#Cuba: A 163 años de #JoseMarti

Lea más de: ,

Por Ana Hernández Hernández

jose_marti-homEn el cubano José Martí se junta lo mejor del pensamiento político y social de este continente, sus ideas tienen vigencia y son representativas del carácter, la idiosincrasia y la cultura de esta región.

Su proyecto de independencia para Nuestra América se sintetiza en palabras como estas trasmitidas en su carta inconclusa a Manuel Mercado.

…. ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América.

Este pensamiento que llega una y otra vez, en su amplia literatura no está desligado de un proyecto mayor que es, sin duda, la unidad e integración de todas esas tierras al Sur del Río Bravo y hasta la Patagonia Argentina.

Los años han transcurrido y más de un siglo después sus ideas conservan total vigencia, los desafíos siguen siendo los mismos a aquellos que conoció y avizoró el prócer cubano, pero mucho se ha transitado en materia de unidad. Así lo corroboran organismos regionales como la Celac,  Alba, Mercosur, Unasur, que han venido de la mano del despertar de los pueblos, de esos seres que llevan el corazón a la izquierda y que cada día exigen respeto por un nuevo orden internacional más justo, CON TODOS Y POR EL BIEN DE TODOS.

Porque Martí interpretó, como no lo había hecho nadie antes, la necesidad de ir adelante con la obra de Simón Bolívar y, como sucesión lógica de la historia, después llegaron otros no menos capaces y no dejaron morir al Apóstol en el año de su centenario. S echaba a andar el motor pequeño para impulsar el motor grande de la Patria Nueva, con Fidel como martiano excepcional.

En los días de Martí se dibujaban los primeros intentos imperialistas sobre la América. Solo un hombre de su calidad pudo medir la gravedad de hechos y su arrogancia monstruosa.

Hoy los Estados Unidos no ha renunciado a sus pretenciones de implantar una tiranía mundial, aunque en algunos casos haya cambiado de táctica, por eso todos los hombres honestos y revolucionarios del mundo acuden al Apóstol a beber de sus sabias y certeras advertencias.

Hoy es preciso entonces, como nunca antes, andar en cuadro apretado como la Plata en las raíces de Los Andes, para con vitalidad y valentía hacirnos al pensamiento de José Martí, lo que constituye una excelente hatadura, para lograr el equilibrio del mundo y en particular no dejar que, la América Bolivariana y Martiana, vuelva a ser el patio trasero de los apetitos imperiales.

En estos tiempos que vive América, con una derecha que cree tomar nuevos soplos de aire, es preciso volver los ojos al Héroe Cubano, en uno de sus tantos dibujos del pensamiento que mantuvo hasta el último minuto de su vida, y que bien pudiéramos afirmar que fue escrito ahora mismo.

¡Proclamemos, contra lacayos y pedantes, la gloria de los

que en la gran labor de América se van poniendo de quicio y abono para

la paz libre y decorosa del continente y la felicidad e independencia de las

generaciones futuras!

Hacer un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos. Todos los campos son obligatorios.