores señas, nuestro amigo Amaury Pacheco se hace llamar a sí mismo “el meditador de la República”. Sin comentarios.

Por último, quizás como aditivo sonoro para el cóctel seudocultural de la Bienal00, mencionar a Gorki Águila, quien fuera músico de la banda “punk” “Porno para Ricardo”. En un escrito sobre su fracasada presentación en un local de Miami (al que ni los más rancios ancianos de la mafia anticubana decidieron asistir), Edmundo García lo cataloga como “un auto titulado cantante punk ´juvenil´ de casi 44 años que dice que está reprimido en Cuba”.

A esa semblanza, que data del 2012, lo único que debemos cambiarle es la edad. Porque Gorki, aunque no lo quiera admitir, envejece.

Transcurrió así la inauguración de la Bienal00, otro espacio más de la contrarrevolución disfrazada de “arte vanguardista”. Sin penas ni glorias. Sin siquiera una polémica o una palabra fuerte de algún vecino. Imperceptible. Un evento de ellos y para ellos. La Bienal00 no sólo carece de verdaderos artistas: tampoco tiene público.

PostCuba

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.

1 Comentario

SilviaMontano7 dijo:

Coincido, mediocridad per sé. Tania Bruguera y sus seguidores”artistas plásticos alternativos e independientes” no han hecho más que intentar, amparados en la cultura y en la inadecuada concepción de las artes plásticas, y su dinamismo para interpretar y expresar fenómenos de la realidad, volver a destilar vilis en contra del sistema institucional, la cultura cubana y el Estado. ¿ Dónde está la calidad estética de una obra que solo contiene malas palabras? o ” La gran mentira”: un niño desaliñado, llorando y debajo la frase “los niños nacen para ser felices”, qué pretende? o cualquiera de los mal usos y significados de la bandera cubana, por citar algunos. Donde está el arte, la calidad estética, la reflexión constructiva?, ¿ a eso puede reducirse lo que se ha hecho por la Revolución y en la enseñanza artística en este país?. Inadmisible e irrespetuoso, si de la Bienal de La Habana se trata. Verdadero show político, parece mentira que jóvenes, negros se presten para ello.

7 mayo 2018 | 11:40 am